LA GUE­RRA IN­TER­NA

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ESPAÑA - SALVADOR SOSTRES

El pre­si­den­te del Par­la­ment, Ro­ger To­rrent, no sa­bía a las 10 de la ma­ña­na ni có­mo, ni dón­de, ni cuán­do iba a to­mar po­se­sión del car­go el pre­si­den­te Quim To­rra. Es­que­rra, que tam­po­co sa­bía na­da, asis­tía ató­ni­ta a tan­ta im­pro­vi­sa­ción y fal­ta de res­pe­to ins­ti­tu­cio­nal.

El ac­to fue pro­vin­ciano, de clan tri­bal, con la úni­ca pre­sen­cia de la es­po­sa, la ni­ña y los pri­mos. No hay nin­gún re­gla­men­to es­pe­cial que de­fi­na el pro­to­co­lo de la to­ma de po­se­sión del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña. Bas­ta que se reúnan el pre­si­den­te del Par­la­ment, el se­cre­ta­rio del Go­vern –en es­te ca­so Víctor Cu­llell– y el in­tere­sa­do pa­ra que se ha­ga efec­ti­va. No es­ta­ba en la mano del Go­bierno or­ga­ni­zar­lo ni de­ci­dir có­mo te­nía que pro­du­cir­se. In­for­ma­do de có­mo se lle­va­ría a ca­bo, de­ci­dió ex­cu­sar su pre­sen­cia por con­si­de­rar­lo in­digno.

El pre­si­den­te To­rra, que ya ju­ró la Cons­ti­tu­ción cuan­do to­mó po­se­sión del ac­ta de dipu­tado, no la ju­ró ayer con el aval de una sen­ten­cia, de ha­ce só­lo unos me­ses, del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia.

Mien­tras, en Ber­lín, Puig­de­mont ma­qui­na pa­ra aho­gar al PDECat de­ján­do­lo sin ni una so­la con­se­je­ría en el nue­vo Go­vern. Con el pre­tex­to de res­ti­tuir a los con­se­llers ce­sa­dos por la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155, pre­ten­de ex­tin­guir la re­pre­sen­ta­ción y la fuerza de Mar­ta Pas­cal en la Ge­ne­ra­li­tat.

Pas­cal, cons­cien­te de su fal­ta de apo­yos, so­pe­sa ade­lan­tar­se a los que quie­ren con­vo­car un con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio del par­ti­do en ju­lio, to­man­do la ini­cia­ti­va de con­vo­car­lo y plan­tean­do ella mis­ma su re­nun­cia. Co­lo­ca­da ya co­mo se­na­do­ra, Pas­cal es­pe­cu­la con pro­po­ner es­te con­gre­so pa­ra el mes de mar­zo del año que vie­ne, aun­que no sa­be si sus de­trac­to­res le per­mi­ti­rán es­pe­rar tan­to.

De to­dos mo­dos, la idea de la res­ti­tu­ción de los con­se­llers ce­sa­dos por el 155 to­pa con las an­sias de poder de los va­lo­res emer­gen­tes de Junts per Ca­ta­lu­ña. El­sa Ar­ta­di y Da­mià Cal­vet quie­ren ser de ma­ne­ra in­mi­nen­te con­se­je­ros de Pre­si­den­cia y de Te­rri­to­rio, y pre­sio­nan a Tu­rull y a Rull –en­car­ce­la­dos– pa­ra que re­nun­cien a ser­lo.

Por su par­te, Es­que­rra quie­re huir de la es­tra­te­gia de blo­queo y con­fron­ta­ción de Puig­de­mont e in­ten­ta­rá «go­ber­nar en se­rio Ca­ta­lu­ña, sin más cir­co». Los re­pu­bli­ca­nos quie­ren nom­brar a con­se­je­ros que pue­dan abrir una nue­va eta­pa. Só­lo To­ni Co­mín in­sis­te en su res­ti­tu­ción des­de Bru­se­las.

Co­mo siem­pre aca­ba pa­san­do con el in­de­pen­den­tis­mo, la gue­rra con­tra el Es­ta­do ha que­da­do apla­za­da has­ta que aca­ben de ra­jar­se en­tre ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.