Ju­gan­do con fue­go en el es­ce­na­rio bel­ga

La reali­dad de­mues­tra que los úni­cos alia­dos del se­pa­ra­tis­mo catalán son los co­rreo­sos in­de­pen­den­tis­tas fla­men­cos

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ESPAÑA - ENRIQUE SERBETO

El pri­mer mi­nis­tro bel­ga, el li­be­ral Char­les Michel, reite­ró ayer en la cum­bre de Sofía que la jus­ti­cia «en mi país es in­de­pen­dien­te», lo que es cier­to si se ha­bla de su ca­pa­ci­dad di­rec­ta de in­ter­ve­nir an­te la de­ci­sión de un tri­bu­nal. Pe­ro no lo es tan­to si de lo que se tra­ta es de eva­luar la at­mós­fe­ra que pe­sa en esas de­ci­sio­nes de cier­tos jue­ces, en un país don­de el fac­tor se­pa­ra­tis­ta fla­men­co tie­ne más poder que nun­ca. No es irre­le­van­te que el úni­co alia­do ver­da­de­ro del in­de­pen­den­tis­mo catalán sea el par­ti­do fla­men­co que go­bier­na en es­ta re­gión y que es el ele­men­to cla­ve del eje­cu­ti­vo fe­de­ral. El tra­ba­jo lo ha­ce el equi­po de abo­ga­dos di­ri­gi­do por Paul Be­kaert, es­pe­cia­li­za­do en de­fen­der a te­rro­ris­tas, y Gon­za­lo Bo­yé, con­de­na­do a su vez por te­rro­ris­mo.

Mien­tras, la NV-A, Nue­va Alian­za Fla­men­ca, un par­ti­do con sim­pa­tías ha­cia el na­zis­mo, tra­ba­ja sin das­can­so pa­ra fa­vo­re­cer a sus alia­dos ca­ta­la­nes, con la es­pe­ran­za de que es­tos sien­ten un pre­ce­den­te que les per­mi­ti­ría a ellos ha­cer lo que has­ta aho­ra no se han atre­vi­do, pro­cla­mar uni­la­te­ral­men­te la in­de­pen­den­cia de Flan­des, pa­ra lo que tie­nen ma­yo­ría de so­bra. Lo ha­cen don­de pue­den, por ejem­plo, for­zan­do to­dos los res­qui­cios re­gla­men­ta­rios en el Co­mi­té de las Re­gio­nes pa­ra pro­mo­ver un se­gun­do de­ba­te so­bre la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña. Y no es ca­sua­li­dad que cuan­do es­ta­ba en Bél­gi­ca Puig­de­mont op­ta­se por pe­dir el uso del neer­lan­dés en los tri­bu­na­les, por­que así exis­ten mu­chas más po­si­bi­li­da­des de en­con­trar a un ma­gis­tra­do más com­pren­si­vo con sus te­sis na­cio­na­lis­tas. Los mi­nis­tros de In­te­rior y Jus­ti­cia son fla­men­cos y el pri­me­ro abier­ta­men­te in­de­pen­den­tis­ta.

Michel, que es li­be­ral y fran­có­fono, no pue­de ha­cer na­da, no so­lo por­que exis­te se­pa­ra­ción de po­de­res, sino so­bre to­do por­que sus alia­dos na­cio­na­lis­tas no se lo per­mi­ti­rían. Ya hay ru­mo­res so­bre un adelanto elec­to­ral; un ges­to de­ma­sia­do ex­pre­si­vo con­tra el se­pa­ra­tis­mo catalán se­ría fa­tal pa­ra el Go­bierno. Pe­ro de­jar ma­nio­brar así a los na­cio­nal­po­pu­lis­tas fla­men­cos pue­de ser fa­tal pa­ra Bél­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.