In­ter­vie­nen bie­nes de ca­si 60 eta­rras que no pa­ga­ron in­dem­ni­za­ción a sus víc­ti­mas

En­tre los afec­ta­dos hay más de una de­ce­na de pis­to­le­ros y unos 40 bo­rro­kas

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - ESPAÑA - PABLO MUÑOZ MA­DRID

El Ser­vi­cio de In­for­ma­ción de la Guar­dia Ci­vil, en co­la­bo­ra­ción con el Ser­vi­cio Co­mún de Eje­cu­to­rias de la Au­dien­cia Na­cio­nal, de­mos­tró ayer que la di­so­lu­ción de ETA no iba su­po­ner la im­pu­ni­dad pa­ra sus miem­bros. En una no­ve­do­sa ope­ra­ción pues­ta en mar­cha ayer, los en­car­ga­dos del ca­so blo­quea­ron cuen­tas co­rrien­tes e in­ter­vi­nie­ron bie­nes de ca­si 60 eta­rras que no hi­cie­ron fren­te a las in­dem­ni­za­cio­nes que les im­pu­so en su mo­men­to el tri­bu­nal sen­ten­cia­dor.

En­tre los afec­ta­dos hay más de una de­ce­na de pis­to­le­ros, en­tre ellos al­gu­nos de los más san­gui­na­rios co­mo son Idoia López Ria­ño, alias «la Ti­gre­sa»; Mer­ce­des Gal­dós, del co­man­do Na­fa­rroa; y Enrique Le­to­na Bi­te­ri, tam­bién con múl­ti­ples ase­si­na­tos a sus es­pal­das. El grue­so de los ob­je­ti­vos, sin em­bar­go, son in­di­vi­duos con­de­na­dos por ac­tos de ka­le bo­rro­ka. En to­tal, den­tro de es­te gru­po ha­bría 45 in­di­vi­duos, se­gún las fuen­tes con­sul­ta­das por ABC.

Ope­ra­ción Zer­ga

En el ca­so de la Ti­gre­sa se le ha blo­quea­do la cuen­ta co­rrien­te que te­nía a su nom­bre, mien­tras que Mer­ce­des Gal­dós era co­pro­pie­ta­ria de un in­mu­ble, que no po­drá ven­der sal­vo que re­sar­za la deu­da que tie­ne con las víc­ti­mas. Le­to­na Vi­te­ri, por su par­te, co­bra una nó­mi­na, que aho­ra le que­da­rá re­du­ci­da al Sa­la­rio Mí­ni­mo In­ter­pro­fe­sio­nal y to­do lo que su­pere esa ci­fra es­ta­rá des­ti­na­do al pa­go de las in­dem­ni­za­cio­nes.

La ope­ra­ción Zer­ga –im­pues­to, en eus­ke­ra–, co­men­zó a ges­tar­se ha­ce un año cuan­do la Guar­dia Ci­vil de­ci­dió com­pro­bar si los eta­rras con­de­na­dos que no ha­bían sa­tis­fe­cho las in­dem­ni­za­cio­nes de sus víc­ti­mas dis­po­nían de bie­nes, di­ne­ro en cuen­tas, o co­bra­ban un suel­do. Lo cier­to es que al prin­ci­pio los in­ves­ti­ga­do­res no te­nían de­ma­sia­das es­pe­ran­zas de te­ner re­sul­ta­do, pe­ro de­ci­die­ron in­ten­tar­lo.

La sor­pre­sa, tras el aná­li­sis de cien­tos de sen­ten­cias dic­ta­das por la Au­dien­cia Na­cio­nal y la com­pro­ba­ción de si los im­pli­ca­dos ha­bían pa­ga­do las in­dem­ni­za­cio­nes, fue que mu­chos de los con­de­na­dos ya en li­ber­tad te­nían bie­nes a su nom­bre o nó­mi­nas que se les po­día re­cla­mar pa­ra ha­cer fren­te a esas obli­ga­cio­nes eco­nó­mi­cas.

A lo lar­go de la ope­ra­ción se han blo­quea­do más de 45 cuen­tas ban­ca­rias de di­fe­ren­tes en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. Igual­men­te, se ac­tuó so­bre una trein­te­na de nó­mi­nas de aque­llos in­ves­ti­ga­dos que han re­sul­ta­do es­tar asa­la­ria­dos, al­guno de ellos con suel­dos de has­ta 3.000 eu­ros. Pa­ra ello, se ofi­ció a las em­pre­sas pa­ra las que tra­ba­jan a fin de que se les re­ten­ga la par­te de la nó­mi­na que su­pere el Sa­la­rio Mí­ni­mo In­ter­pro­fe­sio­nal.

En cuan­to a me­dios de trans­por­te, la Guar­dia Ci­vil re­ti­ró de la vía pú­bli­ca un to­tal de 4 vehícu­los, en­tre ellos el em­bar­go de una au­to­ca­ra­va­na.

Asi­mis­mo, la Guar­dia Ci­vil ha iden­ti­fi­ca­do 14 pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias, la ma­yo­ría de ellas vi­vien­das de las que los in­ves­ti­ga­dos se­rían pro­pie­ta­rios, aun­que tam­bién se ha ac­tua­do so­bre lo­ca­les co­mer­cia­les y pla­zas de apar­ca­mien­to. Por ello, el Ser­vi­cio Co­mún de Eje­cu­to­rias de la Au­dien­cia Na­cio­nal emi­tió es­cri­tos di­ri­gi­dos a los res­pec­ti­vos re­gis­tros de la propiedad pa­ra que pro­ce­dan a ha­cer el apun­te co­rres­pon­dien­te, lo que im­pe­di­rá su ven­ta o trans­mi­sión si no se pro­ce­de pre­via­men­te al pa­go de la deu­da. Las pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias se en­cuen­tran en las pro­vin­cias de Gui­púz­coa, Viz­ca­ya, y Ála­va, así co­mo en la Co­mu­ni­dad Fo­ral de Na­va­rra y en la Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma de La Rio­ja.

«Es una in­ves­ti­ga­ción no­ve­do­sa, ya que se ha en­fo­ca­do des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, y des­de lue­go tam­bién es un men­sa­je cla­ro de que nues­tro tra­ba­jo no ha aca­ba­do con el co­mu­ni­ca­do de di­so­lu­ción de ETA del 3 de ma­yo», ex­pli­can las fuen­tes de la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo con­sul­ta­das por ABC.

Co­mo era de es­pe­rar, la iz­quier­da proeta­rra cri­ti­có la ope­ra­ción. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Sor­tu, Ar­kaitz Rodríguez, ase­gu­ró que «es la res­pues­ta del Go­bierno es­pa­ñol a la des­apa­ri­ción de ETA. Quie­ren se­guir man­te­nien­do a la so­cie­dad vas­ca an­cla­da en el pa­sa­do, cuan­do lo que quie­re es mi­rar ha­cia ade­lan­te».

La Ti­gre­sa te­nía una cuen­ta co­rrien­te a su nom­bre, Mer­ce­des Gal­dós era co­pro­pie­ta­ria de un in­mue­ble y Enrique Le­to­na co­bra una nó­mi­na

La in­ves­ti­ga­ción de la Guar­dia Ci­vil, que co­men­zó ha­ce ya un año, de­mues­tra que la di­so­lu­ción de la ban­da te­rro­ris­ta no su­po­ne la in­mu­ni­dad pa­ra sus miem­bros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.