Igle­sias trai­cio­na su dis­cur­so y de­fien­de la com­pra de su cha­lé sin trans­pa­ren­cia

Di­ce que no hay que cri­ti­car a los po­lí­ti­cos por «gas­tar­se el di­ne­ro en lo que quie­ran»

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - ESPAÑA - A. ROMERO MA­DRID

La com­pra del cha­lé de Pablo Igle­sias e Ire­ne Mon­te­ro por 615.000 eu­ros le han abier­to va­rios fren­tes a los lí­de­res de Po­de­mos, y la prue­ba de ello es el co­mu­ni­ca­do con­jun­to que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral y la por­ta­voz de la for­ma­ción en el Con­gre­so di­fun­die­ron ayer, un tex­to con detalles que acla­ran de­ter­mi­na­das cues­tio­nes ge­ne­ra­les, pe­ro que se de­ja en el tin­te­ro otras más es­pe­cí­fi­cas so­bre la ope­ra­ción.

Se sa­be, por­que así lo qui­sie­ron los di­ri­gen­tes, que pa­ra pa­gar el cha­lé han con­traí­do una hi­po­te­ca de 540.000 eu­ros que irán pa­gan­do «po­co a po­co» du­ran­te 30 años a la Ca­ja de In­ge­nie­ros, una coope­ra­ti­va de ahorro y cré­di­to que en los úl­ti­mos me­ses ha te­ni­do un im­por­tan­te cre­ci­mien­to gra­cias a los clien­tes fu­ga­dos de otras en­ti­da­des que aban­do­na­ron Ca­ta­lu­ña tras el 1-0.

Fian­za de For­ca­dell

En la Ca­ja de In­ge­nie­ros, que de­ci­dió no de­jar la co­mu­ni­dad, es­tá alo­ja­da una de las ca­jas de re­sis­ten­cia del so­be­ra­nis­mo con que se pa­gó por ejem­plo la fian­za de Car­me For­ca­dell. Tam­bién se sa­be que afron­ta­rán esa hi­po­te­ca a me­dias y que, se­gún sus cálcu­los, eso se tra­du­ce en que pa­ga­rán «al­go más de 800 eu­ros» al mes ca­da uno.

Otro de los detalles que re­ve­la­ron es que la en­tra­da de la hi­po­te­ca y las re­for­mas las han cos­tea­do con una par­te de sus aho­rros. «Ire­ne ha ne­ce­si­ta­do pa­ra ello pe­dir un prés­ta­mo a su pa­dre», jus­ti­fi­ca­ron. El co­mu­ni­ca­do tam­bién ex­pli­ca que Igle­sias, ade­más del suel­do de dipu­tado, «una vez he­cha la do­na­ción co­rres­pon­dien­te, pre­sen­ta Fort Apa­che y Otra Vuel­ta de Tuer­ka y re­ci­be de­re­chos de au­tor por los li­bros que ha es­cri­to. Ha­ce dos se­ma­nas él te­nía mu­chos aho­rros».

Otros detalles que se dan, y que van más allá de la ope­ra­ción de com­pra del in­mue­ble, es que la pa­re­ja lle­va­ba tiem­po bus­can­do un lu­gar pa­ra vi­vir cer­ca del campo «don­de poder avan­zar en nues­tros pro­yec­tos co­mo fa­mi­lia» y poder dis­fru­tar de in­ti­mi­dad, o que en Ga­la­pa­gar, don­de es­tá su nue­va ca­sa, vi­ven «mu­chos» de sus ami­gos. Pe­ro hay otros detalles so­bre la ad­qui­si­ción del in­mue­ble que Mon­te­ro e Igle­sias han pa­sa­do por al­to y que po­drían ser más tras­cen­den­tes que el he­cho de que ha­yan acu­di­do a sus fa­mi­lias o de que quie­ran vi­vir cer­ca de sus ami­gos . No se co­no­ce el ti­po de in­te­rés de la hi­po­te­ca y si es­tá den­tro de los va­lo­res me­dios del mer­ca­do, lo que des­pe­ja­ría cual­quier du­da so­bre si los lí­de­res de Po­de­mos han po­di­do con­traer una hi­po­te­ca en con­di­cio­nes ven­ta­jo­sas o si, por el con­tra­rio, lo han he­cho en con­di­cio­nes si­mi­la­res al co­mún de los hi­po­te­ca­dos.

Es­ta in­for­ma­ción que to­da­vía no ha si­do des­ve­la­da, po­dría co­no­cer­se en los pró­xi­mos días, cuan­do ac­tua­li­cen sus res­pec­ti­vas de­cla­ra­cio­nes de bie­nes en los por­ta­les de trans­pa­ren­cia de Po­de­mos y del Con­gre­so de los Dipu­tados. Mon­te­ro e Igle­sias re­mi­tie­ron la nue­va in­for­ma­ción a la Cá­ma­ra Ba­ja el pa­sa­do viernes a las sie­te de la tar­de, se­gún fuen­tes par­la­men­ta­rias. Ayer, la Me­sa del Con­gre­so re­vi­só las de­cla­ra­cio­nes y les dio el vis­to bueno, por lo que de­be­rían es­tar dis­po­ni­bles en los pró­xi­mos días. Sin em­bar­go, aun­que en Po­de­mos las de­cla­ra­cio­nes no tie­nen que pa­sar es­te ti­po de trá­mi­tes, ayer los ser­vi­cios in­for­má­ti­cos del par­ti­do to­da­vía no ha­bían ac­tua­li­za­do la in­for­ma­ción en el por­tal de trans­pa­ren­cia.

Vi­vir y es­pe­cu­lar

Otro de los fren­tes abier­tos a raíz de la com­pra de la vi­vien­da tie­ne que ver con el dis­cur­so del par­ti­do. Si el miércoles se lan­za­ron al­gu­nas crí­ti­cas por el he­cho de que Igle­sias hu­bie­ra car­ga­do con­tra el ex­mi­nis­tro De Guin­dos por com­prar­se un áti­co de lu­jo por un pre­cio si­mi­lar al de su ca­sa –o por­que hu­bie­ra cri­ti­ca­do a los po­lí­ti­cos que vi­ven «ais­la­dos» en cha­lés–, ayer los di­ri­gen­tes cam­bia­ron el men­sa­je en su co­mu­ni­ca­do y de­fen­die­ron que «a los mi­nis­tros y a cual­quier car­go pú­bli­co hay que cri­ti­car­les por sus po­lí­ti­cas o even­tual­men­te por su co­rrup­ción, no por gas­tar­se su di­ne­ro en lo que quie­ran mien­tras lo ha­gan de for­ma hon­ra­da».

Lo que no cam­bió fue el dis­cur­so so­bre «los po­de­ro­sos» y sus «ma­yor­do­mos». Mon­te­ro in­sis­tió en que com­pra­ban una ca­sa «pa­ra vi­vir» y no «pa­ra es­pe­cu­lar». «Si me pre­gun­tan si en Po­de­mos pen­sa­mos que la eco­no­mía de­be es­tar en ma­nos de la gen­te y no de los ma­yor­do­mos de los po­de­ro­sos, le di­go que sí, lo pen­sa­ba ayer y lo pien­so hoy. De Guin­dos ha de­mos­tra­do en mul­ti­tud de oca­sio­nes que no es­tá pa­ra ser­vir a la gen­te».

FOTOS: ABC

GUI­LLER­MO NA­VA­RRO

Fa­cha­da de la vi­vien­da de Pablo Igle­sias e Ire­ne Mon­te­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.