¡BIENVENIDO A LA LI­BER­TAD!

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ESPAÑA - MA­NUEL MARÍN

En Po­de­mos ya sa­ben que ad­qui­rir una vi­vien­da por más de 615.000 eu­ros no pre­juz­ga la con­di­ción de de­lin­cuen­te o co­rrup­to del propietario. Tam­po­co, la de ri­co usu­re­ro que ma­no­sea su for­tu­na ca­da noche an­tes de acos­tar­se, na­dan­do en abun­dan­cia de cas­ta mien­tras pien­sa có­mo ex­plo­tar al pró­ji­mo pa­ra se­guir ama­san­do di­ne­ro su­cio mien­tras vul­ne­ra sus de­re­chos pro­le­ta­rios. Ni si­quie­ra pre­juz­ga la con­di­ción de «pi­jo» al que ha­bría que erra­di­car de la so­cie­dad. Tam­bién la iz­quier­da obre­ra, la que pre­su­me de ba­rrio hu­mil­de del que nun­ca re­ne­ga­rá, tie­ne de­re­cho a hi­po­te­car­se por el mis­mo im­por­te, o por mu­cho más, con el que lo ha­ce un em­pre­sa­rio, un eje­cu­ti­vo, un po­lí­ti­co de de­re­chas, un ban­que­ro, o un asa­la­ria­do de cla­se me­dia que con­fía a esa in­ver­sión bue­na par­te de su vi­da, pa­ra sí mis­mo y pa­ra su fa­mi­lia.

La de­ci­sión de Pablo Igle­sias e Ire­ne Mon­te­ro de ad­qui­rir un cha­lé en la sie­rra de Ma­drid per­te­ne­ce a su ám­bi­to pri­va­do, in­clu­so ín­ti­mo, y no de­be­ría afec­tar a su es­fe­ra pú­bli­ca. Es una op­ción que afor­tu­na­da­men­te per­mi­ten la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y de ahorro de ca­da cual, las pers­pec­ti­vas la­bo­ra­les de fu­tu­ro, la eco­no­mía de li­bre mer­ca­do y, en de­fi­ni­ti­va, la li­ber­tad. El error de Po­de­mos es la ab­so­lu­ta con­tra­dic­ción en­tre el dis­cur­so pú­bli­co de sus di­ri­gen­tes y la ac­tua­ción privada de mu­chos de ellos, muy ale­ja­da de la pre­sun­tuo­sa ejem­pla­ri­dad que pre­di­can sin dar tri­go.

Siem­pre fue de­ma­gó­gi­co, un vi­cio de ma­nual bá­si­co del po­pu­lis­mo de la ex­tre­ma iz­quier­da, es­tig­ma­ti­zar co­mo un in­digno co­rrup­to a cual­quier es­pa­ñol que por mé­ri­tos pro­pios ha­ya com­pra­do una ca­sa por esa can­ti­dad. Na­die obli­gó nun­ca a Igle­sias a arre­me­ter con­tra los «pi­jos» de las zo­nas re­si­den­cia­les, con­tra los «fa­chas» adi­ne­ra­dos, o con­tra la cas­ta de li­na­je con cuen­ta ban­ca­ria e in­ver­sio­nes en Bol­sa… Na­die obli­gó nun­ca a Igle­sias a afir­mar que aun­que fue­ra ele­gi­do pre­si­den­te del Go­bierno ja­más aban­do­na­ría su pi­so de 60 me­tros cua­dra­dos en Va­lle­cas…

Na­die le for­zó nun­ca a cues­tio­nar ba­jo la som­bra de una sos­pe­cha in­de­cen­te que un mi­nis­tro ad­qui­rie­se un áti­co por ese mis­mo im­por­te. Na­die le for­zó a con­de­nar a la cla­se me­dia so­lo por ser­lo. Com­prar un cha­lé es su le­gí­ti­mo de­re­cho. No lo es, en cam­bio, ca­lum­niar con cri­te­rios de un ab­sur­do elec­to­ra­lis­mo a ca­da ciu­da­dano que de­ci­de sen­ci­lla­men­te tra­tar de ser más fe­liz. La propiedad privada es un ca­mino de ida y vuel­ta. No es cri­mi­nal cuan­do la de­fien­de un li­be­ral o un con­ser­va­dor, y es dig­na y sa­cro­san­ta cuan­do se am­pa­ra en ella un ra­di­cal de iz­quier­das. Por cohe­ren­cia ar­gu­men­tal, por hon­ra­dez in­te­lec­tual, Igle­sias de­be es­tig­ma­ti­zar­se a sí mis­mo. Bienvenido a la cas­ta. Bienvenido a la li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.