Motín de presos po­lí­ti­cos con­tra Ma­du­ro a dos días de su re­elec­ción frau­du­len­ta

Los de­te­ni­dos en los ca­la­bo­zos del Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia (Sebin) se re­be­lan con­tra el cha­vis­mo pa­ra exi­gir li­ber­tad y aca­bar con las tor­tu­ras

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - INTERNACIONAL - LUDMILA VINOGRADOFF CO­RRES­PON­SAL EN CA­RA­CAS

Los fa­mi­lia­res de los amo­ti­na­dos en las maz­mo­rras del He­li­coi­de te­mían ano­che una ma­sa­cre. El pa­sa­do miércoles en torno a 300 presos po­lí­ti­cos y co­mu­nes to­ma­ron la se­de en Ca­ra­cas del Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal (Sebin), en el cen­tro de Ca­ra­cas, pa­ra exi­gir li­ber­tad y res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos, así co­mo la pre­sen­cia del fis­cal ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca y de re­pre­sen­tan­tes de la Igle­sia.

El cli­ma de ten­sión se pro­lon­gó du­ran­te to­da la jor­na­da de ayer, con el re­cin­to ro­dea­do por mi­li­ta­res de la Guar­dia Na­cio­nal ,y los fa­mi­lia­res de los presos con el co­ra­zón en un pu­ño y sin poder acer­car­se al lu­gar.

«Te­me­mos por sus vi­das», con­fe­sa­ba ayer a ABC Patricia Ce­ba­llos, es­po­sa de Daniel Ce­ba­llos, uno de los presos del Se­bín más des­ta­ca­dos. Se­gún ex­pli­có, no les per­mi­ten «ac­ce­so al agua y ali­men­tos» y las fuer­zas del ré­gi­men de Ni­co­lás Ma­du­ro «es­tán ju­gan­do a de­bi­li­tar­los y que se can­sen», in­for­ma Ma­nuel

Tri­llo. Patricia Ce­ba­llos des­cri­bía la si­tua­ción co­mo de «ten­sa cal­ma», ya que los miem­bros de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, «fuer­te­men­te ar­ma­dos», es­ta­ban so­lo a fal­ta de una or­den pa­ra en­trar en el lu­gar don­de se ha­bían atrin­che­ra­do los presos.

Tam­po­co se per­mi­tía apro­xi­mar­se a los pe­rio­dis­tas de me­dios in­ter­na­cio­na­les, más nu­me­ro­sos es­tos días por la co­ber­tu­ra de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les con­vo­ca­das pa­ra es­te do­min­go, en las que la opo­si­to­ra Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca in­sis­tió ayer en no par­ti­ci­par por ser un «fraude».

En to­do ca­so, el motín ha vuel­to a atraer ha­cia Ve­ne­zue­la la aten­ción del mun­do. La Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) y EE.UU. ex­pre­sa­ron su preo­cu­pa­ción por la vio­len­cia en el He­li­coi­de y exi­gie­ron ex­pli­ca­cio­nes al Go­bierno de Ma­du­ro so­bre el es­ta­do de la po­bla­ción pe­ni­ten­cia­ria. El pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo, Antonio Ta­ja­ni, ve en es­to «otra prue­ba» de «la vio­la­ción con­ti­nua de los de­re­chos hu­ma­nos» por el ré­gi­men.

Al me­nos 54 de los en­car­ce­la­dos en el He­li­coi­de son presos po­lí­ti­cos. Una de­ce­na de los de­te­ni­dos cuen­tan ya con una or­den de ex­car­ce­la­ción, sin que a pe­sar de ello se les per­mi­ta sa­lir, y otros 43 tie­nen or­den de tras­la­do, que tam­po­co se ha cum­pli­do. En­tre los presos hay al me­nos cua­tro me­no­res de edad. Ade­más de Daniel Ce­ba­llos, en­tre los amo­ti­na­dos des­ta­can el mi­sio­ne­ro mor­món es­ta­dou­ni­den­se Jos­hua Holt; el co­mi­sa­rio de Cha­cao Fred Ma­va­res, los es­tu­dian­tes Gre­gory Sa­na­bria, Lo­rent Sa­leh y Will­ca Fernández, y el ge­ne­ral Ángel Vi­vas, un mi­li­tar re­bel­de que se atrin­che­ró en su ca­sa en 2014 pe­ro fue cap­tu­ra­do el año pa­sa­do por el Sebin.

El ge­ne­ral Vi­vas se­ña­ló en un ví­deo di­vul­ga­do a tra­vés de las re­des so­cia­les que la to­ma de la se­de del Sebin es pa­cí­fi­ca y des­ta­có que se en­cuen­tran des­ar­ma­dos. «La ma­yo­ría de los jó­ve­nes que es­tán se­cues­tra­dos en es­tas maz­mo­rras lo que quie­ren es jus­ti­cia y li­ber­tad», aña­dió. Tam­bién in­di­có que va­rios de los presos ne­ce­si­tan aten­ción mé­di­ca.

To­do co­men­zó con el ata­que con­tra el es­tu­dian­te de in­ge­nie­ría Gre­gory Sa­na­bria, pre­so po­lí­ti­co des­de 2014, a las 13 ho­ras del miércoles. Su ros­tro que­dó des­fi­gu­ra­do por la gol­pi­za que le pro­pi­na­ron en el Sebin, lo que pro­vo­có la so­li­da­ri­dad y re­vuel­ta de sus com­pa­ñe­ros de cel­da. Sa­na­bria de­nun­ció en una en­tre­vis­ta a CNN que agen­tes del Sebin pre­sio­na­ron a presos co­mu­nes pa­ra que lo gol­pea­ran.

«Los fun­cio­na­rios del Sebin coac­cio­na­ron a va­rios presos co­mu­nes pa­ra que me die­ran una gol­pi­za, ame­dren­tán­do­los y tor­tu­rán­do­los. No se de­jen en­ga­ñar por las men­ti­ras del ré­gi­men. Aún nos en­con­tra­mos en re­sis­ten­cia», ex­pli­có Sa­na­bria.

El mi­sio­ne­ro mor­món Jos­hua Holt, de 25 años, ca­sa­do con la ve­ne­zo­la­na Tha­ma­ra Be­lén Ca­le­ño y re­clui­do en El He­li­coi­de des­de el 30 de ju­nio de 2016, cla­mó en un ví­deo: «Ayú­da­me, por fa­vor, ¿cuán­to tiem­po de­bo su­frir in­jus­ta­men­te en es­te lu­gar? Quie­ren ma­tar­me y pin­tar las pa­re­des con mi san­gre. Soy un pri­sio­ne­ro po­lí­ti­co».

La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal Ve­ne­zo­la­na en­vió a sus re­pre­sen­tan­tes a me­diar en la re­vuel­ta y exi­gir res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos.

PATRICIA CE­BA­LLOS ES­PO­SA DEL AMOTINADO DANIEL CE­BA­LLOS «Te­me­mos por su vi­da. Las fuer­zas de se­gu­ri­dad es­tán a fal­ta de la or­den pa­ra en­trar»

Miem­bros de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, a la en­tra­da del He­li­coi­de, el cen­tro del Ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia don­de se desató el motín de presos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.