Los es­tu­dian­tes exi­gen la di­mi­sión de Ortega en el diá­lo­go de paz

La Con­fe­ren­cia Es­pis­co­pal de Ni­ca­ra­gua pi­de que ce­se la re­pre­sión

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - INTERNACIONAL - ADRIÁN ESPALLARGAS CO­RRES­PON­SAL EN CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

«Es­ta no es una me­sa de diá­lo­go, es una me­sa pa­ra ne­go­ciar su sa­li­da por­que el pue­blo es lo que le ha so­li­ci­ta­do», así fue el di­rec­to y du­ro men­sa­je que Lest­her Ale­mán, uno de los lí­de­res es­tu­dian­ti­les en Ni­ca­ra­gua, di­ri­gió al pre­si­den­te Daniel Ortega du­ran­te la pri­me­ra me­sa de las con­ver­sa­cio­nes de paz en­tre go­bierno y so­cie­dad ci­vil pa­ra tra­tar de bus­car una so­lu­ción al con­flic­to. Tras me­dio cen­te­nar de muer­tos en ape­nas un mes, la Igle­sia Ca­tó­li­ca ha lo­gra­do sen­tar a Ortega, quien go­bier­na Ni­ca­ra­gua des­de 2007, fren­te a di­ver­sos re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad –es­tu­dian­tes, cam­pe­si­nos y em­pre­sa­rios– en un diá­lo­go pa­ra apa­ci­guar la si­tua­ción en el país cen­troa­me­ri­cano.

La jor­na­da fue his­tó­ri­ca. En vez de en­ro­car­se en el poder y lu­char has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias, al estilo de Anas­ta­sio So­mo­za en los 70, Ortega ha abier­to una puer­ta a en­ta­blar un diá­lo­go con sus opo­si­to­res que aún no se sa­be muy bien ha­cia don­de lle­va­rá. Es­ta pri­me­ra jor­na­da, des­de lue­go, de­ja al­go muy cla­ro: las in­ten­cio­nes de las dos par­tes son muy di­fe­ren­tes: Ortega quie­re que­dar­se y la opo­si­ción que se va­ya. «Va­mos a con­ti­nuar tra­ba­jan­do pa­ra que se pue­da for­ta­le­cer, en­ri­que­cer, el pro­ce­so ins­ti­tu­cio­nal de nues­tro país», di­jo Ortega en un men­sa­je que evi­den­cia que no tie­ne in­ten­ción al­gu­na, al me­nos pú­bli­ca­men­te, de de­jar la pre­si­den­cia de Ni­ca­ra­gua.

Sin em­bar­go los co­lec­ti­vos ci­vi­les quie­ren lo­grar a to­da cos­ta que du­ran­te es­tas con­ver­sa­cio­nes se lle­gue a un acuer­do so­bre có­mo Ortega de­ja­rá el poder. «Us­te­des son los res­pon­sa­bles por­que nun­ca han querido es­cu­char al pue­blo. Hoy el pue­blo les man­da a de­cir que ya no los quie­ren en el poder», co­men­to Me­dar­do Mai­re­na, lí­der de Mo­vi­mien­to Cam­pe­sino; «rín­da­se, an­te to­do es­te pue­blo», con­ti­núo el jo­ven Lest­her Ale­mán. El de­sen­can­to en­tre los gru­pos opo­si­to­res, so­bre to­do los es­tu­dian­ti­les, es tan ele­va­do con Ortega que re­ci­bie­ron la lle­ga­da del pre­si­den­te a la sa­la con gri­tos de «ase­sino».

Re­ple­gar a la Po­li­cía

La Con­fe­ren­cia Epis­co­pal, por su par­te, se cen­tro en pe­dir al Eje­cu­ti­vo que ce­se la re­pre­sión y so­li­ci­tar­le que de­vuel­va a las fuer­zas del or­den a los cuar­te­les co­mo un ges­to pa­ra apa­ci­guar la dra­má­ti­ca si­tua­ción en el país. «Si quie­re us­ted des­mon­tar la re­vo­lu­ción, no es a fuerza de pre­sión de ba­las de go­ma y ba­las de plo­mo, ni con fuer­zas pa­ra­mi­li­ta­res. No es una pe­ti­ción, es una exi­gen­cia y que se es­cu­che al pue­blo», co­men­tó Mon­se­ñor Abe­lar­do Ma­ta, miem­bro de la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal de Ni­ca­ra­gua.

No obs­tan­te, Ortega in­di­có que hay muer­tos de to­dos los la­dos e in­sis­tió en que no hay ni un so­lo des­apa­re­ci­do ni pre­so en Ni­ca­ra­gua. «Us­ted es el je­fe su­pre­mo de la Po­li­cía Na­cio­nal y del Ejér­ci­to de Ni­ca­ra­gua, por ello le pe­di­mos aho­ri­ta mis­mo or­de­ne el ce­se esos ata­ques, re­pre­sión ya ase­si­na­tos de fuer­zas pa­ra­mi­li­ta­res, de sus tro­pas, de las tur­bas adep­tas al go­bierno» con­clu­yó Ale­mán.

REUTERS

Ortega to­ma la pa­la­bra en la me­sa de diá­lo­go abier­ta ayer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.