Bru­se­las pre­sen­ta una ofer­ta a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra evi­tar la gue­rra co­mer­cial

Ofre­ce me­nos im­pues­tos a los co­ches nor­te­ame­ri­ca­nos a cam­bio de su­pri­mir aran­ce­les al acero y car­bón eu­ro­peos

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - INTERNACIONAL - ENRIQUE SERBETO

Los lí­de­res eu­ro­peos ja­más pen­sa­ron que su pri­mer gran desafío co­lec­ti­vo en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal no se­ría una con­fron­ta­ción con una po­ten­cia an­ta­go­nis­ta, sino con un país ami­go. En efec­to, la UE se jue­ga su ca­pa­ci­dad de ser un ac­tor creí­ble en el mun­do, en un tre­men­do pul­so con Es­ta­dos Uni­dos. Des­pués d eu­na cena in­for­mal en So­fia con los je­fes de Es­ta­do y de Go­bierno, ayer el pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea anun­ció que es­ta­ba dis­pues­to a ofre­cer a Es­ta­dos Uni­dos ven­ta­jas co­mer­cia­les pa­ra su in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca, siem­pre que Wa­shing­ton anu­le «de­fi­ni­ti­va­men­te» cual­quier ame­na­za de san­cio­nes en for­ma de aran­ce­les a las ex­por­ta­cio­nes eu­ro­peas de acero y alu­mi­nio. El men­sa­je de los eu­ro­peos tie­ne tam­bién al­go de ul­ti­má­tum, por­que in­clu­ye la ame­na­za de que no ne­go­cia­rán ba­jo pre­sión («ba­jo la es­pa­da de Da­mo­cles» di­jo Junc­ker) y si no se atien­den sus pun­tos de vis­ta «de­fen­de­re­mos nues­tros in­tere­ses». Es de­cir que la ofer­ta, que in­clu­ye la po­si­bi­li­dad de re­vi­sar tam­bién al­gu­nas re­glas del co­mer­cio mun­dial, so­lo se man­ten­drá si Wa­shing­ton anu­la an­tes «de for­ma in­de­fi­ni­da» su ame­na­za de aran­ce­les a los pro­duc­tos si­de­rúr­gi­cos eu­ro­peos.

Lo más im­por­tan­te de es­ta de­ci­sión es si se man­tie­ne la uni­dad de los so­cios co­mu­ni­ta­rios. La Co­mi­sión tie­ne la com­pe­ten­cia ex­clu­si­va en ma­te­ria de co­mer­cio, ca­da país tie­ne in­tere­ses co­mer­cia­les di­fe­ren­tes, pe­ro to­dos tie­nen un mer­ca­do úni­co que de­fen­der. Pa­ra la UE, una gue­rra co­mer­cial en la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio (OMC) se­ría mu­cho me­nos gra­ve que una di­vi­sión in­ter­na.

Por ello los eu­ro­peos han lan­za­do men­sa­jes ma­ti­za­dos a una Ad­mi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na en es­tos mo­men­tos im­pre­vi­si­ble. El miércoles el pre­si­den­te del Con­se­jo Do­nald Tusk: «Con ami­gos co­mo Trump ¿quien ne­ce­si­ta enemi­gos?», y ayer va­rios lí­de­res ad­mi­tie­ron que el acuer­do nu­clear con Iran –la otra pa­ta del desacuer­do con Wa­shing­ton– «es me­jo­ra­ble», lo que de­ja abier­ta una puer­ta a la po­si­bi­li­dad de vol­ver a me­sa de ne­go­cia­cio­nes pa­ra in­ten­tar con­ven­cer a los ira­níes, co­mo quie­re Trump.

Los pla­zos apre­mian. El 1 de ju­nio se ter­mi­na la sus­pen­sión tem­po­ral de los aran­ce­les al acero y el alu­mi­nio eu­ro­peos y el te­mor a ver­se im­pli­ca­dos en san­cio­nes por co­mer­ciar con Irán ya ha obli­ga­do a re­nun­ciar a un con­tra­to a la fran­ce­sa To­tal. Tusk ha­bló ayer de que «cuan­do su ami­go más cer­cano ac­túa de for­ma im­pre­vi­si­ble» se con­vier­te en «un ver­da­de­ro pro­ble­ma geo­po­lí­ti­co». Obli­ga­do a ha­blar de sus de­cla­ra­cio­nes de la vís­pe­ra, el po­la­co acla­ró que ha­bla­ba en se­rio. «No, no es una bro­ma, es la esen­cia de nues­tro pro­ble­ma con nues­tros ami­gos del otro la­do del Atlán­ti­co. Pue­do es­tar de acuer­do con Do­nald Trump cuan­do di­ce que la im­pre­vi­si­bi­li­dad pue­de ser una he­rra­mien­ta muy útil en po­lí­ti­ca, pe­ro só­lo con­tra enemi­gos u opo­nen­tes. La im­pre­vi­si­bi­li­dad es lo úl­ti­mo que ne­ce­si­ta­mos cuan­do so­mos ami­gos».

Men­sa­je de­cep­cio­nan­te

Por lo de­más, la reunión in­for­mal de Sofía es­ta­ba des­ti­na­da a en­viar a los paí­ses de los Bal­ca­nes Oc­ci­den­ta­les un men­sa­je de es­pe­ran­za en for­ma de com­pro­mi­so a fa­vor de una «pers­pec­ti­va eu­ro­pea» sin fe­chas ni fór­mu­la con­cre­ta, al­go de­cep­cio­nan­te cuan­do ha­ce 15 años ya se apro­bó una de­cla- ra­ción en la que se ha­bla­ba sin di­si­mu­los de una fu­tu­ra ad­he­sión a la UE, Pe­se a to­do, co­mo les di­jo ayer el pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk, «la Unión Eu­ro­pea es y se­gui­rá sien­do su so­cio más fia­ble».

El pro­ble­ma es que so­bre el te­rreno esa al­ter­na­ti­va si exis­te. Ru­sia es­tá in­cre­men­tan­do ex­po­nen­cial­men­te su pre­sen­cia. Tur­quía in­ten­ta ha­cer otro tan­to, por no ha­blar de Chi­na. O in­clu­so de Es­ta­dos Uni­dos que es el poder do­mi­nan­te en paí­ses co­mo Al­ba­nia o Ko­so­vo. Fren­te a es­te he­cho, la pre­si­den­cia búl­ga­ra, que es un país di­rec­ta­men­te afec­ta­do pro las pe­ne­tra­cio­nes ex­ter­nas en los Bal­ca­nes, ha­bía or­ga­ni­za­do es­ta cum­bre in­for­mal de­di­ca­da a pro­me­ter al me­nos ayu­das a es­tos paí­ses pa­ra que pue­dan au­men-

Ad­ver­ten­cia a Trump Se­gún Junc­ker, la UE no ne­go­cia­rá ba­jo pre­sión y, si no atien­de sus pro­pues­tas, de­fen­de­rá sus in­tere­ses

tar su pro­pia in­ter­co­ne­xión y eso man­ten­ga en­cen­di­da la lla­ma de la es­pe­ran­za, pe­se a que aho­ra no hay nin­gu­na po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en miem­bros de un club que aún no ha­bía di­ge­ri­do la úl­ti­ma am­plia­ción cuan­do se ha en­con­tra­do de re­pen­te con la cri­sis del Bre­xit. De mo­men­to, la úni­ca pro­me­sa ha si­do que se re­pe­ti­rá la cum­bre den­tro de dos años, cuan­do se ce­le­bre la pri­me­ra pre­si­den­cia croa­ta, el úni­co país de la zo­na, jun­to a Es­lo­ve­nia, que ya es miem­bro de la Unión Eu­ro­pea.

Ma­cron, May y Mer­kel char­lan du­ran­te la cum­bre de Sofía

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.