Gra­cias a hom­bres co­mo él

ABC (Toledo / Castilla La Mancha) - - ENFOQUE - JO­SÉ LUIS RESTÁN

En es­ta épo­ca en que es­cu­char ha­blar de la política y de los po­lí­ti­cos sue­le sus­ci­tar un mohín de am­bi­guo ma­les­tar, la fi­gu­ra de Ge­rar­do Fer­nán­dez Al­bor po­dría ser un ver­da­de­ro an­tí­do­to fren­te al es­cep­ti­cis­mo. Com­pa­ñe­ros de par­ti­do, ri­va­les po­lí­ti­cos, ami­gos y gen­te sen­ci­lla, to­dos han coin­ci­di­do en un re­co­no­ci­mien­to del va­lor de su ser­vi­cio pú­bli­co, in­se­pa­ra­ble de su cul­tu­ra, su fi­bra mo­ral y su bon­dad.

Fer­nán­dez Al­bor era un mé­di­co de re­nom­bre en Galicia, un hom­bre de cul­tu­ra y re­la­cio­nes bien asen­ta­das, cuan­do Ma­nuel Fra­ga le in­vi­tó a dar un pa­so que hoy mu­chos con­si­de­ran una es­pe­cie de sal­to mor­tal. En­tró en política pa­ra ser­vir, sin per­der nun­ca una es­pe­cie de inocen­cia que no le per­mi­tía iden­ti­fi­car a sus ri­va­les co­mo enemi­gos. Gra­cias a hom­bres y mu­je­res de su es­ta­tu­ra se es­cri­bió aque­lla pá­gi­na de oro de nues­tra Tran­si­ción. Cuan­do fue des­alo­ja­do de la Presidencia de la Xun­ta con ma­las ar­tes no reac­cio­nó con ira ni amar­gu­ra, sino que em­pren­dió una nue­va aven­tu­ra política, es­ta vez en Eu­ro­pa, otra de sus gran­des pa­sio­nes. Sin du­da hu­bo de dis­fru­tar pre­si­dien­do la Co­mi­sión pa­ra la reuni­fi­ca­ción ale­ma­na, un ob­je­ti­vo lu­mi­no­so y de fu­tu­ro que me­re­cía los me­jo­res es­fuer­zos, es­ta vez co­ro­na­dos por el éxi­to.

No es fre­cuen­te que la hu­mil­dad y la bri­llan­tez con­vi­van, co­mo no lo es que el ho­ri­zon­te cul­tu­ral y la bre­ga política se en­tre­la­cen en una mis­ma per­so­na. Con esos mim­bres no es ex­tra­ño que su fi­gu­ra pa­rez­ca ca­si ma­jes­tuo­sa so­bre el te­lón de fon­do de la me­dia­nía im­pe­ran­te. No pue­de ne­gar­se que Don Ge­rar­do fue­ra «hom­bre de par­ti­do», en el me­jor sen­ti­do de la pa­la­bra. Ayer las fuer­zas vi­vas del PP, in­clu­yen­do los con­ten­dien­tes por el li­de­raz­go en las pri­ma­rias, se reunie­ron pa­ra dar­le su úl­ti­mo adiós. Oja­lá que ade­más de la gra­ti­tud y los bue­nos re­cuer­dos, su fi­gu­ra se con­vier­ta en re­fe­ren­cia so­bre lo que sig­ni­fi­ca ha­cer política.

MIGUEL MU­ÑIZ

Ma­riano Ra­joy, Al­ber­to Nú­ñez Fei­jóo y Ana Pas­tor, ayer, en el fu­ne­ral de Fer­nán­dez Al­bor en el ce­men­te­rio de Boi­sa­ca (San­tia­go de Com­pos­te­la)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.