UNA «UNI­DAD DE IN­TE­LI­GEN­CIA» VIGILA A 300 PRESOS MU­SUL­MA­NES DE AL­TO RIES­GO

Las cár­ce­les, uno de los prin­ci­pa­les fo­cos de ra­di­ca­li­za­ción de is­la­mis­tas, ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio de la lu­cha an­ti­te­rro­ris­ta

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - PORTADA - PA­BLO MU­ÑOZ MA­DRID mar­ca­da y do­tes de li­de­raz­go. Hay unos 40 in­di­vi­duos. En el ter­cer es­ca­lón se si­tua­rían los de­lin­cuen­tes co­mu­nes, mu­chas ve­ces con de­li­tos de po­ca en­ti­dad pe­ro que en­tran en con­tac­to con los an­te­rio­res y aca­ban ra­di­ca­li­zán­do­se. Den­tro

Las cár­ce­les son, en es­te mo­men­to, ob­je­ti­vo prio­ri­ta­rio en la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta, ya que se tra­ta de uno de los prin­ci­pa­les fo­cos de ra­di­ca­li­za­ción de mu­sul­ma­nes. El diag­nós­ti­co no es nue­vo. No mu­cho des­pués de la ma­tan­za del 11-M en Ma­drid, en 2004, la Co­mi­sa­ría Ge­ne­ral de In­for­ma­ción de la Po­li­cía lan­za­ba la ope­ra­ción No­va con­tra una cé­lu­la que que­ría vo­lar la Au­dien­cia Na­cio­nal con un ca­mión car­ga­do con ex­plo­si­vos. El gru­po cri­mi­nal es­ta­ba di­ri­gi­do des­de pri­sión por Moha­med Achraf. Mer­ce­des Ga­lli­zo, en­ton­ces di­rec­to­ra ge­ne­ral de Pri­sio­nes, ad­vir­tió de que Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias te­nía que ju­gar un pa­pel cla­ve en el com­ba­te con­tra es­te fe­nó­meno por­que mu­chos in­di­vi­duos se ra­di­ca­li­za­ban de­trás de los mu­ros de las cár­ce­les. Es más; con­ven­ció a los res­pon­sa­bles del Mi­nis­te­rio del In­te­rior de que su par­ti­ci­pa­ción en las reu­nio­nes en las que se de­ci­dían las es­tra­te­gias con­tra es­te nue­vo ti­po de te­rro­ris­mo era cla­ve si de ver­dad se que­ría ser efi­caz.

«Se pu­sie­ron en mar­cha gru­pos de con­trol, y se­gu­ri­dad un po­co a ima­gen de lo que se ha­cía en Es­ta­dos Uni­dos», ex­pli­can las fuen­tes de Pri­sio­nes con­sul­ta­das por ABC. «Se tra­ta­ba de te­ner una vi­gi­lan­cia más in­ten­sa so­bre aque­llos in­ter­nos que te­nían unos per­fi­les más pro­ble­má­ti­cos», aña­den, un po­co a ima­gen y se­me­jan­za de lo que su­ce­día con los presos in­clui­dos en el Fi­che­ro de In­ter­nos de Es­pe­cial Se­gui­mien­to (FIES).

Esa pri­me­ra ini­cia­ti­va, con el pa­so de los años, ha da­do lu­gar a un plan con­cre­to y mu­cho más ela­bo­ra­do de pre­ven­ción de la ra­di­ca­li­za­ción de re­clu­sos, que in­clu­ye la crea­ción de una «uni­dad de In­te­li­gen­cia» de­pen­dien­te de Pri­sio­nes, en la que se ana­li­zan, fil­tran y ela­bo­ran las in­for­ma­cio­nes que pro­ce­den de to­dos los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios de Es­pa­ña. Se tra­ta de una es­tra­te­gia que es­tá a la van­guar­dia de los paí­ses de nues­tro en­torno y que a día de hoy po­ne ba­jo la lu­pa las ac­ti­vi­da­des, co­mu­ni­ca­cio­nes y com­por­ta­mien­tos de más de 300 presos mu­sul­ma­nes con in­di­ca­do­res de ries­go.

No es, sin em­bar­go, un plan di­ri­gi­do ex­clu­si­va­men­te a la pre­ven­ción de la ra­di­ca­li­za­ción, sino que ade­más pre­vé pau­tas de in­ter­ven­ción so­bre los in­ter­nos que ya es­tán en esa fa­se. El ob­je­ti­vo es el de desechar cual­quier com­por­ta­mien­to vio­len­to, no el de cam­biar con­vic­ción re­li­gio­sa al­gu­na.

«Ca­da cen­tro pe­ni­ten­cia­rio –ex­pli­can las fuen­tes con­sul­ta­das– tie­ne un gru­po de per­so­nas for­ma­das en la ma­te­ria que re­co­ge la in­for­ma­ción que sa­le de los mó­du­los y que tras un pri­mer fil­tro es en­via­da a los ser­vi­cios cen­tra­les, una vez con­tras­ta­da. En és­tos hay otro equi­po de ex­per­tos que es el que la ana­li­za y, de­pen­dien­do de su im­por­tan­cia, la trans­mi­te a una uni­dad de coor­di­na­ción y se­gu­ri­dad. Es ahí don­de se de­ci­de si es ne­ce­sa­rio tras­la­dar los da­tos a las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad pa­ra que co­mien­cen sus in­ves­ti­ga­cio­nes».

«Di­vi­di­mos a los in­ter­nos sus­cep­ti­bles de es­tar en es­te pro­gra­ma en tres gru­pos. En el pri­me­ro es­tán en­cua­dra­dos aque­llos que tie­nen de­li­tos de san­gre o que han he­cho un tra­ba­jo de pro­se­li­tis­mo de las ac­ti­vi­da­des te­rro­ris­tas o las han fi­nan­cia­do. En es­tos mo­men­tos, se tra­ta­ría de un gru­po de 120 in­di­vi­duos».

En el se­gun­do es­ca­lón es­tán en­cua­dra­dos los «agen­tes ra­di­ca­li­za­do­res»; es de­cir, aque­llos que apro­ve­chan las es­pe­cia­les cir­cuns­tan­cias de una pri­sión –lu­gar ce­rra­do, en el que es fácil bus­car gru­pos afi­nes pa­ra pro­te­ger­se y don­de hay mu­cho mar­gen pa­ra la ma­ni­pu­la­ción–, pa­ra arras­trar al in­terno ha­cia po­si­cio­nes ex­tre­mis­tas. Por su­pues­to se tra­ta de in­di­vi­duos ca­ris­má­ti­cos, con per­so­na­li­dad

Ries­go Has­ta aho­ra hay de­tec­ta­dos 40 agen­tes ra­di­ca­li­za­do­res, to­dos ellos muy ca­ris­má­ti­cos En­se­ñan­za Des­pués del 11-M In­te­rior se dio cuen­ta de la im­por­tan­cia de las cár­ce­les en es­te te­rro­ris­mo

«En ge­ne­ral los tres gru­pos son bas­tan­te es­tan­cos, aun­que es ver­dad que los del ter­ce­ro, en fun­ción de có­mo ha­ya si­do su pro­ce­so de ra­di­ca­li­za­ción, pue­den dar el sal­to a agen­te ra­di­ca­li­za­dor. Eso sí, la con­di­ción in­dis­pen­sa­ble pa­ra ello es que ten­ga una per­so­na­li­dad ca­paz de arras­trar a ter­ce­ros a sus plan­tea­mien­tos».

VÍC­TOR LERENA

Acu­sa­dos en el jui­cio de la ope­ra­ción No­va en la Au­dien­cia Na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.