COTO AL TE­RRO­RIS­MO EN IN­TER­NET

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - LA TERCERA - POR JULIAN KING JULIAN KING ES COMISARIO EU­RO­PEO DE SE­GU­RI­DAD

«Al re­cor­dar a las víc­ti­mas mor­ta­les de los aten­ta­dos per­pe­tra­dos en Ca­ta­lu­ña ha­ce aho­ra un año, re­co­no­ce­mos que el te­rro­ris­mo si­gue sien­do una ame­na­za muy real pa­ra Eu­ro­pa. Y en la lu­cha con­tra aque­llos que quie­ren ha­cer­nos da­ño, in­ter­net si­gue sien­do un ins­tru­men­to cla­ve que uti­li­zan las re­des te­rro­ris­tas co­mo me­dio pa­ra ra­di­ca­li­zar, for­mar y en­sal­zar a quie­nes per­pe­tran es­tas atro­ci­da­des»

LA ame­na­za que plan­tea el te­rro­ris­mo en Eu­ro­pa es, sin du­da, más cla­ra que nun­ca en es­te mo­men­to, cuan­do es­tá pró­xi­mo el pri­mer aniver­sa­rio de los te­rri­bles su­ce­sos de Bar­ce­lo­na y Cam­brils. La­men­ta­ble­men­te, los aten­ta­dos per­pe­tra­dos el 17-A, que se sal­da­ron con 16 per­so­nas inocen­tes ase­si­na­das, más de 150 he­ri­dos y otros mu­chos afec­ta­dos, dis­tan de ser úni­cos. Eu­ro­pa ha su­fri­do nu­me­ro­sos aten­ta­dos te­rro­ris­tas en los úl­ti­mos años, y uno de los fac­to­res que li­ga a ca­si to­dos, ya los ins­pi­re Daesh, Al Qai­da o cual­quier otro gru­po te­rro­ris­ta, es el uso de in­ter­net por par­te de sus au­to­res pa­ra di­fun­dir su men­sa­je de odio, fa­ci­li­tar in­for­ma­ción so­bre la ma­ne­ra de per­pe­trar las atro­ci­da­des y en­sal­zar sus mor­tí­fe­ros re­sul­ta­dos.

El con­te­ni­do te­rro­ris­ta en lí­nea pue­de abar­car ma­te­rial de ca­rác­ter ex­tre­mis­ta, tal co­mo ví­deos y fo­to­gra­fías de los ac­tos de te­rror y mensajes de au­dio, así co­mo con­te­ni­dos de ti­po ideo­ló­gi­co o la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car­se con per­so­nas de ideas afi­nes. Pue­de in­clu­so abar­car re­cur­sos, co­mo instrucciones pa­ra la fa­bri­ca­ción de bom­bas.

El víncu­lo en­tre in­ter­net y el te­rro­ris­mo es cla­ro, y Daesh es es­pe­cial­men­te efi­caz a la ho­ra de ma­ni­pu­lar las co­mu­ni­da­des en lí­nea. A pe­sar de los re­cien­tes re­ve­ses so­bre el te­rreno a su lla­ma­do «ca­li­fa­to», se han ob­ser­va­do po­cos sig­nos de de­cli­ve en sus ac­ti­vi­da­des de pro­pa­gan­da en lí­nea, pues­to que tan so­lo en enero de 2018 se pro­du­je­ron ca­si 700 pro­duc­tos de pro­pa­gan­da ofi­cial de Daesh.

De acuer­do con una in­ves­ti­ga­ción lle­va­da a ca­bo por VOX-Pol so­bre te­rro­ris­tas con­vic­tos e ideó­lo­gos de aten­ta­dos en el Reino Uni­do, exis­tían prue­bas de ac­ti­vi­da­des en lí­nea re­la­cio­na­das con la ra­di­ca­li­za­ción o la pla­ni­fi­ca­ción de un aten­ta­do en ca­si dos ter­cios de los ca­sos, mien­tras que, des­de 2012, en más de tres cuar­tas par­tes de los ca­sos se uti­li­zó in­ter­net pa­ra ins­truir so­bre al­gún as­pec­to de la ac­ti­vi­dad te­rro­ris­ta.

Mien­tras tan­to, Eu­ro­pol, la agen­cia po­li­cial de la UE, ha iden­ti­fi­ca­do más de 150 pla­ta­for­mas de in­ter­net que es­tán sien­do apro­ve­cha­das pa­ra al­ma­ce­nar y fa­ci­li­tar la di­fu­sión de con­te­ni­dos te­rro­ris­tas, ca­si to­das con se­de fue­ra de la UE. Es­to abar­ca em­pre­sas de to­dos los ta­ma­ños y des­de el sim­ple al­ma­ce­na­mien­to de ar­chi­vos y ser­vi­cios de in­ter­cam­bio has­ta las re­des so­cia­les ge­ne­ra­les. La ve­lo­ci­dad con que se pro­pa­gan los con­te­ni­dos te­rro­ris­tas tam­bién es cru­cial, ya que tres cuar­tas par­tes de to­dos los en­la­ces a la pro­pa­gan­da de Daesh se di­fun­den en un pla­zo de cua­tro ho­ras des­de su pu­bli­ca­ción en lí­nea.

La lu­cha con­tra la pro­pa­ga­ción de con­te­ni­dos te­rro­ris­tas en lí­nea es una prio­ri­dad ab­so­lu­ta en un mo­men­to en que tra­ba­ja­mos pa­ra im­pe­dir que se re­pi­tan ho­rro­res co­mo los vi­vi­dos en Eu­ro­pa, des­de Man­ches­ter y Es­to­col­mo has­ta Ber­lín y Bar­ce­lo­na. Es res­pon­sa­bi­li­dad de las pla­ta­for­mas de in­ter­net que al­ma­ce­nan con­te­ni­dos, por lo ge­ne­ral sin sa­ber­lo ni con­sen­tir­lo, pe­ro tam­bién lo es de las au­to­ri­da­des, tan­to na­cio­na­les co­mo eu­ro­peas.

Has­ta aho­ra, la UE ha adop­ta­do un plan­tea­mien­to vo­lun­ta­rio a la ho­ra de co­la­bo­rar con las pla­ta­for­mas, en par­ti­cu­lar a tra­vés del Fo­ro de In­ter­net de la UE. Tam­bién pre­sen­ta­mos una Co­mu­ni­ca­ción en sep­tiem­bre de 2017, a la que si­guió una Re­co­men­da­ción en mar­zo de 2018 con me­di­das es­pe­cí­fi­cas que de­bían adop­tar las pla­ta­for­mas.

En la Re­co­men­da­ción se ins­ta a las pla­ta­for­mas a eli­mi­nar los con­te­ni­dos te­rro­ris­tas con­tem­pla­dos co­mo tal por la ley en el pla­zo de una ho­ra; que apli­quen me­di­das proac­ti­vas, so­bre to­do pa­ra ha­cer po­si­ble una me­jor de­tec­ción au­to­má­ti­ca; que im­pi­dan de for­ma au­to­má­ti­ca que los con­te­ni­dos te­rro­ris­tas eli­mi­na­dos vuel­van a po­ner­se en lí­nea; y que las gran­des pla­ta­for­mas ayu­den a las pe­que­ñas a al­can­zar es­tos ob­je­ti­vos.

Co­mo con­se­cuen­cia de ello, he­mos vis­to a mu­chas pla­ta­for­mas in­ten­si­fi­car sus es­fuer­zos y res­pon­der más rá­pi­da­men­te a las con­sul­tas, ta­les co­mo las he­chas por la Uni­dad de Notificación de Con­te­ni­dos de In­ter­net de Eu­ro­pol. Twit­ter, por ejem­plo, sus­pen­dió más de 1,2 mi­llo­nes de cuen­tas por in­frac­cio­nes li­ga­das al te­rro­ris­mo en­tre agos­to de 2015 y di­ciem­bre de 2017, mien­tras que Fa­ce­book to­mó me­di­das con­tra 1,9 mi­llo­nes de con­te­ni­dos de Daesh y Al Qai­da tan so­lo en el pri­mer cua­tri­mes­tre de 2018. Re­co­no­ce­mos y aco­ge­mos po­si­ti­va­men­te es­tos es­fuer­zos.

Sin em­bar­go, hay que re­do­blar los es­fuer­zos, y un ma­yor nú­me­ro de pla­ta­for­mas de­ben ser más ac­ti­vas a es­te res­pec­to. Al es­ta­ble­cer las me­di­das en mar­zo, de­ja­mos un pla­zo de tres me­ses a to­das las par­tes pa­ra que al­can­za­ran nues­tros ob­je­ti­vos, re­ser­ván­do­nos el de­re­cho a con­si­de­rar la pro­mul­ga­ción de le­gis­la­ción o nor­mas si no ob­ser­vá­ba­mos pro­gre­sos su­fi­cien­tes.

Ha­bi­da cuen­ta de los retos que si­guen pen­dien­tes, y a pe­sar de los buenos re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por los ac­tua­les es­fuer­zos vo­lun­ta­rios, no he­mos ob­ser­va­do avan­ces su­fi­cien­tes, y aho­ra he­mos de ac­tuar de ma­ne­ra más fir­me en ma­te­ria de con­te­ni­dos te­rro­ris­tas en lí­nea a fin de pro­te­ger me­jor a nues­tros ciu­da­da­nos. Pa­ra com­ple­men­tar el plan­tea­mien­to vo­lun­ta­rio, la Co­mi­sión es­tá tra­ba­jan­do en una pro­pues­ta le­gis­la­ti­va que se es­tá ela­bo­ran­do en el pleno res­pe­to de los de­re­chos fun­da­men­ta­les y de la li­ber­tad de ex­pre­sión en lí­nea.

La pro­pues­ta tra­ta­rá de re­sol­ver las cues­tio­nes pen­dien­tes, pues­to que la frag­men­ta­ción del mar­co re­gla­men­ta­rio y le­gis­la­ti­vo vi­gen­te a ni­vel na­cio­nal que exis­te en la UE sig­ni­fi­ca que las pla­ta­for­mas se en­fren­tan a un al­to gra­do de in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, al tiem­po que no to­das ellas par­ti­ci­pan en los pro­ce­di­mien­tos vo­lun­ta­rios exis­ten­tes. La di­fe­ren­cia de ta­ma­ño y re­cur­sos su­po­ne que tie­nen di­fe­ren­tes ca­pa­ci­da­des pa­ra ac­tuar con­tra los con­te­ni­dos de ca­rác­ter te­rro­ris­ta, y sus po­lí­ti­cas pa­ra ha­cer­lo no siem­pre son trans­pa­ren­tes. To­do es­to da lu­gar a que ta­les con­te­ni­dos si­gan pro­li­fe­ran­do en in­ter­net, que reapa­rez­can una vez su­pri­mi­dos y que se pro­pa­guen de unas pla­ta­for­mas a otras co­mo un vi­rus.

El ob­je­ti­vo es es­ta­ble­cer una nor­ma­ti­va cla­ra y trans­pa­ren­te, así co­mo un con­jun­to de nor­mas mí­ni­mas apli­ca­bles a cual­quier pla­ta­for­ma de in­ter­net que desee ofre­cer sus ser­vi­cios a los ciu­da­da­nos eu­ro­peos. Tam­bién quie­ro sub­ra­yar que es­te pro­ble­ma no lo pue­den re­sol­ver las pla­ta­for­mas por sí so­las. No es­ta­mos ex­ter­na­li­zan­do la res­pon­sa­bi­li­dad al sec­tor pri­va­do: los Es­ta­dos miem­bros tam­bién de­ben re­do­blar sus es­fuer­zos y ve­lar por que ten­ga­mos una nor­ma­ti­va efi­cien­te y efi­caz, por ejem­plo, me­dian­te la crea­ción de uni­da­des de notificación de con­te­ni­dos de in­ter­net.

Al re­cor­dar a las víc­ti­mas mor­ta­les de los aten­ta­dos per­pe­tra­dos en Ca­ta­lu­ña ha­ce un año, re­co­no­ce­mos que el te­rro­ris­mo si­gue sien­do una ame­na­za muy real pa­ra Eu­ro­pa. No po­de­mos per­mi­tir­nos el lu­jo de re­la­jar­nos o caer en la au­to­com­pla­cen­cia fren­te a es­te fe­nó­meno os­cu­ro y des­truc­ti­vo. Y en la lu­cha con­tra aque­llos que quie­ren ha­cer­nos da­ño, in­ter­net si­gue sien­do un ins­tru­men­to cla­ve que uti­li­zan las re­des te­rro­ris­tas co­mo me­dio pa­ra ra­di­ca­li­zar, for­mar y en­sal­zar a quie­nes per­pe­tran es­tas atro­ci­da­des. Ha lle­ga­do el mo­men­to de to­mar más me­di­das pa­ra im­pe­dir que los te­rro­ris­tas pue­dan abu­sar de in­ter­net de es­ta ma­ne­ra.

SARA RO­JO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.