EVI­TAR EL VENENO DEL DESPILFARRO DEL ERA­RIO

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - EDITORIALES -

EN los úl­ti­mos seis años, los ayun­ta­mien­tos han aho­rra­do 32.000 mi­llo­nes de eu­ros gra­cias a las nor­mas de aus­te­ri­dad pues­ta en mar­cha por el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, ur­gi­das por al ca­la­mi­to­so es­ta­do de las ar­cas pú­bli­cas que de­jó el za­pa­te­ris­mo, que se fue de La Mon­cloa gas­tan­do al año 90.000 mi­llo­nes de eu­ros más de lo que ge­ne­ra­ba la eco­no­mía es­pa­ño­la. Las cor­po­ra­cio­nes lo­ca­les han si­do, por tan­to, vi­ta­les pa­ra de­vol­ver el dé­fi­cit a pa­rá­me­tros asu­mi­bles por el país y to­le­ra­dos por las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas. Los Ayun­ta­mien­tos han po­di­do re­du­cir sen­si­ble­men­te su deu­da (en 17.000 mi­llo­nes de eu­ros) y, ade­más, han co­lo­ca­do otros 24.000 mi­llo­nes en su te­so­re­ría. So­lo en el úl­ti­mo año, las en­ti­da­des lo­ca­les lo­gra­ron un aho­rro ne­to de 7.000 mi­llo­nes. En ge­ne­ral, han re­du­ci­do su agu­je­ro fi­nan­cie­ro un 70 por cien­to des­de 2011.

Las limitaciones del gas­to pú­bli­co no eran por tan­to un aus­te­ri­ci­dio ca­pri­cho­so sino una ne­ce­si­dad, la úni­ca ma­ne­ra de sal­var de la quie­bra to­do el sis­te­ma fi­nan­cie­ro del Es­ta­do. Na­tu­ral­men­te, el es­fuer­zo tu­vo sus sa­cri­fi­cios, do­lo­ro­sos, que co­rrie­ron a car­go de los ciu­da­da­nos. Pe­ro al me­nos sir­vie­ron pa­ra sa­near las cuen­tas y de­te­ner el dis­pa­ra­ta­do despilfarro que se ha­bía ins­ta­la­do co­mo iner­cia ve­ne­no­sa en las ad­mi­nis­tra­cio­nes du­ran­te la épo­ca de las «va­cas gor­das». Con­vie­ne, por tan­to, no per­der la pers­pec­ti­va y se­guir apli­can­do las nor­mas de con­ten­ción en el gas­to que, con acier­to, pu­so en mar­cha el Eje­cu­ti­vo po­pu­lar. El nue­vo Go­bierno del PSOE, par­ti­do que tie­ne his­tó­ri­ca­men­te acre­di­ta­da su ten­den­cia al despilfarro, ha co­men­za­do a le­van­tar la mano. No ol­vi­de­mos que su vi­ce­pre­si­den­ta Car­men Cal­vo se en­cum­bró en ma­te­ria fi­nan­cie­ra afir­man­do que «el di­ne­ro pú­bli­co no es de na­die». El pe­li­gro es que se ave­ci­na un año cua­ja­do de elec­cio­nes, te­rreno abo­na­do pa­ra uti­li­zar los re­cur­sos pú­bli­cos co­mo ban­de­rín de en­gan­che de vo­tos de los go­bier­nos en ejer­ci­cio, un ten­ta­ción que de­be que­dar des­te­rra­da si no que­re­mos des­an­dar el ca­mino y vol­ver a las are­nas mo­ve­di­zas y su­fri­mien­tos que tra­jo la cri­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.