MA­NO­LO

Y ahí es­ta­ba él, siem­pre se­reno, cor­dial y fia­ble

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - OPINIÓN - LUIS VENTOSO

MA­NUEL Erice Oro­noz mu­rió ayer en su que­ri­da Pam­plo­na na­tal, tras me­dir­se con un tem­ple so­bre­co­ge­dor con­tra un cáncer ca­brón e in­cu­ra­ble. Te­nía 52 años. En es­ta ho­ra de la ele­gía to­das las evo­ca­cio­nes coin­ci­den: un buen pe­rio­dis­ta y una bue­na per­so­na. Esas de­fi­ni­cio­nes pue­den co­lo­car­se en el or­den que se pre­fie­ra, aun­que pa­ra mí la más va­lio­sa es la se­gun­da, por­que a Ma­no­lo lo ador­na­ba una pro­fun­da ho­nes­ti­dad y ca­li­dad hu­ma­na.

En «El se­ñor de los ani­llos», el es­cri­tor ca­tó­li­co in­glés Tol­kien eli­ge co­mo pro­ta­go­nis­ta a Fro­do, un hob­bit de la ver­de Co­mar­ca, al­go así co­mo la Na­va­rra de la Tie­rra Me­dia. Se le en­co­mien­da la más di­fí­cil de las mi­sio­nes: in­ter­nar­se en las ti­nie­blas in­fer­na­les de Mor­dor y des­truir una ani­llo má­gi­co que en­tre­ga­ría al mal la ma­ni­ja del mun­do. No pa­re­ce un hé­roe al uso. Sin em­bar­go, lo­gra cul­mi­nar su mi­sión, por­que en él ha­bi­ta al­go que no tie­ne pre­cio: una con­cien­cia a prue­ba de bom­bas. Erice tam­bién ha­bría lo­gra­do des­truir el ani­llo, pues po­seía las cua­li­da­des que en­gran­de­cen a los me­jo­res se­res hu­ma­nos: fe, fir­me­za in­te­rior, con­cien­cia lim­pia y dis­cre­ción. To­do en­vuel­to en una son­ri­sa cá­li­da y un tono se­reno. Ha­cía real eso que se da en lla­mar «no­ble­za na­va­rra». Tam­bién en­car­na­ba la fi­lo­so­fía de ver­dad y va­lo­res so­bre la que se cons­tru­yó ABC. Los he­chos son sa­gra­dos, las opi­nio­nes li­bres. Es­pa­ña, las li­ber­ta­des, la de­mo­cra­cia y los prin­ci­pios cris­tia­nos son in­ne­go­cia­bles. Es­cri­bir bien es un de­lei­te y un or­gu­llo. El sen­ti­do del hu­mor y la ca­ma­ra­de­ría dul­ci­fi­can la exis­ten­cia. En to­do eso creía Erice. Le sa­lía co­mo res­pi­rar.

Una bue­na Redacción es una fa­mi­lia. La gen­te de ABC evo­có ayer a Ma­no­lo y llo­ró y re­zó por él, ca­da uno a su mo­do. La úl­ti­ma vez que lo vi fue en No­che­bue­na. Yo via­ja­ba en tren pa­ra ce­nar en Pam­plo­na y en el mis­mo con­voy, re­cién ate­rri­za­do de Washington, iba Erice. Pe­ro no nos vi­mos. Al lle­gar a Pam­plo­na subí al co­che de mis fa­mi­lia­res. Una mano fir­me gol­peó mi ven­ta­ni­lla. Mi­ré so­bre­sal­ta­do y me en­con­tré con la ca­ra de Ma­no­lo des­ple­gan­do una enor­me son­ri­sa. La en­fer­me­dad ya em­bes­tía. Pe­ro él se es­for­za­ba por mi­ni­mi­zar­la y tras­mi­tir nor­ma­li­dad. «Es­toy muy bien», di­jo, y has­ta lo pa­re­cía. Nos di­mos un gran abra­zo, fin­gien­do am­bos que no era un adiós. Lue­go su­pe que aque­lla no­che la pa­só en el hos­pi­tal. Ma­no­lo fue un pe­rio­dis­ta muy com­pe­ten­te –bas­te re­pa­sar su so­ber­bio tra­ba­jo en Washington– y muy for­ma­do, con cu­rio­si­dad an­cha y fa­ci­li­dad es­pon­tá­nea pa­ra las re­la­cio­nes so­cia­les. Eso siem­pre lo su­pi­mos. Pe­ro lo que no co­no­cía­mos era su en­tra­ña de hé­roe. La ma­ne­ra en que so­bre­lle­vó una en­fer­me­dad cru­de­lí­si­ma lo agi­gan­tó. Nun­ca una que­ja. Sus vie­jos com­pa­ñe­ros de In­ter­na­cio­nal –Al­ber­to, Ale­xis, Su­sa­na, Pa­co, Car­men, su gran ami­go Ma­no­lo Tri­llo...– sa­bían que al­gu­nas ve­ces en­via­ba sus cró­ni­cas ame­ri­ca­nas des­de la sa­la don­de es­ta­ba re­ci­bien­do qui­mio. ¿Des­fa­lle­cer? Ja­más. Mu­rió son­rien­do y ha­cien­do un úl­ti­mo es­fuer­zo por apre­tar la mano de los su­yos.

Ma­no­lo. Te­nis­ta fino. Fi­jo en las par­ti­das de car­tas de San­fer­mi­nes de su cua­dri­lla pam­plo­ni­ca. Lec­tor cu­rio­so. Osa­su­nis­ta irre­den­to. Ya es­ta­rá fun­dan­do el Ho­gar Na­va­rro del Cie­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.