«Hay gen­te que lo lle­va en la piel, lo lle­va en la san­gre»

Los de­te­ni­dos en el ca­so de los Char­li­nes ad­mi­ra­ban a Mi­ñan­co y des­pre­cia­ban al «Vie­jo»

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ESPAÑA - CRUZ MORCILLO/PA­BLO MU­ÑOZ MA­DRID

Las es­cu­chas de la ope­ra­ción an­ti­dro­ga en la que fue­ron de­te­ni­das 28 per­so­nas, en­tre ellas Ma­nuel Charlín Ga­ma, pa­triar­ca del clan de los Char­li­nes y en la que fue­ron in­ter­ve­ni­dos en­tre 2.500 y 2.800 ki­los de co­caí­na, re­ve­lan has­ta qué pun­to al­gu­nos de los arres­ta­dos sen­tían de­vo­ción por otro ca­po que ya ha­bía caí­do en una ope­ra­ción an­te­rior de la Co­mi­sa­ría Ge­ne­ral de Po­li­cía Ju­di­cial que se pro­du­jo el pa­sa­do mes de fe­bre­ro: «Hay gen­te que lo lle­va en la piel, que lo lle­va en la san­gre», ase­gu­ran los in­ter­lo­cu­to­res de una con­ver­sa­ción in­ter­ve­ni­da el 16 de ju­nio del pa­sa­do año.

Luis Ma­nuel Ro­drí­guez Pa­ra­da y Jo­sé Ma­nuel Gar­cía Vi­la­soa se re­fie­ren a Charlín en es­tos tér­mi­nos: «Es­ta es bue­na se­mi­lla, me­jor que la del vie­jo que di­ce Ma­no­lo, el vie­jo de Ma­no­lo», di­ce Gar­cía Vi­la­soa. «El vie­jo, lo que pa­sa es que va a es­tar jo­di­do», le res­pon­de Ro­drí­guez Pa­ra­da, a lo que el pri­me­ro aña­de: «Apar­te, no tie­ne na­da, no tie­ne, tie­ne his­to­ria».

De for­ma muy di­fe­ren­te, en cam­bio, ha­cen re­fe­ren­cia a otro his­tó­ri­co del nar­co­trá­fi­co, Jo­sé Ma­nuel Pra­do Bu­ga­llo, Si­to Mi­ñan­co, so­bre el que sien­ten una enor­me ad­mi­ra­ción. En es­te sen­ti­do, es par­ti­cu­lar­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo el pa­sa­je de esa reunión en el que Luis Ma­nuel Ro­drí­guez Pa­ra­da le cuen­ta a su in­ter­lo­cu­tor al­gu­nas de las pe­ri­pe­cias pro­ta­go­ni­za­das por el nar­co­tra­fi­can­te en­car­ce­la­do a pri­me­ros de año:

«Con el Real Ma­drid»

«Es por eso, y cuan­do él es­ta­ba de pre­si­den­te en el Cam­ba­dos, si lle­ga a es­tar de pre­si­den­te del Cam­ba­dos hoy el Cam­ba­dos es­ta­ba ju­gan­do con el Real Ma­drid. Hu­bo un año que me­tió el equi­po en un avión y fue a ju­gar con­tra los co­lom­bia­nos, y de aque­lla aún es­ta­ba Es­co­bar, de aque­lla tra­ba­ja­ba much­jo con Es­co­bar. Hi­zo un equi­po, el Cam­ba­dos, que era el pre­si­den­te, y los de allá hi­cie­ron otro equi­po. Y fue­ron allá y ga­na­ron. Y co­mo ga­na­ron tu­vo los ju­ga­do­res allá, cuan­do lle­ga­ron aquí, po­co más y que­dan to­dos di­vor­cia­dos, los tu­vo de fies­ta un mes y lle­gó aquí y en vez de man­dar­los pa­ra ca­sa te­nía tres pi­sos al­qui­la­dos, que eran to­dos se­gui­dos y los me­tió a to­dos den­tro. Fue a un club y los lle­nó de pu­tas, ce­rró la puer­ta y se mar­chó y has­ta el día si­guien­te no le vino a abrir. Le de­jó la ne­ve­ra lle­na de co­mi­da y be­bi­da, me­tie­ra a trein­ta y cua­ren­ta pu­tas, ce­rró la puer­ta y di­jo: “Has­ta que ma­ña­na ven­ga a abrir no sa­le ni dios”. Al día si­guien­te fue a abrir­le y le di­jo: “Aho­ra po­déis ir pa­ra ca­sa”. Cuan­do lle­ga­ron a ca­sa las mu­je­res los te­nían de­nun­cia­dos por des­apa­re­ci­dos, eso fue ver­dad».

«Es­te es la os­tia», le res­pon­dió Gar­cía Vi­la­soa. «Si co­gió la fama que tie­ne es por­que lo hi­zo», le in­sis­te el otro par­ti­ci­pan­te en la reunión.

Le­yen­da del nar­co «Co­mo ga­na­ron los tu­vo un mes de fies­ta (...) lle­nó un club con cua­ren­ta pu­tas y no los de­jó sa­lir»

EFE

La Po­li­cía re­gis­tra la ca­sa en Vi­la­no­va de Arou­sa de Ma­nuel Charlín

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.