El Aqua­rius vuel­ve a lan­zar un SOS a Eu­ro­pa con 141 náu­fra­gos

∑El mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano, Mat­teo Salvini, afir­ma que el na­vío «ja­más atra­ca­rá en un puer­to de es­te país»

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - INTERNACIONAL - ÁNGEL GÓ­MEZ FUEN­TES CO­RRES­PON­SAL EN RO­MA

El en­fren­ta­mien­to en­tre la em­bar­ca­ción Aqua­rius, –con 141 in­mi­gran­tes a bor­do des­de el pa­sa­do vier­nes res­ca­ta­dos fren­te a las cos­tas de Li­bia– y el mi­nis­tro del In­te­rior, Mat­teo Salvini, vi­ve el se­gun­do ac­to. Des­pués de la odi­sea del mes de ju­nio, cuan­do la na­ve Aqua­rius se vio obli­ga­da a es­pe­rar du­ran­te ocho an­gus­tio­sos días en el Me­di­te­rrá­neo con 630 in­mi­gran­tes an­tes de que el pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, Pe­dro Sán­chez, acep­ta­ra aco­ger­los en Va­len­cia, el mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano se man­tie­ne en su fir­me es­tra­te­gia. «El Aqua­rius no en­tra­rá ja­más a un puer­to ita­liano», sub­ra­yó Mat­teo Salvini .

Los in­mi­gran­tes fue­ron res­ca­ta­dos en dos ope­ra­cio­nes di­ver­sas. En la pri­me­ra fue­ron sal­va­das 26 per­so­nas, en­tre ellas 6 mu­je­res, a 26 mi­llas de la cos­ta li­bia. Ha­bían per­ma­ne­ci­do du­ran­te 35 ho­ras a la de­ri­va en una pe­que­ña bar­ca. Po­co más tar­de se pro­du­jo el se­gun­do sal­va­men­to en aguas in­ter­na­cio­na­les: en una pa­te­ra via­ja­ban ha­ci­na­das 116 per­so­nas, en­tre ellas 67 me­no­res.

Más del 70 por cien­to de los in­mi­gran­tes sal­va­dos pro­ce­dían de So­ma­lia y Eri­trea. Mu­chos de ellos han con­ta­do que an­tes de em­bar­car­se es­tu­vie­ron de­te­ni­dos en con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas en Li­bia. Pre­ci­sa­men­te, es­ta si­tua­ción dra­má­ti­ca que vi­ven en Li­bia mu­chos de los in­mi­gran­tes sub­saha­ria­nos que lle­gan a ese país con áni­mo de em­pren­der la aven­tu­ra de atra­ve­sar el Me­di­te­rrá­neo, mo­ti­va que las em­bar­ca­cio­nes de las ONG re­cha­cen lle­var a los in­mi­gran­tes res­ca­ta­dos a puer­tos de Li­bia, por con­si­de­rar que no son un lu­gar se­gu­ro. De he­cho, dos vo­lun­ta­rios, Ales­san­dro Po­rro y Mas­si­mo Be­lle­ti, que via­ja­ban a bor­do del Aqua­rius, han con­ta­do cuál es el sen­ti­mien­to de los in­mi­gran­tes ha­cia los li­bios: «An­tes que ter­mi­nar nue­va­men­te en ma­nos de los li­bios, pre­fe­rían aca­bar en el fon­do del mar».

Nue­va odi­sea

Es­tos in­mi­gran­tes vi­vie­ron mo­men­tos dra­má­ti­cos en el mar, por­que vie­ron pa­sar cer­ca de ellos a otras cin­co na­ves y nin­gu­na de ellas se pres­tó a rea­li­zar la ope­ra­ción de so­co­rro. Aloys Vi­mard, coor­di­na­dor de Mé­di­cos sin fron­te­ras, ha de­nun­cia­do que es­ta in­di­fe­ren­cia ha­cia in­mi­gran­tes que co­rren pe­li­gro de aho­gar­se en el Me­di­te­rrá­neo, pue­de con­ver­tir­se en una prác­ti­ca fre­cuen­te en mar abier­to: «Las per­so­nas que he­mos sal­va­do nos han con­ta­do que se cru­za­ron con cin­co em­bar­ca­cio­nes di­ver­sas que no les ofre­cie­ron nin­gu­na asis­ten­cia an­tes de que fue­ran au­xi­lia­dos por el Aqua­rius. Pa­re­ce que es­té en ries­go el prin­ci­pio mis­mo de pro­por­cio­nar au­xi­lio a per­so­nas en pe­li­gro en el mar» con­clu­yó Vi­mard, de Mé­di­cos sin fron­te­ras.

Pa­sa­do el ho­rror de su es­tan­cia en Li­bia y la an­gus­tia de su de­ri­va en el mar, aho­ra los 141 in­mi­gran­tes se en­fren­tan a otra odi­sea: lo­grar un puer­to en Eu­ro­pa pa­ra des­em­bar­car. El Aqua­rius se ha di­ri­gi­do a los paí­ses de las Unión Eu­ro­pea pi­dien­do «un lu­gar se­gu­ro lo más cer­cano po­si­ble, en con­for­mi­dad con el de­re­cho in­ter­na­cio­nal ma­rí­ti­mo, pa­ra que las per­so­nas sal­va­das en el mar pue­dan ser des­em­bar­ca­das y el Aqua­rius pue­da con­ti­nuar ofre­cien­do la ne­ce­sa­ria asis­ten­cia hu­ma­ni­ta­ria». El lla­ma­mien­to de SOS Me­di­te­rra­née y Mé­di­cos sin fron­te­ras ha­ce es­pe­cial hin­ca­pié en que se vi­ve una au­tén­ti­ca emer­gen­cia hu­ma­ni­ta­ria: «Pe­di­mos nue­va­men­te a to­dos los go­bier­nos eu­ro­peos y a las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes pa­ra el so­co­rro ma­rí­ti­mo que re­co­noz­can la gra­ve­dad de la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria en el Me­di­te­rrá­neo, pa­ra que nos ga­ran­ti­cen un rá­pi­do ac­ce­so a un lu­gar se­gu­ro de des­em­bar­co con el fin de fa­ci­li­tar, en lu­gar de im­pe­dir, la asis­ten­cia hu­ma­ni­ta­ria sal­va­vi­das en el Me­di­te­rrá­neo cen­tral».

Des­de lue­go, el Go­bierno ita­liano de­jó cla­ro des­pués de la odi­sea de ju­nio de esa em­bar­ca­ción, que en nin­gún puer­to ita­liano se per­mi­ti­rá en­trar a una na­ve que no lle­ve ban­de­ra ita­lia­na. Por eso, ayer el vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno y mi­nis­tro del in­te­rior, Mat­teo Salvini, qui­so pre­ci­sar que la na­ve Aqua­rius, ges­tio­na­da en co­la­bo­ra­ción por las ONG SOS Me­di­te­rra­née y Mé­di­cos sin Fron­te­ras, «es pro­pie­dad de un ar­ma­dor ale­mán con ban­de­ra de Gi­bral­tar».

Los me­dios ita­lia­nos re­cuer­dan que fue pre­ci­sa­men­te la cri­sis cau­sa­da en ju­nio por la odi­sea de la na­ve Aqua­rius

Puer­to se­gu­ro La ONG pi­de a la UE un lu­gar se­gu­ro lo más cer­ca po­si­ble del lu­gar don­de na­ve­gan

la que dio ori­gen a un cam­bio en la ru­ta que uti­li­zan los tra­fi­can­tes de se­res hu­ma­nos pa­ra con­du­cir a los in­mi­gran­tes ha­cia Eu­ro­pa. La mano du­ra del go­bierno ita­liano con las ONG y sus em­bar­ca­cio­nes ha te­ni­do un im­pac­to evi­den­te. Ha dis­mi­nui­do drás­ti­ca­men­te la ru­ta li­bia y aho­ra Es­pa­ña su­ce­de a Ita­lia en el fren­te de la emer­gen­cia hu­ma­ni­ta­ria.

La nue­va ru­ta es­pa­ño­la

Por ello, el mi­nis­tro Salvini reite­ra siem­pre que tie­ne oca­sión que «al­zar la voz da buenos re­sul­ta­dos». Igual­men­te, el pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Giu­sep­pe Con­te, reivin­di­có con or­gu­llo el sá­ba­do los «éxi­tos» de Ita­lia en el pro­ble­ma mi­gra­to­rio: «Por pri­me­ra vez tam­bién otros paí­ses han abier­to los puer­tos pa­ra aco­ger in­mi­gran­tes lle­ga­dos a nues­tras cos­tas». Un cam­bio his­tó­ri­co, se­gún Con­te, que ha per­mi­ti­do a Ita­lia «re­du­cir los des­em­bar­cos más de un 85 por 100 en lo que lle­va­mos de año con re­la­ción al año 2017».

El dia­rio «La Stam­pa», ti­tu­la­ba ayer en su pri­me­ra pá­gi­na a tres columnas: «In­mi­gran­tes, las nue­vas ru­tas. Es­pa­ña pi­de ayu­da». El dia­rio tu­ri­nés des­ta­ca que «des­de enero 63.000 in­mi­gran­tes han en­tra­do en la Unión Eu­ro­pea: Ma­drid ha aco­gi­do más de 27.000».

Un gru­po de in­mi­gran­tes res­ca­ta­dos, en la cu­bier­ta del «Aqua­rius»

REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.