La au­sen­cia de una po­lí­ti­ca eu­ro­pea es­ti­mu­la a las ONG

So­lo dos bar­cos ac­túan en la zo­na por el blo­queo ita­liano y la «cri­mi­na­li­za­ción»

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - INTERNACIONAL - A. G. FUEN­TES RO­MA

La na­ve Aqua­rius es hoy una de los dos em­bar­ca­cio­nes de or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les que ac­túan en el Me­di­te­rrá­neo cen­tral pa­ra ayu­dar en el res­ca­te de bar­cos de in­mi­gran­tes que nau­fra­gan o se en­cuen­tran en gra­ves di­fi­cul­ta­des en el mar. El Aqua­rius, ges­tio­na­da por SOS Me­di­te­rra­née y Mé­di­cos Sin Fron­te­ras, se hi­zo es­pe­cial­men­te cé­le­bre des­pués de su res­ca­te de 630 in­mi­gran­tes, que lue­go lle­gó a Va­len­cia el pa­sa­do 17 de ju­nio.

Du­ran­te va­rias se­ma­nas, el Aqua­rius es­tu­vo en Mar­se­lla man­te­nien­do con­sul­tas le­ga­les pa­ra de­ci­dir su nue­va po­lí­ti­ca de ac­ción hu­ma­ni­ta­ria, des­pués del cie­rre de los puer­tos ita­lia­nos a to­das las na­ves que no lle­va­ran ban­de­ra de Ita­lia. Al fi­nal, el Aqua­rius de­ci­dió par­tir del puer­to de Mar­se­lla el 1 de agos­to ha­cia el Me­di­te­rrá­neo cen­tral con un ob­je­ti­vo: «Has­ta que Li­bia no pue­da ser con­si­de­ra­do un lu­gar se­gu­ro, la Aqua­rius no ha­rá des­em­bar­car nin­gu­na per­so­na en puer­to li­bio».

De­ci­si­vo fue lo que ocu­rrió con el re­mol­ca­dor ita­liano «As­so 28», una na­ve pri­va­da, que res­ca­tó a 101 in­mi­gran­tes y los des­em­bar­có en Li­bia, una me­di­da que las ONG y la agen­cia de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los re­fu­gia­dos cri­ti­ca­ron por con­si­de­rar que Li­bia no era un lu­gar se­gu­ro y se vio­la­ban las le­yes in­ter­na­cio­na­les que ga­ran­ti­zan a to­dos el de­re­cho de pe­dir asi­lo.

El he­cho de que en es­tos mo­men­tos so­lo ha­ya dos na­ves de ONG en el Me­di­te­rrá­neo cen­tral se de­be sin du­da al blo­queo de sus puer­tos por par­te del Go­bierno ita­liano y a la fal­ta de una po­lí­ti­ca eu­ro­pea pa­ra dar una so­lu­ción cla­ra a ca­sos co­mo el de la na­ve Aqua­rius. Ha ha­bi­do enor­mes di­fi­cul­ta­des pa­ra re­co­lo­car en di­ver­sos paí­ses eu­ro­peos los in­mi­gran­tes sal­va­dos por los bar­cos de las ONG. La tri­pu­la­ción del Aqua­rius ha ex­pli­ca­do así las ra­zo­nes que han lle­va­do a al­gu­nos bar­cos de ONG ha aban­do­nar mo­men­tá­nea­men­te su la­bor en el Me­di­te­rrá­neo: «Se ha pro­du­ci­do una cri­mi­na­li­za­ción y blo­queo de las or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias, lo que re­fle­ja un pro­ble­ma más gran­de, es de­cir, un sis­te­ma de asi­lo eu­ro­peo que no fun­cio­na y el fra­ca­so de los Es­ta­dos miem­bros de la Unión Eu­ro­pea en re­co­lo­car a los que so­li­ci­tan asi­lo al lle­gar a Eu­ro­pa».

Ade­más del blo­queo de los puer­tos ita­lia­nos, hay otra ra­zón que di­fi­cul­ta el tra­ba­jo de las ONG. Se tra­ta de la crea­ción de un cen­tro de coor­di­na­ción de so­co­rro li­bio, al que, se­gún el mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano, Mat­teo Salvini, se de­ben di­ri­gir los bar­cos de las ONG.

Ar­gu­men­tos Se­gún los ac­ti­vis­tas, no fun­cio­na el sis­te­ma de re­par­to de re­fu­gia­dos ni el de asi­lo eu­ro­peo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.