La NASA lan­za con éxi­to su mi­sión al Sol

El ob­je­ti­vo de la son­da se­rá ana­li­zar la com­po­si­ción de la «at­mós­fe­ra» so­lar

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - SOCIEDAD - G. L. S. MA­DRID

Co­no­ci­mien­to Su mi­sión es ave­ri­guar por qué la co­ro­na so­lar es­tá tan ca­lien­te, a mi­llo­nes de gra­dos cen­tí­gra­dos

La NASA pa­só ayer una pá­gi­na más de su lar­ga cró­ni­ca en la con­quis­ta de los se­cre­tos del es­pa­cio. A las 9.31 de ayer (ho­ra es­pa­ño­la), y tras tres in­ten­tos pre­vios que tu­vie­ron que ser sus­pen­di­dos, la son­da Par­ker So­lar Pro­be des­pe­gó de Ca­bo Ca­ña­ve­ral (Flo­ri­da, EE.UU.) con rum­bo a lo des­co­no­ci­do. Su mi­sión es, ni más ni me­nos, acer­car­se al Sol más que cual­quier otra na­ve, pa­ra ana­li­zar la «at­mós­fe­ra» de la es­tre­lla de la que de­pen­de la vi­da en la Tie­rra.

Un mons­truo­so cohe­te Del­ta IV Heavy, el se­gun­do lan­za­dor más po­ten­te en ser­vi­cio, ru­gió des­de la pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to pa­ra im­pul­sar a la pe­que­ña son­da has­ta la ór­bi­ta de la Tie­rra. Sus tres mo­to­res fun­cio­na­ron a pleno ren­di­mien­to, le­van­tan­do una es­pec­ta­cu­lar nu­be de hu­mo.

El ob­je­ti­vo de la son­da no se­rá to­mar fo­to­gra­fías o fil­mar ví­deos del Sol, sino ana­li­zar la com­po­si­ción de la «at­mós­fe­ra» so­lar. En con­cre­to, me­di­rá el flu­jo del vien­to so­lar y la llu­via de par­tí­cu­las que bro­tan des­de la es­tre­lla y que a ve­ces bom­bar­dean la Tie­rra y sus sa­té­li­tes. Sus prin­ci­pa­les mi­sio­nes son ave­ri­guar por qué la co­ro­na so­lar es­tá tan ca­lien­te (a va­rios mi­llo­nes de gra­dos cen­tí­gra­dos) mien­tras que la su­per­fi­cie es­tá a so­lo 5.500ºC. El otro ob­je­ti­vo se­rá en­ten­der có­mo se ace­le­ra y ca­lien­ta el vien­to so­lar.

Ade­más, la Par­ker So­lar Pro­be ba­ti­rá dos ré­cords. Se con­ver­ti­rá en la na­ve más rá­pi­da cons­trui­da por el hom­bre (al­can­za­rá ca­si los 700.000 ki­ló­me­tros por ho­ra) y en la que más se acer­ca­rá al Sol, sie­te ve­ces más que la que más se aven­tu­ró en el pa­sa­do (la He­lios 2). La son­da apro­ve­cha­rá la gra­ve­dad de Ve­nus pa­ra fre­nar­se, has­ta en sie­te oca­sio­nes. Gra­cias a es­tas ma­nio­bras, se co­lo­ca­rá a so­lo 6,16 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros del Sol, más o me­nos 16 ve­ces la dis­tan­cia que hay en­tre la Tie­rra y la Lu­na. En sus sie­te años de mi­sión, que se pue­den pro­rro­gar, com­ple­ta­rá 24 ór­bi­tas com­ple­tas en torno a la es­tre­lla.

Al­tas tem­pe­ra­tu­ras

La pro­xi­mi­dad al Sol y a su re­gión más ca­lien­te ha­cen ne­ce­sa­ria que la Par­ker So­lar Pro­be es­té di­se­ña­da pa­ra so­por­tar al­tas tem­pe­ra­tu­ras. Una de las cla­ves es un es­cu­do tér­mi­co de 2,4 me­tros de diá­me­tro y 14 cen­tí­me­tros de gro­sor, de una com­po­si­ción si­mi­lar a las pla­cas ce­rá­mi­cas de trans­bor­da­do­res es­pa­cia­les, que fre­na­rá el vien­to so­lar y se ca­len­ta­rá has­ta los 1.400ºC, una tem­pe­ra­tu­ra que su­pera a la de la la­va.

La ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra en­viar la son­da has­ta el Sol es tan al­ta, 55 ve­ces ma­yor que la ne­ce­sa­ria pa­ra ir a Mar­te, que se ha te­ni­do que usar un cohe­te de más de 700 to­ne­la­das de pe­so pa­ra im­pul­sar una son­da de ape­nas 700 ki­lo­gra­mos. De he­cho, la va­rian­te usa­da en es­ta oca­sión es la más pe­sa­da del Del­ta IV Heavy. En su in­te­rior, los in­ge­nie­ros han aco­pla­do dos fa­ses, es de­cir, dos cohe­tes, que no han en­tra­do en fun­cio­na­mien­to has­ta aban­do­nar la at­mós­fe­ra te­rres­tre.

ABC

La son­da Par­ker So­lar Pro­be tras el despegue

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.