La pe­sa­di­lla de Sal­pe­ter: se pa­ró a fal­ta de una vuel­ta

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ABC DEL DEPORTE - J. C. C. BER­LÍN

Fue el mo­men­to de los Cam­peo­na­tos de Eu­ro­pa de atle­tis­mo, el ins­tan­te que re­cor­da­rán to­dos los so­por­tes di­gi­ta­les, im­pre­sos y do­cu­men­ta­les. La is­rae­lí Lo­nah Sal­pe­ter se de­tu­vo cuan­do fal­ta­ba una vuel­ta pa­ra ter­mi­nar la ca­rre­ra de 5.000 me­tros y via­ja­ba en pa­re­ja con la ho­lan­de­sa Has­san pa­ra con­quis­tar el oro.

Es, pro­ba­ble­men­te, la peor pe­sa­di­lla que pue­de ima­gi­nar un atle­ta. Le su­ce­dió a la ke­nia­na na­cio­na­li­za­da is­rae­lí Lo­nah Sal­pe­ter. La prue­ba de 5.000 era un mano a mano en­tre ella y la ho­lan­de­sa Has­san. En­tre am­bas ha­bían des­pe­da­za­do al pe­lo­tón en una es­ca­be­chi­na con­si­de­ra­ble. La ca­rre­ra se ma­ne­jó a un rit­mo in­fer­nal, muy ve­loz al pa­so por ca­da vuel­ta, al im­pul­so de las dos atle­tas. Has­san na­ció en Etio­pía y co­rre pa­ra Ho­lan­da, co­mo Sal­pe­ter en Ke­nia pa­ra Is­rael.

No te­nían com­pe­ten­cia po­si­ble por­que cuan­do en­fi­la­ban la rec­ta de me­ta pre­via a la úl­ti­ma vuel­ta la bri­tá­ni­ca McColg­han y la tur­ca Can cir­cu­la­ban ca­si cua­ren­ta me­tros por de­trás. Sal­pen­ter, de re­pen­te, pro­ta­go­ni­zó la ima­gen de los cam­peo­na­tos. Al­zó los bra­zos ju­bi­lo­sa, pen­san­do que ha­bía ga­na­do, y se hi­zo a un la­do bus­can­do la lí­nea rec­ta, re­la­jan­do el cuer­po, ali­vian­do ten­sión.

Se dio cuen­ta al ins­tan­te de su equi­vo­ca­ción por pro­ce­di­mien­to so­no­ro. Atro­nó la cam­pa­na que anun­cia, ma­nual­men­te, el úl­ti­mo gi­ro. El estadio era un la­men­to to­tal, to­do el mun­do com­pa­de­cién­do­se de la is­rae­lí/ke­nia­na, a quien re­ba­sa­ron la bri­tá­ni­ca y la tur­ca, ade­más cla­ro, de la ho­lan­de­sa, que ace­le­ró de lo lin­do.

Sal­pen­ter vol­vió des­nor­ta­da, co­mo gro­gui, y ya no se rehi­zo. Tra­tó de cap­tu­rar a la tur­ca, pe­ro el cuer­po y el desáni­mo no le die­ron. He­cha un ba­ño de lá­gri­mas, se ti­ró al sue­lo al lle­gar

a la me­ta, cuar­ta, y sin la me­da­lla que te­nía ase­gu­ra­da.

Ha­bía bas­tan­tes es­pe­ran­zas en la de­le­ga­ción es­pa­ño­la res­pec­to al ren­di­mien­to que po­dían ofre­cer Marta Pé­rez y Esther Gue­rre­ro en la fi­nal de 1.500 fe­me­ni­nos. Una mo­da­li­dad que tra­di­cio­nal­men­te ha si­do del agra­do de los me­dio­fon­dis­tas españoles y que en los úl­ti­mos tiem­pos ha per­di­do pe­so co­mo ca­ta­pul­ta de la se­lec­ción. Tan­to Pé­rez co­mo Gue­rre­ro lu­cha­ron sin des­ma­yo, pe­ro no pu­die­ron ni acer­car­se al ven­da­val Laura Muir.

Laura Muir, en 1.500

La atle­ta bri­tá­ni­ca tie­ne un es­ti­lo muy ca­rac­te­rís­ti­co y así lo des­ple­gó a la per­fec­ción en la fi­nal. En vez del usual desen­la­ce con atle­tas dan­do co­da­zos y bus­can­do una po­si­ción ven­ta­jo­sa pa­ra ace­le­rar en los úl­ti­mos 200 me­tros, Muir pro­pu­so otra ver­sión: ata­que a dos vuel­tas de la con­clu­sión, 800 me­tros a es­ca­pe y que la si­ga quien pue­da.

No lo hi­zo na­die y es­ta vez la es­co­ce­sa evi­tó de­sen­ga­ños co­mo en an­te­rio­res ci­tas in­ter­na­cio­na­les. Su de­ma­rra­je no tu­vo ré­pli­ca, sal­vo por par­te de su pai­sa­na Laura Weight­man, que tra­tó de emu­lar su rit­mo. Cuan­do lo es­ti­mó opor­tuno, Muir apre­tó el pa­so y de­jó a to­das sus ad­ver­sa­rias pa­ra cap­tu­rar la pri­me­ra gran con­quis­ta al ai­re li­bre de su pal­ma­rés.

Las es­pa­ño­las Marta Pé­rez y Esther Gue­rre­ro es­tu­vie­ron muy le­jos de esa de­fi­ni­ción y no lle­ga­ron a po­si­cio­nes de fi­na­lis­tas. No­ve­na Pé­rez y de­ci­mo­pri­me­ra Gue­rre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.