Vuel­ve el re­ga­tea­dor clá­si­co

La pro­me­sa bra­si­le­ña re­cu­pe­ra un ar­te que com­bi­na téc­ni­ca, po­ten­cia y ve­lo­ci­dad

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ABC DEL DEPORTE - TOMÁS GON­ZÁ­LEZ-MAR­TÍN MA­DRID

Ver­lo ju­gar te ha­ce fe­liz, seas del equi­po que seas. Es lo mis­mo que su­ce­de con Mes­si o con Cris­tiano: te gus­ten o no te gus­ten por sus co­lo­res, los ad­mi­ras. El re­ga­te, ese ar­te del vie­jo fút­bol, cuan­do la ca­li­dad rei­na­ba por en­ci­ma del po­de­río fí­si­co, ha vuel­to. Vi­ni­cius, lla­ma­do Jú­nior en de­fe­ren­cia a su pa­dre, que le lle­vó a la es­cue­la de fút­bol de Sao Go­nça­lo cuan­do te­nía cin­co años, por­que vio «al­go ma­ra­vi­llo­so en él», re­cu­pe­ra el «dri­bling» pu­ro pa­ra el Real Ma­drid y pa­ra el fút­bol es­pa­ñol.

Inies­ta y Mes­si de­fi­nen la esen­cia del re­ga­te en es­te si­glo, la que Vi­ni­cius desea he­re­dar. El es­pa­ñol se re­ga­tea a sí mis­mo con su ca­ra­co­leo im­pre­de­ci­ble. Mes­si mez­cla el to­que de ba­lón con am­bos in­te­rio­res de la bo­ta pa­ra des­bor­dar no se sa­be por dón­de, ayu­da­do por una arran­ca­da de diez me­tros que es im­pa­ra­ble. Ma­ra­do­na fue el hom­bre del «dri­bling» bo­ni­to en los años ochen­ta. Su téc­ni­ca de maes­tro con el ba­lón era pro­di­gio­sa, des­via­ba la pe­lo­ta diez cen­tí­me­tros con un me­ro to­que. An­te­rior­men­te, en los años se­sen­ta, dos in­gle­ses, Geor­ge Best y Jimmy Grea­ves, fue­ron los reyes del re­ga­te, en la mis­ma épo­ca que Aman­cio. Best fue una bo­ca­na­da de ener­gía con su fin­ta eléc­tri­ca en el Man­ches­ter Uni­ted, que de­rro­ta­ba al de­fen­sa por la ban­da o con un cam­bio de sen­ti­do ha­cia el in­te­rior. Grea­ves hi­zo gran­de al Tot­ten­ham con su for­ma de dri­blar, prác­ti­ca, a to­da ve­lo­ci­dad. Ata­ca­ba al za­gue­ro, lo su­pe­ra­ba y no cen­tra­ba, sino que dis­pa­ra­ba has­ta con­ver­tir­se en el má­xi­mo go­lea­dor his­tó­ri­co de los Hots­purs, 266 tan­tos. Vi­ni­cius Jú­nior tie­ne de­ta­les de to­dos ellos: téc­ni­ca, bi­ci­cle­ta, ve­lo­ci­dad y po­ten­cia. Su re­to es de­mos­trar­lo al más al­to ni­vel du­ran­te la pró­xi­ma dé­ca­da.

La ca­li­dad so­bre la ru­de­za

«Tie­ne co­sas del re­ga­te de Aman­cio», se­ña­la un hom­bre importante del Real Ma­drid. Pa­ra Luis del Sol, ami­go de Aman­cio, el gallego te­nía «el me­jor re­ga­te del mun­do». Otro bra­si­le­ño, Ar­man­do Ufar­te, ex­hi­bió la fin­ta en Es­pa­ña en aquel gran Atlé­ti­co de los años se­sen­ta y se­ten­ta, jun­to a Luis, Gá­ra­te, Ade­lar­do, Iru­re­ta y Co­llar, otro ex­tre­mo de es­plén­di­do «dri­bling» en nues­tro ba­lom­pié. Jua­ni­to fue el relevo na­tu­ral de Aman­cio en la ban­da de­re­cha ma­dri­dis­ta, años más tar­de. Su ta­len­to era im­pre­de­ci­ble y le lle­va­ba a aban­do­nar el ca­rril del sie­te» pa­ra aden­trar­se ha­cia el área. Es­pa­ña ha ali­men­ta­do el fút­bol de los ex­tre­mos, por­que nos gus­ta la ca­li­dad, no la fuer­za bru­ta ex­por­ta­da del nor­te de Eu­ro­pa. Luis Ara­go­nés, con Ufar­te co­mo ayu­dan­te, aca­bó con esa ob­se­sión por el fí­si­co en la se­lec­ción es­pa­ño­la pa­ra crear el equi­po na­cio­nal de «los lo­cos ba­ji­tos del ar­te», la fa­se es su­ya, que ga­na­ron la Eu­ro­co­pa y de­ja­ron la se­mi­lla pa­ra con­quis­tar un Mun­dial y otra Eu­ro­co­pa de la mano de Vi­cen­te del Bos­que. Luis dio ba­lo­nes a Ufar­te des­de 1964 a 1974, Del Bos­que los sur­tió a Jua­ni­to des­de 1977 a 1984. Hoy, Ufar­te y Del Bos­que ob­ser­van que Vi­ni­cius jue­ga con el es­ti­lo que ellos dis­fru­ta­ron en aque­llas dé­ca­das que prio­ri­za­ban el buen fút­bol so­bre la ru­de­za. Aman­cio

Aman­cio Ama­ro «Con el re­ga­te se na­ce. El en­ga­ño con el ba­lón es al­go in­tui­ti­vo, lo lle­vas den­tro o no lo lle­vas. No se apren­de en las es­cue­las. Yo lo lle­va­ba, Vi­ni­cius tam­bién»

Fran­cis­co Gen­to «Vi­ni­cius tie­ne un re­ga­te ex­ce­len­te, ha­ce la bi­ci­cle­ta de for­ma muy prác­ti­ca, efec­ti­va. Su­pera a la de­fen­sa y crea ju­ga­das de gol, que es lo que im­por­ta»

Ama­ro Varela, po­si­ble­men­te el me­jor re­ga­te de la his­to­ria de nues­tro ba­lom­pié, co­mo Jimmy Grea­ves y Geor­ge Best lo fue­ron pa­ra In­gla­te­rra, de­fi­ne an­te a ABC al nue­vo ex­tre­mo ma­dri­dis­ta: «Sí, le he vis­to ju­gar, y tie­ne un re­ga­te de ca­li­dad y la ca­pa­ci­dad de ir­se del con­tra­rio. Po­see un quie­bro per­fec­to». ¿Por qué di­ce eso el me­jor ar­tis­ta del en­ga­ño del ba­lón? «Por­que Vi­ni­cius en­ga­ña al ri­val pa­ra no vol­ver­lo a ver. Cuan­do se des­bor­da a un ad­ver­sa­rio, lo importante es avan­zar, de­jar­lo atrás y que no pue­da re­gre­sar a qui­tar­te el ba­lón”. Aman­cio en­can­di­ló con sus fin­tas al ma­dri­dis­mo y a la afi­ción es­pa­ño­la des­de 1962 a 1976. Ga­nó la Eu­ro­co­pa en 1964, año en el que ob­tu­vo el Ba­lón de Bronce. «El fin del re­ga­te es des­li­zar­te y de­jar atrás a lo con­tra­rios». El «Bru­jo», ape­la­ti­vo que re­ci­bió por su ma­gia pa­ra re­ga­tear, ase­gu­ra que es­te ar­te no se pue­de ejer­ci­tar en las es­cue­las de fút­bol ni en nin­gún si­tio: «Con el re­ga­te se na­ce, no se ha­ce. El en­ga­ño con el ba­lón es al­go in­tui­ti­vo, te sa­le del al­ma, de ti. Lo lle­vas den­tro o no lo lle­vas, no se apren­de en las es­cue­las. Yo lo lle­va­ba. Vi­ni­cius tam­bién. Las co­sas que le he vis­to ha­cer me gus­tan». Pro­fun­di­za en las vir­tu­des del jo­ven bra­si­le­ño: «El re­ga­te es el ama­go, el quie­bro, el ta­len­to, la ve­lo­ci­dad. Vi­ni­cius po­see to­das esas vir­tu­des. Es muy jo­ven y es­pe­re­mos que se con­fir­me to­da es­ta ca­li­dad».

El ex­fut­bo­lis­ta ana­li­za tam­bién a Mar­co Asen­sio, que po­see otra for­ma de su­pe­rar a los ri­va­les en ca­rre­ra. El ma­llor­quín tie­ne igual­men­te en su ca­be­za, na­da más co­ger la pe­lo­ta, abor­dar al con­tra­rio. «Asen­sio jue­ga de ma­ne­ra si­mi­lar, con esa in­ten­ción de de­jar atrás al de­fen­sa, pe­ro no uti­li­za tan­to el gam­be­teo, es un re­ga­te más lim­pio, con me­nos es­pe­cu­la­ción an­te el enemi­go. Mar­co demuestra una bue­na con­duc­ción del ba­lón, un ex­ce­len­te gol­peo, vi­sión de jue­go y dis­pa­ro. Es di­fe­ren­te. No es un ex­tre­mo pu­ro co­mo Vi­ni­cius, tie­ne otras ca­pa­ci­da­des».

Una «bi­ci­cle­ta» prác­ti­ca

Fran­cis­co Gen­to, el me­jor ex­tre­mo iz­quier­da de la his­to­ria, fue el me­jor pa­sa­dor de ba­lo­nes a Di Sté­fano des­de 1953 a 1964. «Cuan­do te­nía­mos pro­ble­mas y no en­con­trá­ba­mos el ca­mino yo siem­pre de­cía a los com­pa­ñe­ros que le dié­ra­mos el ba­lón a Pa­co, por­que siem­pre te­nía so­lu­cio­nes». Es­tas pa­la­bras las sub­ra­ya­ba Al­fre­do di Sté­fano. Gen­to las re­me­mo­ra siem­pre co­mo un re­cuer­do inol­vi­da­ble de la me­jor era del Real Ma­drid, que ac­tual­men­te vi­ve otra épo­ca si­mi­lar con cua­tro Cham­pions en cin­co años. La Ga­ler­na del Can­tá­bri­co fue un exterior que com­bi­nó el «dri­bling» con una ve­lo­ci­dad en­dia­bla­ba que se apo­ya­ba en una po­ten­cia des­co­mu­nal. No se po­dían se­pa­rar esas tres vir­tu­des. La amal­ga­ma de las tres le hi­cie­ron un ex­tre­mo in­so­por­ta­ble pa­ra los za­gue­ros. Co­rría co­mo un ga­mo con pa­sos muy cor­tos y re­pe­ti­dos co­mo si pu­sie­ran una pe­lí­cu­la a to­da ve­lo­ci­dad. Pe­ro esa su ca­rre­ra nor­mal. Da­ba cen­tros mag­ní­fi­cos a Di Sté­fano. Y po­seía un dis­pa­ro co­lo­sal. «Vi­ni­cius tie­ne un re­ga­te ex­ce­len­te, ha­ce la bi­ci­cle­ta de for­ma muy prác­ti­ca, efec­ti­va, su­pera al de­fen­sa y crea ju­ga­das de gol, que es lo que im­por­ta», co­men­ta Gen­to. «No tie­ne un dri­bling pa­ra gus­tar al pú­bli­co y ya es­tá, pe­ne­tra en pro­fun­di­dad, es un ex­tre­mo pu­ro que po­see mu­cha po­ten­cia», re­ma­ta.

EFE

Vi­ni­cius ini­cia un quie­bro du­ran­te el par­ti­do con­tra el Mi­lán el pa­sa­do sá­ba­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.