Hue­llas im­bo­rra­bles

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ENFOQUE - JUAN PA­BLO COLMENAREJO

Los días 9 y 10 de agos­to de 2007, los ban­cos centrales de Europa y Es­ta­dos Uni­dos sa­ca­ron las man­gue­ras pa­ra evi­tar un co­lap­so. Le die­ron a la má­qui­na de re­lle­na­do del sis­te­ma in­ter­ban­ca­rio, se­co de di­ne­ro por la fal­ta de ac­ti­vi­dad de las en­ti­da­des. Aque­lla tor­men­ta de ve­rano fue un pre­lu­dio, un pri­mer avi­so que los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y fi­nan­cie­ros die­ron por zan­ja­do. En los me­ses si­guien­tes, con el res­ca­te con di­ne­ro pú­bli­co de va­rias en­ti­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas, ca­ye­ron en la cuen­ta de que aquel tem­blor ha­bía si­do el prin­ci­pio de al­go mu­cho peor. Y ocu­rrió. Fue el 15 de sep­tiem­bre de 2008. Se vino aba­jo el ban­co Leh­man Brot­hers. De la no­che a la ma­ña­na, el gi­gan­te se des­plo­mó con sus 680.000 mi­llo­nes de dó­la­res en ac­ti­vos y los cien­tos de mi­les de cré­di­tos hi­po­te­ca­rios con­ce­di­dos a per­so­nas sin sol­ven­cia, arras­tran­do a la Bol­sa de Nue­va York a la ma­yor de­pre­sión des­de 1929. La cri­sis fi­nan­cie­ra se ex­ten­dió a to­dos los sec­to­res y, por lo tan­to, se ini­ció una cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, pe­ro tam­bién po­lí­ti­ca, cu­yas hue­llas to­da­vía per­ma­ne­cen fres­cas.

Una de las im­bo­rra­bles es la deu­da pú­bli­ca, que en el ca­so de Es­pa­ña va ca­mino de ser cua­tro ve­ces ma­yor que al co­mien­zo de la cri­sis. Mien­tras fa­mi­lias y em­pre­sas no han te­ni­do más re­me­dio que re­du­cir sus las­tres, el Es­ta­do, los go­bier­nos que lo han di­ri­gi­do, ha op­ta­do por sa­lir de su cri­sis de deu­da en­deu­dán­do­se más, gas­tan­do sin pu­dor los im­pues­tos fu­tu­ros en el pre­sen­te co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na. Es­pa­ña de­be ya más de lo que pro­du­ce en un año. Pe­ro hay quie­nes creen –al­gu­nos nos go­bier­nan o son sus apo­yos– que no pa­sa na­da por­que en reali­dad se de­be tan­to que nun­ca se va pa­gar.

La cri­sis ha de­mos­tra­do que si se vi­ve a cré­di­to lle­ga un mo­men­to en que ya no hay más prés­ta­mos, co­mo su­ce­dió en el ve­rano de 2012, cuan­do «en Es­pa­ña no en­tra­ba un eu­ro», co­mo di­jo, con­vie­ne ci­tar las fuen­tes y en­tre­co­mi­llar la ci­ta, el ex­mi­nis­tro Luis de Guin­dos. ¿He­mos apren­di­do al­go de lo que nos ha pa­sa­do? Se­gu­ra­men­te mu­cho por par­te de los ciu­da­da­nos a la ho­ra de to­mar de­ter­mi­na­das de­ci­sio­nes que hi­po­te­can la vi­da. Pe­ro los po­lí­ti­cos, no. Y aquí da igual la te­sis, el más­ter o el di­plo­ma que se ten­ga. Las de­ci­sio­nes se si­guen to­man­do sin ex­pli­car que na­da es gra­tis y que to­do cues­ta. Es­pa­ña sigue gas­tan­do mu­cho más de lo que re­cau­da ca­da año sin que im­por­te de­ma­sia­do. El Go­bierno de Sán­chez, doc­tor en di­plo­ma­cia eco­nó­mi­ca, ha ne­go­cia­do más gas­to en la Unión Eu­ro­pea, que so­lo po­drá sa­car de los im­pues­tos o de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros que co­bran un pre­cio por el ries­go que co­rren. Al fi­nal, siem­pre pa­sa lo mis­mo, es el bol­si­llo del con­tri­bu­yen­te el que aca­ba va­cío, mi­ran­do de le­jos có­mo un gi­gan­te se des­plo­ma en Nue­va York pa­ra cam­biar­le la vi­da sin sa­ber la ra­zón, ni tam­po­co la ver­dad.

AFP

En la ima­gen de ar­chi­vo, dos em­plea­dos de Ch­ris­tie’s tras­la­dan un le­tre­ro cor­po­ra­ti­vo de Leh­man Brot­hers, subas­ta­do en Lon­dres en 2010

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.