De­cep­ción «cum lau­de»

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ENFOQUE - LUIS DEL VAL

Des­pués de ce­le­brar tan­tos cum­plea­ños, a es­tas al­tu­ras de la vi­da es di­fí­cil que me es­can­da­li­ce de las pi­la­tu­nas y pi­car­días aca­dé­mi­cas. Al­go he vis­to, he cons­ta­ta­do y me han in­for­ma­do so­bre tra­ba­jos fin de ca­rre­ra, cur­sos de maes­tría, te­sis doc­to­ra­les, con­tra­ta­ción de pro­fe­so­res y or­ga­ni­za­ción de tri­bu­na­les pa­ra opo­si­tar a una cá­te­dra, que ya tie­ne nom­bre ad­ju­di­ca­do de an­te­mano. Ni si­quie­ra me asom­bra que exi­gen­tes tor­que­ma­das de la vir­tud al­ber­guen pe­ca­dos en su bio­gra­fía, por­que es­tá com­pro­ba­do que es fre­cuen­te la evo­lu­ción de la pu­ta en da­ma vi­gi­lan­te del de­co­ro y la ho­nes­ti­dad.

Lo que a mí me de­frau­da y, so­bre to­do, me preo­cu­pa no es el al­to con­cep­to de sí mis­mo que pue­da te­ner Pe­dro Sán­chez, ni si­quie­ra que mer­can­ti­li­ce con los sen­ti­mien­tos de sus hi­jas –a las cua­les nun­ca hu­bie­ra alu­di­do de no ser por­que él se en­car­gó de ma­cha­car su in­ti­mi­dad y su pri­va­ci­dad–, sino esa fal­ta de en­ca­je, esas ma­las con­di­cio­nes de fa­ja­dor, esa au­sen­cia de se­re­ni­dad en mo­men­tos claves don­de la so­ber­bia y la sus­pi­ca­cia anu­lan su in­te­li­gen­cia y su ra­cio­ci­nio. Ese Pe­dro Sán­chez que, en po­co tiem­po en­ca­jó la de­rro­ta, y apren­dió, y se hi­zo con la vic­to­ria, ha si­do en es­ta se­ma­na un hom­bre ai­ra­do, ame­na­za­dor, in­ca­paz de con­tro­lar su có­le­ra.

En es­ta se­ma­na de pa­sión doc­to­ral, fue pa­té­ti­co ese mo­men­to en que de for­ma an­ti­rre­gla­men­ta­ria, es cier­to, Al­bert Ri­ve­ra le pu­so de­lan­te el ya di­fu­mi­na­do es­pe­jo del pa­sa­do. Reac­cio­nó mal, co­mo un delegado de Fa­cul­tad pa­ga­do de sí mis­mo y que no so­por­ta que le lle­ven la con­tra­ria, co­mo un ju­ga­dor de pó­quer que ja­más ga­na­ría una par­ti­da con esa reac­ción pri­ma­ria y vis­ce­ral.

Ni si­quie­ra con­si­de­ro gra­ve que in­sul­ta­ra sin ar­gu­men­tos al an­te­rior pre­si­den­te de Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, y le lla­ma­ra in­de­cen­te, con ese des­par­pa­jo ca­lle­je­ro de quien le fal­ta ora­to­ria y le so­bra in­so­len­cia. Lo peor es que arras­tra a to­do el equi­po, y ya, cuan­do apa­re­ció la se­ño­ra Ce­laá, no co­mo la por­ta­voz del Go­bierno, sino en el pa­pel de ma­dre ofen­di­da que pi­de explicaciones por­que a su ni­ño que va­le tan­to le han da­do una ma­la no­ta, me que­dé es­tu­pe­fac­to, más aún cuan­do so­li­ci­tó que Ciu­da­da­nos y PP pi­dan per­dón, me ima­gino que con sa­yal pe­ni­ten­cial, can­tos de pa­li­no­dia y pro­ce­sión al­re­de­dor del Con­gre­so.

Las que­re­llas se pre­sen­tan en el juz­ga­do y no se amenaza con ellas a un me­dio de co­mu­ni­ca­ción, por­que no fal­ta­rá quien po­dría su­po­ner que se tra­ta de la coer­ción de al­guien con al­ma de chan­ta­jis­ta.

No, no me asus­ta la pi­ca­res­ca uni­ver­si­ta­ria, lo que me asus­ta es que un mal día pue­da reac­cio­nar con se­me­jan­te per­so­na­lis­mo de­fen­dien­do los in­tere­ses de Es­pa­ña, por­que no los de­fen­de­ría por fi­de­li­dad a su so­ber­bia. Y eso es lo que me ha lle­va­do a la de­cep­ción. De­cep­ción «cum lau­de», por su­pues­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.