LAS SE­VI­LLA­NAS QUE CANTÓ UN PA­PA SAN­TO

Nin­gún otro san­to can­ti­ñeó unas se­vi­lla­nas, co­mo Juan Pa­blo II ha­cía al es­cu­char las de «El Adiós»

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - OPINIÓN - AN­TO­NIO BUR­GOS

Aver si adi­vi­na us­ted de quién son los ver­sos de es­ta can­ción po­pu­lar: «Un pa­ñue­lo de si­len­cio/ a la ho­ra de par­tir,/ por­que hay pa­la­bras que hie­ren/ y no se pue­den de­cir». —Son de Ra­fael de León, se­gu­ro, y me pa­re­ce que los can­ta­ba Jua­ni­ta Rei­na o Con­chi­ta Pi­quer.

Pues frío, frío, co­mo el agua del río de si­len­cio que por Gel­ves viene te­ñío con san­gre de los Or­te­ga. Son las se­vi­lla­nas de un poe­ta po­pu­lar que aca­ba de mo­rir en su Se­vi­lla de su al­ma. Un hom­bre de ver­sos y de ra­dio: Ma­nuel Ga­rri­do. Y les pu­so mú­si­ca Ma­nuel Gar­cía. Y no la can­ta­ba ni Jua­na Rei­na ni Con­cha Pi­quer: la gra­ba­ron por vez pri­me­ra Los Ami­gos de Gi­nes en 1975. Unas se­vi­lla­nas que están ya en la me­mo­ria co­mún, he­chas uni­ver­sa­les tras las dos vi­si­tas del Pa­pa San Juan Pa­blo II a Se­vi­lla. Esos ver­sos son la se­gun­da le­tra de las se­vi­lla­nas de «El Adiós». Que tie­nen pa­sa­jes mu­cho más her­mo­sos aun­que su co­no­ci­dí­si­mo y po­pu­lar es­tri­bi­llo («no te va­yas to­da­vía/ que has­ta la gui­ta­rra mía/ llo­ra cuan­do di­ce adiós»), cual es­ta se­gun­da le­tra, o co­mo la ter­ce­ra, tan al­ber­tia­na, del bar­co que se ha­ce pequeño cuan­do se ale­ja en la mar.

Po­cas le­tras de se­vi­lla­nas se han he­cho tan fa­mo­sas co­mo es­tas del poe­ta que aca­ba de mo­rir, des­de que emo­cio­na­ron a Juan Pa­blo II, que las unió pa­ra siem­pre a su re­cuer­do de Se­vi­lla: «Ah, Si­vi­lia –de­cía, po­la­quean­do en el Vaticano cuan­do se le ci­ta­ba la ciu­dad–, no te va­yias to­daff­fía...». El di­fun­to Pa­dre Aya­rra, que las bor­da­ba, pe­ro de bor­dón y pri­ma, en los ór­ga­nos de la Ca­te­dral de Se­vi­lla, las to­có has­ta en el mis­mo Vaticano. Y cum­plien­do la sen­ten­cia de Ma­nuel Ma­cha­do, na­die sa­bía el autor de es­ta co­pla que can­ta­ba el pue­blo que la hi­zo su­ya. Por eso es de jus­ti­cia aho­ra que su vi­da se ha he­cho un lar­go pa­ñue­lo de si­len­cio, un bar­co que se ale­ja en la mar, re­cor­dar al bueno de Ma­nuel Ga­rri­do, a quien co­no­cí en Ra­dio Se­vi­lla, don­de tra­ba­ja­ba. Ha­cien­do bue­na la sen­ten­cia de Ma­nuel Ma­cha­do, na­die sa­bía que es­ta­ba can­tan­do una can­ción de Ma­nuel Ga­rri­do cuan­do em­pe­za­ba a co­rear el «Al­go se muere en el al­ma», co­mo lle­gó a ha­cer­lo el Pa­pa: «Has­ta que el pue­blo las can­ta/ las co­plas, co­plas no son». Ha po­di­do mo­rir tran­qui­lo Ma­nuel Ga­rri­do. Que yo se­pa, nin­gún otro san­to can­ti­ñeó nun­ca unas se­vi­lla­nas, co­mo Juan Pa­blo II ha­cía ca­da vez que es­cu­cha­ba las de «El Adiós». «Al­go se muere en el al­ma/ cuan­do un ami­go se va».

Ma­nuel Ga­rri­do fue sím­bo­lo de to­do un tiem­po glo­rio­so y po­pu­la­rí­si­mo de la Ra­dio en Se­vi­lla. Pro­fe­sio­na­li­dad en la que no se le hi­zo jus­ti­cia. Re­me­mo­ro esa ra­dio se­vi­lla­na y veo en un vie­jo es­tu­dio el nervio y la ins­pi­ra­ción de Ma­nuel Ga­rri­do. Es­tá ha­cien­do un pro­gra­ma ca­ra al pú­bli­co, con muy pocos me­dios y mu­cha ima­gi­na­ción. Es del­ga­do, hue­su­do, ner­vio­so. De ma­nos ele­gan­tes. Tie­ne un me­chón blan­co en el pe­lo que lo ha­ce pa­re­cer un An­to­ñe­te del mi­cró­fono. Na­die sa­be que ese lo­cu­tor de Mo­rón ha es­cri­to la cal vi­va de unos ver­sos que le han sa­li­do del al­ma y que en el al­ma del pue­blo han que­da­do. Unas se­vi­lla­nas: «El Adiós». U otras, no me­nos co­no­ci­das, que son un tra­ta­do de fi­lo­so­fía, co­mo «Pa­sa la vi­da»: «Pa­sa la vi­da/ y no has no­ta­do que has vi­vi­do cuan­do/ pa­sa la vi­da./ Tus ilu­sio­nes y tus be­llos sueños,/ to­do se ol­vi­da». Y re­ma­ta­ba Ga­rri­do esa le­tra con una es­tro­fa que gra­cias a Dios no tie­ne vi­gen­cia al­gu­na en es­te mo­men­to de su adiós, en el que al­go se le ha muer­to en el al­ma a la co­pla: «Pa­sa la glo­ria/ y ves que de tu obra ya no que­da/ ni la me­mo­ria./ Pa­sa la glo­ria/ igual que pa­sa la co­rrien­te/ del río cuan­do bus­ca el mar/ y yo ca­mino in­di­fe­ren­te/ allí don­de me quie­ran lle­var». Pues de tu obra que­da, poe­ta, la me­mo­ria de unas se­vi­lla­nas que se sa­bía has­ta un Pa­pa san­to. Por eso, con es­te pa­ñue­lo de si­len­cio, te quie­ro lle­var y des­pe­dir a los pies de tu Es­pe­ran­za, an­te la que se arro­di­lla Tria­na y a la que en tu Sal­ve Ma­ri­ne­ra nom­bras­te Rei­na, Ma­dre y Ca­pi­ta­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.