¡SAL­VAR A PE­DRO SÁN­CHEZ!

Co­mo el sol­da­do Ryan, su sal­va­ción es­tá de­jan­do el cam­po lleno de ca­dá­ve­res. Me­nos el su­yo

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - OPINIÓN - JO­SÉ MA­RÍA CA­RRAS­CAL

CO­MO en­tre las fuer­zas alia­das en Nor­man­día se ex­ten­dió el gri­to «¡Sal­var al sol­da­do Ryan!», en­tre la pro­gre­sía sue­na «¡Sal­var al pre­si­den­te Sán­chez!» con alar­ma y an­gus­tia jus­ti­fi­ca­das, pues Sán­chez es la úl­ti­ma es­pe­ran­za de una iz­quier­da sin rum­bo, ideas ni li­de­raz­go, in­ca­paz de afron­tar la pro­ble­má­ti­ca de nues­tros días. Des­de la cre­ma de la in­te­lec­tua­li­dad a los más hu­mil­des ga­ce­ti­lle­ros se han pues­to a de­fen­der a ca­pa y es­pa­da la te­sis doc­to­ral de Pe­dro Sán­chez, cons­cien­tes de que se juega no ya su pres­ti­gio aca­dé­mi­co, que nun­ca tu­vo, sino su pre­si­den­cia, lo que se­ría pa­ra ellos catastrófico. Así que cuan­tos tie­nen cuentas pen­dien­tes con Es­pa­ña le de­fien­den, in­clui­do Pi­car­do, pre­mier de Gi­bral­tar, que arre­me­te contra ABC (hay ene­mi­gos que hon­ran), mos­tran­do a Hitler en nues­tra por­ta­da, y anun­cian­do que es­tá a pun­to de lle­gar a un acuer­do con el Go­bierno es­pa­ñol que li­bra­ría a la co­lo­nia de los efec­tos ne­ga­ti­vos del Bre­xit y la con­ver­ti­ría en ca­pi­tal del en­torno. No nos ex­tra­ña­ría: si Sán­chez es­tá dis­pues­to a ne­go­ciar con los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes, ¿có­mo no va a ha­cer­lo con los co­lo­nia­lis­tas pro­bri­tá­ni­cos?

Pe­ro vol­vien­do a la te­sis: lo pri­me­ro que cho­ca de la acla­ra­ción ex­cu­sa­to­ria de La Mon­cloa es que uno de los test a que la so­me­tió de­tec­ta un 13% de «coin­ci­den­cias» en­tre Sán­chez y otros au­to­res, «lo que en­tra en pa­rá­me­tros nor­ma­les», aña­de. Eso es tan­to co­mo de­cir «es­toy un 13 por cien­to pre­ña­da». Se es­tá em­ba­ra­za­da o no se es­tá. Hay pla­gio o no lo hay. Los ex­per­tos di­cen que de­pen­de de los cri­te­rios que se usen, las co­mi­llas que se pon­gan y có­mo se ci­te a los au­to­res. O sea, que pu­do ser pla­gio o no. Y si el pre­si­den­te se em­pe­ña en ir a los tri­bu­na­les, va a en­con­trar­se con un lío ma­yor del que quie­re sa­lir, con ca­da ex­per­to di­cien­do una co­sa dis­tin­ta. Ex­cep­to que su te­sis doc­to­ral es un bo­drio, en lo que to­dos coin­ci­den. Por no hablar de ese li­bro, pu­bli­ca­do a pos­te­rio­ri, que re­co­ge lo fun­da­men­tal de la te­sis, pe­ro fir­ma­do por Pe­dro Sán­chez jun­to a otra per­so­na. Es la pri­me­ra vez en la his­to­ria en la que el autor de una te­sis, do­cu­men­to per­so­nal don­de los ha­ya, se pres­ta a com­par­tir­la con al­guien ajeno. A lo que se aña­de la inclusión de tra­ba­jos de miem­bros del tri­bu­nal que iban a juz­gar­la. Son só­lo ejem­plos de los agu­je­ros que pre­sen­ta, in­clu­so sin en­trar a fon­do en ella. La pin­ta que tie­ne no pue­de ser peor. Ya el he­cho de que se guar­da­ra ba­jo sie­te lla­ves en una bi­blio­te­ca uni­ver­si­ta­ria era ma­la se­ñal: to­dos los au­to­res de te­sis an­dan a la bús­que­da de lec­to­res de la su­ya y les di­gan qué les ha pa­re­ci­do. Ha­blo por ex­pe­rien­cia. Pe­dro Sán­chez, en cam­bio, in­ten­ta­ba evi­tar­lo. Cla­ro que es un es­pe­cia­lis­ta en si­tua­cio­nes di­fí­ci­les. En reali­dad, un es­ca­pis­ta, un Hou­di­ni de la po­lí­ti­ca: man­te­ner­se el fren­te del par­ti­do per­dien­do vo­tos en ca­da elec­ción, lo­grar la pre­si­den­cia por la puer­ta tra­se­ra y ser doc­tor con una te­sis lle­na de agu­je­ros. Eso sí, co­mo el sol­da­do Ryan, su sal­va­ción es­tá de­jan­do el cam­po lleno de ca­dá­ve­res. Me­nos el su­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.