GRI­TOS EN LA UE

El de­ba­te so­bre in­mi­gra­ción lo de­ci­de to­do

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - OPINIÓN - HER­MANN TERTSCH

LOS lec­to­res de ABC pu­die­ron leer ayer co­mo en nin­gún otro diario el gran en­fren­ta­mien­to, muy sig­ni­fi­ca­ti­vo, ha­bi­do en Viena en­tre el mi­nis­tro del In­te­rior de Ita­lia, Mat­teo Sal­vi­ni, y el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res y Europa de Lu­xem­bur­go, Jean As­sel­horn. En una cum­bre mi­nis­te­rial so­bre in­mi­gra­ción afri­ca­na, in­ter­vino Sal­vi­ni pa­ra de­cir que Ita­lia ya ha de­ci­di­do que, pa­ra la mano de obra del fu­tu­ro, es me­jor te­ner hi­jos que traer es­cla­vos afri­ca­nos y que com­ba­ti­rían con la UE o so­los, por to­dos los me­dios, ese trá­fi­co hu­mano co­mo otras ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les. As­sel­horn, un so­cia­lis­ta de ese trián­gu­lo de la arro­gan­cia pri­vi­le­gia­da que es el Be­ne­lux, le in­te­rrum­pió pa­ra es­pe­tar­le que ellos ha­bían re­ci­bi­do a mu­chos ita­lia­nos por­que no po­dían dar de co­mer a sus hi­jos y man­dó «a la mier­da» al mi­nis­tro ita­liano. El en­torno del lu­xem­bur­gués, uno de esos in­can­sa­bles tri­bu­nos de la mo­ra­li­dad eu­ro­crá­ti­ca, se que­ja­ba ayer de que ha­bía si­do una tram­pa de Sal­vi­ni, que te­nía a su gen­te gra­ban­do la es­ce­na. Tam­bién ellos pa­re­cen creer que fue As­sel­horn quien que­da co­mo «la cha­ta».

Hay una te­rri­ble per­cep­ción de emer­gen­cia en to­dos aque­llos par­ti­dos eu­ro­peos que pre­ten­den con­ti­nuar sin va­riar el prin­ci­pio de que el fu­tu­ro de Europa es irre­mi­si­ble­men­te esa so­cie­dad mul­ti­cul­tu­ral que gus­te o no ha de im­po­ner­se allá don­de no se ha im­pues­to ya en el con­ti­nen­te. Están de­ci­di­dos a com­ba­tir to­da re­sis­ten­cia ideo­ló­gi­ca a es­te pro­ce­so co­mo una reac­ción ra­cis­ta y ex­tre­mis­ta. Sin em­bar­go, y pe­se a to­das es­tas des­ca­li­fi­ca­cio­nes, cre­ce sin ce­sar la co­rrien­te con­tra­ria, la que enar­bo­la co­mo idea fun­da­men­tal el men­sa­je del ya fa­lle­ci­do gran pen­sa­dor de la cien­cia po­lí­ti­ca que fue el ita­liano Gio­van­ni Sar­to­ri, que ad­vir­tió que la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad su­po­ne la vo­la­du­ra de la de­mo­cra­cia y su frac­cio­na­mien­to en gue­tos, co­mo ya se ve en las ciu­da­des de Europa oc­ci­den­tal. Es­te mo­vi­mien­to lla­ma a po­ner fin a la re­sig­na­ción. A lu­char por evi­tar que el fu­tu­ro de to­da Europa sea Bir­ming­ham o un «ban­lieue» francés. Go­za ca­da vez de ma­yor apo­yo po­pu­lar. Un son­deo del diario La Re­púb­bli­ca re­ve­la­ba ayer que el Go­bierno ita­liano se dis­pa­ra en apo­yo po­pu­lar. El pri­mer mi­nis­tro Cont­he y el pro­pio Sal­vi­ni dis­fru­tan de co­tas de po­pu­la­ri­dad de más del 60%. La Le­ga ca­si du­pli­ca su vo­to des­de las elec­cio­nes.

No es es­te son­deo el úni­co sus­to pa­ra los guar­dia­nes de la po­lí­ti­ca so­cial­de­mó­cra­ta eu­ro­pea. Tras Sue­cia lle­ga la ci­ta en Ba­vie­ra y allí se jue­gan bas­tan­te más. Por­que la CSU es­tá en es­ta­do de pá­ni­co. El par­ti­do bá­va­ro, que tie­ne ma­yo­rías ab­so­lu­tas prác­ti­ca­men­te des­de el fi­nal de la gue­rra, tie­ne un 35% en los son­deos. En 2013 aun sa­có el 47%. El elec­to­ra­do se fu­ga ha­cia la de­re­chis­ta AfD. La gen­te es­tá muy har­ta de mon­ser­gas, sean de As­sen­horn o Mer­kel, de po­lí­ti­cos que nun­ca su­fren las con­se­cuen­cias de sus de­ci­sio­nes y «postureos» mo­ra­les e ideo­ló­gi­cos. La po­bla­ción eu­ro­pea ha de­ja­do de es­tar dis­pues­ta a im­po­si­cio­nes ideo­ló­gi­cas contra de sus in­tere­ses. Quien no lo en­tien­da se­rá cas­ti­ga­do por la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.