«Hay in­di­cios de frau­de: Sán­chez de­be ir con ur­gen­cia al Par­la­men­to»

Ri­ve­ra exi­ge al pre­si­den­te del Go­bierno que re­suel­va en el Con­gre­so tres du­das so­bre su te­sis : ¿La es­cri­bió él?, ¿co­me­tió al­gún pla­gio? y ¿qué re­la­ción te­nía con los miem­bros del tri­bu­nal?

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ESPAÑA - Al­bert Ri­ve­ra JUAN FER­NÁN­DEZ-MI­RAN­DA EFE

La te­sis de Pe­dro Sán­chez ha caí­do co­mo un me­teo­ri­to en la vi­da pú­bli­ca es­pa­ño­la y ha des­co­lo­ca­do a to­dos los ac­to­res po­lí­ti­cos. El pre­si­den­te tra­ta de fre­nar­lo co­mo sea; su so­cio Pa­blo Igle­sias, pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, ha­ce una la­bor de fu­nam­bu­lis­mo po­lí­ti­co por­que sa­be que la in­fo­ma­ción des­ta­pa­da por ABC es un es­cán­da­lo; y el PP ha­ce opo­si­ción des­de la in­co­mo­di­dad de que se si­ga ha­blan­do de cues­tio­nes aca­dé­mi­cas con Pa­blo Ca­sa­do a la es­pe­ra de que el Tri­bu­nal Su­pre­mo se pro­nun­cie.

El que sa­le re­for­za­do es Ciu­da­da­nos. Fue Al­bert Ri­ve­ra quien sa­có de sus ca­si­llas a Sán­chez con el so­lo he­cho de pre­gun­tar­le por la te­sis en el Con­gre­so. Cons­cien­te de que es­tá lla­ma­do a li­de­rar la la­bor de opo­si­ción al Go­bierno en es­te pun­to, Ri­ve­ra denuncia el com­por­ta­mien­to del pre­si­den­te, exi­ge explicaciones y sa­le en de­fen­sa de los me­dios a los que se tra­ta de ame­dren­tar. —¿Qué le pa­re­ce que el pre­si­den­te del Go­bierno ame­na­ce a ABC y a otros me­dios con que­re­llas por in­for­mar so­bre su te­sis? —Lle­vo en po­lí­ti­ca más de una dé­ca­da y no ha­bía vis­to una co­sa se­me­jan­te. Só­lo lo ha­bía vis­to con las ame­na­zas de Pu­jol y al­gu­nas que­re­llas que pu­so, y que lue­go per­dió, con el te­ma del 3% y otros ca­sos de co­rrup­ción. Des­de en­ton­ces yo no re­cor­da­ba a un pre­si­den­te per­dien­do los pa­pe­les de es­ta ma­ne­ra. El Go­bierno ha­ce aguas em­pe­zan­do por su pre­si­den­te. Es­ta si­tua­ción es anó­ma­la. Sán­chez ha per­di­do los pa­pe­les y es­tá ame­na­zan­do: el otro día di­rec­ta­men­te me ame­na­zó a mí y a mi gru­po par­la­men­ta­rio y me di­jo «te vas a en­te­rar». Aho­ra le ha di­cho «te vas a en­te­rar» a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que se ha­cen eco de la du­das ra­zo­na­bles y de las po­si­bles irre­gu­la­ri­da­des de ese

po­si­ble frau­de en la Uni­ver­si­dad Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la.

—De mo­men­to ya he­mos con­se­gui­do que su te­sis sal­ga a la luz… —Ahí de­mues­tra por qué mu­chos pen­sa­mos que en esa te­sis pue­de ha­ber un frau­de. Y lo pen­sa­mos por­que ha es­ta­do ocul­ta du­ran­te mu­cho tiem­po, has­ta ayer li­te­ral­men­te. In­clu­so min­tió en se­de par­la­men­ta­ria di­cién­do­me a mí que yo men­tía y que la po­día con­sul­tar to­do el mun­do. Cuan­do uno ha­ce una te­sis doc­to­ral, y con un “cum lau­de” de no­ta, lo que sue­le ha­cer es pu­bli­car­la, ex­pli­car­la y uti­li­zar­la des­de el pun­to de vis­ta aca­dé­mi­co. Es muy sos­pe­cho­so. Hay in­di­cios de po­si­ble frau­de. —Pe­se a la re­sis­ten­cia del pre­si­den­te a ex­pli­car­se (só­lo lo ha he­cho en Fa­ce­book), las in­for­ma­cio­nes de ABC y de otros me­dios po­nen so­bre la me­sa se­rias du­das so­bre su cu­rrí­cu­lum aca­dé­mi­co. ¿Qué le pa­re­ce lo más gra­ve? —Hay tres pre­gun­tas por re­sol­ver y por eso pe­di­mos que Sán­chez va­ya al Par­la­men­to ur­gen­te­men­te, en vez de ame­na­zar a la pren­sa y a los gru­pos de la opo­si­ción. La pri­me­ra du­da es la au­to­ría: ¿la hi­zo él o se la hi­zo un «ne­gro»? Hay in­for­ma­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas so­bre que po­día ha­ber­la he­cho otra per­so­na. Se­gun­do: si hay pla­gio, co­mo di­ce ABC y otros me­dios, es muy gra­ve. Ha ha­bi­do di­mi­sio­nes po­lí­ti­cas, él mis­mo lo re­cor­da­ba en la tri­bu­na, en mu­chos paí­ses por pla­giar una te­sis doc­to­ral. Y ter­ce­ro: si hay trato de fa­vor en el tri­bu­nal, si hay una re­la­ción po­lí­ti­ca o per­so­nal con los que le eva­lua­ban. ¿Los que le pu­sie­ron “cum lau­de” te­nían una re­la­ción con Sán­chez? ¿Sí o no? To­das es­tas pre­gun­tas las tie­ne que re­sol­ver Sán­chez en una se­sión par­la­men­ta­ria ur­gen­te. Eso es de­mo­cra­cia. Y tie­nen de­re­cho los me­dios a sa­car in­for­ma­ción y no ser de­man­da­dos. Eso es lo nor­mal, lo que no es nor­mal es un pre­si­den­te ame­na­zan­do a la opo­si­ción y a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. —La se­ño­ra Ce­laá zan­jó el de­ba­te ayer di­cien­do que to­do es­tá ex­pli­ca­do… —El Go­bierno va a in­ten­tar ta­par to­das las du­das ra­zo­na­bles so­bre un po­si­ble frau­de en un tí­tu­lo pú­bli­co: ser doc­tor lo otor­ga el Es­ta­do y tie­ne unas con­di­cio­nes que se de­ben cumplir. He­mos vis­to có­mo ha aca­ba­do el ca­so Ci­fuen­tes, con impu­tacio­nes y su di­mi­sión. Cs em­pu­jó y pi­dió esa di­mi­sión. He­mos vis­to el ca­so Mon­tón, que pla­gió, y la de­mos­tra­ción, pe­rio­dís­ti­ca por cier­to, de eso ha pro­vo­ca­do su re­nun­cia co­mo mi­nis­tra. Si Ci­fuen­tes di­mi­tió, si Mon­tón di­mi­tió y si hay du­das ra­zo­na­bles en el ca­so de Sán­chez, ¿por qué no com­pa­re­ce si lo tie­ne to­do tan cla­ro y lo pue­de ex­pli­car de la «pe» a la «pa»? Hay otra co­sa que me pa­re­ce un po­co su­rrea­lis­ta: que Sán­chez so­me­ta su pro­pia te­sis a un soft­wa­re an­ti­pla­gio él mis­mo. Si us­ted ha di­cho la ver­dad y us­ted co­no­ce su te­sis de «pe» a «pa» con sus 300 o 400 páginas, lo que tie­ne que ha­cer es de­fen­der­las y ya es­tá. Pe­ro cuan­do él mis­mo y La Mon­cloa sa­len con un co­mu­ni­ca­do di­cien­do que lo han so­me­ti­do a un pro­gra­ma an­ti­pla­gio ya ge­ne­ra una sos­pe­cha. Hay mu­chas sos­pe­chas, la in­for­ma­ción pe­rio­dís­ti­ca es muy gra­ve. En cual­quier de­mo­cra­cia con cier­ta ma­du­rez el pre­si­den­te te­nía que ha­ber pe­di­do él la com­pa­re­cen­cia pa­ra aclarar to­do es­to. Se es­tá es­con­dien­do y tie­ne que dar la ca­ra. —Se­ría un es­cán­da­lo ma­yúscu­lo que el pre­si­den­te no com­pa­re­cie­ra en el Par­la­men­to. Es ca­si una asun­ción de cul­pa­bi­li­dad… —He­mos pe­di­do esa com­pa­re­cen­cia y me ale­gro de que el PP lo ha­ya apo­ya­do. El mar­tes se li­bra­rá otra ba­ta­lla en la Jun­ta de Por­ta­vo­ces y en la Me­sa. Va­mos a ver si a Sán­chez le sal­van sus so­cios To­rra, Igle­sias o Ru­fián, o si Sán­chez da la ca­ra, en vez de dar la es­pal­da a los es­pa­ño­les. Ha men­ti­do en es­ta le­gis­la­tu­ra en co­sas muy gra­ves: em­pe­zó di­cien­do que iba a con­vo­car elec­cio­nes in­me­dia­ta­men­te y es­tá en­ro­ca­do a la si­lla. Es­tá po­nien­do el in­te­rés per­so­nal por se­guir en el si­llón a cual­quier pre­cio por de­lan­te de los in­tere­ses de Es­pa­ña, ya sea en Ca­ta­lu­ña con el se­pa­ra­tis­mo o con la trans­pa­ren­cia uni­ver­si­ta­ria.

«El Go­bierno ha­ce agua. Lo que no es nor­mal es un pre­si­den­te ame­na­zan­do» «Si Ci­fuen­tes y Mon­tón di­mi­tie­ron, ¿por qué no com­pa­re­ce si lo tie­ne tan cla­ro? No es una cues­tión per­so­nal: es un tí­tu­lo pú­bli­co» «Sán­chez se equi­vo­ca de alia­dos, es in­ca­paz de de­fen­der al Es­ta­do»

—El Go­bierno ha­bla de aco­so per­so­nal al pre­si­den­te… —No es una cues­tión per­so­nal, él quie­re lle­var­lo a la in­ti­mi­dad y no es per­so­nal, es un tí­tu­lo pú­bli­co y es una ley que ha pre­sen­ta­do Ciu­da­da­nos que la es­tá ve­tan­do es­te pre­si­den­te. —Ce­laá le acu­só de sal­tar­se el reglamento al in­tro­du­cir la cues­tión de la te­sis en la pre­gun­ta par­la­men­ta­ria. —Tam­po­co me ha­bía pa­sa­do nun­ca ver a un pre­si­den­te que­ján­do­se de que le ha­gas una pre­gun­ta. Es ver­dad que re­gla­men­ta­ria­men­te hay que po­ner un tex­to, un es­cri­to. De he­cho, Pa­blo Ca­sa­do uti­li­zó esa fór­mu­la que a ve­ces yo, y otros por­ta­vo­ces, he­mos uti­li­za­do: ¿qué opi­na us­ted de la ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca? Yo ha­bía con­cre­ta­do so­bre Ca­ta­lu­ña, pe­ro es­ta­re­mos de acuer­do que si por el ca­mino di­mi­te la se­ño­ra Mon­tón por pla­gio y se ve­ta la ley de Uni­ver­si­da­des de Ciu­da­da­nos en 24 ho­ras to­do el mun­do en­tien­de que eso es la ac­tua­li­dad y eso es lo que pri­ma. In­sis­to, fue ra­ro ver al pre­si­den­te que­ján­do­se de no que­rer res­pon­der a una pre­gun­ta en se­sión de con­trol. Yo la he cam­bia­do to­tal o par­cial­men­te por ac­tua­li­dad o por cir­cuns­tan­cias, o du­ran­te el de­ba­te se de­ri­va la pre­gun­ta en otras co­sas, tan­to con Ra­joy co­mo con Sán­chez. Y lo he he­cho tam­bién en el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña con Artur Mas o con Mon­ti­lla y nun­ca me he en­con­tra­do a nin­gún pre­si­den­te que se que­je de que le ha­gas una pre­gun­ta. Igual que yo ten­go de­re­cho a ha­cer una pre­gun­ta, tú tie­nes de­re­cho a con­tes­tar lo que te pa­rez­ca. Me pa­re­ce un po­co ab­sur­do. To­dos los es­pa­ño­les lo vie­ron y no creo que nin­gún es­pa­ñol me­dio pien­se que el pre­si­den­te no de­ba con­tes­tar, o que no le pue­das for­mu­lar la pre­gun­ta. —Al fi­nal, sus so­cios (Po­de­mos, ERC, PNV y PDECat) se­rán quie­nes ha­gan que com­pa­rez­ca o no en el Con­gre­so. —Sán­chez se equi­vo­ca de alia­dos y de ad­ver­sa­rios. No so­mos Cs y el PP, es el se­pa­ra­tis­mo. Es una irres­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca. Sán­chez es ca­paz de no in­mu­tar­se si To­rra di­ce que desaca­ta sen­ten­cias, pe­ro co­mo le pre­gun­tes por una te­sis y una ley ve­ta­da, te di­ce «te vas a en­te­rar». Es in­ca­paz de de­fen­der al Es­ta­do.

Ri­ve­ra, ayer en un ac­to de la pla­ta­for­ma Es­pa­ña Ciu­da­da­na en Bar­ce­lo­na en de­fen­sa de la neu­tra­li­dad del es­pa­cio pú­bli­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.