La in­mi­gra­ción da alas a la de­re­cha ra­di­cal y po­ne en ja­que a Europa

Los bue­nos re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por es­tas for­ma­cio­nes frac­tu­ran al Par­ti­do Po­pu­lar Eu­ro­peo

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - INTERNACIONAL - EN­RI­QUE SERBETO CO­RRES­PON­SAL EN BRU­SE­LAS

La cri­sis de la in­mi­gra­ción es sin du­da el pro­ble­ma más im­por­tan­te pa­ra la Unión Eu­ro­pea. El Par­la­men­to Eu­ro­peo ha pues­to en mar­cha por pri­me­ra vez el me­ca­nis­mo de san­cio­nes, con­cen­tra­do en el ar­tícu­lo 7 de los Tra­ta­dos, contra un país co­mo Hun­gría por ne­gar­se a re­ci­bir re­fu­gia­dos; los mi­nis­tros de Lu­xem­bur­go e Ita­lia se han lle­ga­do a in­sul­tar a vi­va voz en una reunión del Con­se­jo y los son­deos pre­vén que en las elec­cio­nes europeas los par­ti­dos ra­di­ca­les de de­re­cha re­co­ge­rán los vo­tos de una par­te ca­da vez más re­le­van­te de las so­cie­da­des europeas que con­tem­pla con in­quie­tud el fu­tu­ro.

La cues­tión cho­ca con los prin­ci­pios bá­si­cos de la fun­da­ción de Europa, o tal vez con la in­ter­pre­ta­ción acu­mu­la­ti­va que se ha he­cho de los mis­mos a lo lar­go de los úl­ti­mos se­ten­ta años. De una ma­ne­ra o de otra, la cues­tión se ha pues­to so­bre la me­sa y va a de­ci­dir a cor­to pla­zo el fu­tu­ro de Europa.

Es di­fí­cil iden­ti­fi­car el au­ge de es­te ti­po de par­ti­dos ni con la his­to­ria de ca­da país ni con la si­tua­ción más o me­nos afec­ta­da por la vio­len­ta cri­sis eco­nó­mi­ca. En Gre­cia, el país don­de tal vez más se­ve­ras han si­do las con­se­cuen­cias del hun­di­mien­to de la eco­no­mía, no ha ha­bi­do pro­ble­mas sen­si­bles con los re­fu­gia­dos. Sin em­bar­go, en Ale­ma­nia, una eco­no­mía que ha atra­ve­sa­do con hol­gu­ra el pe­rio­do en el que la ma­yo­ría de sus so­cios se te­nían que apre­tar el cin­tu­rón, la emer­gen­cia de «Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia» (AfD) se per­ci­be co­mo la prin­ci­pal amenaza pa­ra un pa­no­ra­ma po­lí­ti­co que du­ra­ba des­de el fin de la gue­rra. En Fran­cia, país cen­tral y fun­da­dor de la UE, el an­ti­guo Fren­te Na­cio­nal flir­tea con su sa­li­da de la UE. En fin, has­ta en los apa­ci­bles paí­ses nór­di­cos, pa­raí­so acau­da­la­do de la so­cial­de­mo­cra­cia, emer­gen fuer­zas que desafían al cen­tro de­re­cha tra­di­cio­nal. La si­tua­ción que se ha vis­to en mu­chos paí­ses, co­mo Ho­lan­da o Austria, don­de ha si­do ne­ce­sa­rio con­tar con es­tas for­ma­cio­nes pa­ra lo­grar un Go­bierno es­ta­ble, pue­de dar­se en las elec­cio­nes europeas de ma­yo del año que viene. Ac­tual­men­te, los eu­ro­dipu­tados que pue­den en­cua­drar­se en mo­vi­mien­tos cla­ra­men­te na­cio­na­lis­tas o ra­di­ca­les de de­re­cha su­ma­rían cer­ca de 170 es­ca­ños, bas­tan­te cer­ca de los 191 de los so­cia­lis­tas. Mu­chos se pre­gun­tan aho­ra qué pa­sa­ría si ade­más un par­ti­do co­mo el del hún­ga­ro Vik­tor Or­ban, Fi­desz, de­ci­die­ra dar el pa­so y aban­do­nar el gru­po Po­pu­lar, co­mo le ha su­ge­ri­do Ch­ris­tian Stra­che, vi­ce­can­ci­ller aus­tria­co y líder del Par­ti­do Li­be­ral (FPÖ).

Elec­cio­nes en Ba­vie­ra

La cla­ve en es­te pro­ce­so pue­de em­pe­zar a en­tre­ver­se en las elec­cio­nes de es­te 14 oc­tu­bre en el es­ta­do Li­bre de Ba­vie­ra, don­de un par­ti­do co­mo la Unión Cris­tia­no­de­mó­cra­ta (CSU) ha ga­na­do siem­pre por ma­yo­ría ab­so­lu­ta des­de ha­ce más de cin­cuen­ta años y aho­ra es­pe­ra ga­nar pe­ro con un es­cue­to –pa­ra sus re­gis­tros ha­bi­tua­les– 35%, pa­ra be­ne­fi­cio de AfD, que no te­nía nin­gu­na in­fluen­cia en es­ta re­gión. Y en es­te ca­so, si al­go se le re­pro­cha al líder sa­lien­te de la CSU y ac­tual mi­nis­tro del In­te­rior fe­de­ral, Horst Seeho­fer, ha si­do pre­ci­sa­men­te ha­ber si­do más ra­di­cal, in­clu­so «po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to» en sus crí­ti­cas a la po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas en ma­te­ria de in­mi­gra­ción.

El re­sul­ta­do en Ba­vie­ra ten­drá sin du­da re­per­cu­sio­nes en la po­lí­ti­ca ale­ma­na, por­que obli­ga­rá se­gu­ra­men­te a los de­mo­cris­tia­nos a te­ner que pac­tar tam­bién en Mu­nich con los so­cial­de­mó­cra­tas, pa­ra no te­ner que ha­cer­lo con AfD, lo que con­ta­mi­na­ría la po­lí­ti­ca a es­ca­la fe­de­ral.

El vo­to del pa­sa­do pleno de Es­tras­bur­go en el que se apro­bó la pues­ta en mar­cha del ar­tícu­lo 7 pa­ra san­cio­nar a Hun­gría pue­de con­si­de­rar­se tam­bién co­mo un pri­mer pul­so en­tre las ins­ti­tu­cio­nes europeas y los Es­ta­dos na­cio­na­les, cu­ya pre­va­len­cia ab­so­lu­ta de­fien­den es­tas fuer­zas de de­re­cha ra­di­cal.

El pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean-Clau­de Junc­ker, qui­so dis­tin­guir en su dis­cur­so so­bre el es­ta­do de la Unión en­tre na­cio­na­lis­mo y pa­trio­tis­mo, el pri­me­ro ex­clu­yen­te y per­ni­cio­so, «que de­tes­ta al di­fe­ren­te, que so­lo bus­can cul­pa­bles en vez de bus­car so­lu­cio­nes que nos per­mi­tan vi­vir me­jor jun­tos», mien­tras ala­ba­ba «un pa­trio­tis­mo ilus­tra­do na­cio­nal y eu­ro­peo, que no se ex­clu­yen uno a otro». Na­tu­ral­men­te, cho­ca­ba con el dis­cur­so de Or­ban, pro­nun­cia­do la vís­pe­ra y que con­cluía con una ape­la­ción al pa­trio­tis­mo de una Hun­gría «que se­gui­rá de­fen­dien­do sus fron­te­ras». Hu­bo un día en que Junc­ker aún bro­mea­ba lla­mán­do­lo «mi ami­go dik­ta­tor».

ABC

Ma­ni­fes­tan­tes par­ti­ci­pan en una pro­tes­ta del par­ti­do AfD en Kot­hen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.