Cór­do­ba acu­di­rá al Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra arre­ba­tar la Mez­qui­ta a la Igle­sia

El do­cu­men­to en­car­ga­do por el Ayun­ta­mien­to de Cór­do­ba (PSOE e IU) a ex­per­tos afi­nes afir­ma que la ins­ti­tu­ción ecle­siás­ti­ca no tie­ne tí­tu­los vá­li­dos

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - SOCIEDAD - RA­FAEL A. AGUI­LAR CÓR­DO­BA

La Mez­qui­ta-Ca­te­dral de Cór­do­ba no per­te­ne­ce a la Igle­sia por­que la ins­ti­tu­ción re­li­gio­sa la ins­cri­bió a su nom­bre en 2006 sin nin­gún tí­tu­lo vá­li­do que acre­di­ta­ra su pro­pie­dad. Esa es la prin­ci­pal con­clu­sión del in­for­me de un co­mi­té de ex­per­tos nom­bra­do por el Ayun­ta­mien­to de Cór­do­ba pa­ra po­ner en du­da la ti­tu­la­ri­dad del tem­plo. El co­mi­té se nom­bró en ju­nio del año pa­sa­do y lo pre­si­de el ex­di­rec­tor ge­ne­ral de la Unes­co Fe­de­ri­co Ma­yor Za­ra­go­za. Pe­ro en sus ini­cios for­mó par­te de él la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, Car­men Cal­vo, has­ta su in­cor­po­ra­ción al ga­bi­ne­te de Pe­dro Sán­chez.

«El aná­li­sis his­tó­ri­co, rea­li­za­do por es­ta co­mi­sión, de­mues­tra que la Igle­sia Ca­tó­li­ca no tie­ne ni pue­de te­ner tí­tu­lo de pro­pie­dad al­guno so­bre la Mez­qui­ta-Ca­te­dral. A pe­sar de ello, el Obis­pa­do de Cór­do­ba in­ma­tri­cu­ló a su nom­bre la “San­ta Igle­sia Ca­te­dral” de Cór­do­ba en fe­bre­ro de 2006 mer­ced a una mo­di­fi­ca­ción rea­li­za­da en sep­tiem­bre de 1998 en la Ley Hi­po­te­ca­ria, por la que se re­cu­pe­ra­ba la con­si­de­ra­ción de fe­da­ta­rios pú­bli­cos que los obis­pos ha­bían te­ni­do en la ley hi­po­te­ca­ria fran­quis­ta», sos­tie­ne el do­cu­men­to, pre­sen­ta­do ayer en el Con­sis­to­rio cor­do­bés por su al­cal­de­sa, la so­cia­lis­ta Isa­bel Am­bro­sio, y Ma­yor Za­ra­go­za. A juicio de los re­dac­to­res del in­for­me, el Ca­bil­do ca­te­dra­li­cio no po­see tí­tu­los de pro­pie­dad y por ello creen que «el Ayun­ta­mien­to tie­ne le­gi­ti­mi­dad pa­ra ac­tuar en contra de la in­ma­tri­cu­la­ción en cumplimiento de su de­ber institucional de de­fen­sa de un bien pú­bli­co en el ám­bi­to del mu­ni­ci­pio, con­si­de­ran­do ade­más que se han le­sio­na­do los in­tere­ses ge­ne­ra­les de la ciu­da­da­nía cor­do­be­sa».

Ma­yor Za­ra­go­za y la re­gi­do­ra cor­do­be­sa in­sis­tie­ron ayer en que el ob­je­ti­vo a to­da cos­ta es «re­ver­tir» la si­tua­ción ac­tual de la pro­pie­dad del edi­fi­cio re­li­gio­so, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co en 1984. ¿Có­mo lo in­ten­ta­rán? Por las dos vías que pro­po­ne el in­for­me de los ex­per­tos, que el Ayun­ta­mien­to ha­ce pú­bli­co tras me­ses de se­cre­tis­mo y con un re­tra­so de más de me­dio año so­bre la fe­cha pre­vis­ta cuan­do lo en­car­gó. La pri­me­ra op­ción que fi­ja el tex­to es «re­ca­bar los apo­yos par­la­men­ta­rios ne­ce­sa­rios» pa­ra acu­dir al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra plan­tear un re­cur­so de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad y «anu­lar la ins­crip­ción de la San­ta Igle­sia Ca­te­dral a nom­bre de la Igle­sia y de­fen­der la pro­pie­dad pú­bli­ca de la Mez­qui­ta-Ca­te­dral». Es­ta idea se da de bru­ces con tres in­for­mes pre­vios que acre­di­tan la le­ga­li­dad con la que se pro­du­jo la in­ma­tri­cu­la­ción del in­mue­ble en 2006. El pri­me­ro lo emi­tió Pa­tri­mo­nio

del Es­ta­do el 11 de abril de 2014 en res­pues­ta a un ciu­da­dano que in­ter­pu­so una denuncia con el ar­gu­men­to de que la Igle­sia es­ta­ba «usur­pan­do» la Mez­qui­ta-Ca­te­dral: «El in­mue­ble en cues­tión ha te­ni­do un úni­co ti­tu­lar ca­tas­tral: el Obis­pa­do de Cór­do­ba», de­fen­día el do­cu­men­to.

Más le­jos va el se­gun­do in­for­me que mer­ma las po­si­bi­li­da­des de que pros­pe­re la re­cla­ma­ción an­te el Cons­ti­tu­cio­nal: lo fir­ma la Abo­ga­cía del Es­ta­do y asegura que «la con­di­ción de bien de Pa­tri­mo­nio His­tó­ri­co no es óbi­ce pa­ra que pue­da ser un bien de pro­pie­dad pri­va­da, en es­te ca­so de la Igle­sia Ca­tó­li­ca». La puntilla la da la ase­so­ría ju­rí­di­ca del Es­ta­do, que en otro in­for­me re­cuer­da que «no exis­tió pronunciamiento del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal» acer­ca de la Ley Hi­po­te­ca­ria vi­gen­te en 2006 que per­mi­tía a los obis­pos ejer­cer de fe­da­ta­rio pú­bli­co y re­gis­trar bie­nes de la Igle­sia. Cier­to es que en 2014, y ya con Ra­joy co­mo pre­si­den­te del Go­bierno, se pro­du­jo una re­for­ma le­gis­la­ti­va que qui­ta­ba la ci­ta­da pre­rro­ga­ti­va a los pre­la­dos, pe­ro no con ca­rác­ter re­tro­ac­ti­vo. Aún así, las con­clu­sio­nes del co­mi­té de ex­per­tos re­clu­ta­dos por el Ayun­ta­mien­to de Cór­do­ba sigue erre que erre: «La Igle­sia no es pro­pie­ta­ria del con­jun­to de la Mez­qui­ta-Ca­te­dral ni tie­ne tí­tu­lo vá­li­do de pro­pie­dad, por lo que la in­ma­tri­cu­la­ción a su nom­bre no de­bió pro­du­cir­se y no tie­ne va­li­dez ju­rí­di­ca».

Un plan «b»

La co­mi­sión pre­si­di­da por Ma­yor Za­ra­go­za tie­ne un plan b en el ca­so de que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal no sea fa­vo­ra­ble a sus in­tere­ses. «En­ton­ces, el Ayun­ta­mien­to po­dría in­ten­tar ha­cer uso de los tri­bu­na­les or­di­na­rios, en un pro­ce­di­mien­to más com­ple­jo da­do que la ins­ti­tu­ción mu­ni­ci­pal no de­be re­cla­mar la pro­pie­dad del bien ya que, al igual que ocu­rre con la Igle­sia, tam­po­co tie­ne po­si­bi­li­da­des de de­mos­trar di­cha pro­pie­dad». La me­ta es que el tem­plo sea pú­bli­co y que su ges­tión se or­ga­ni­ce a tra­vés de un pa­tro­na­to en el que es­tén re­pre­sen­ta­das las ad­mi­nis­tra­cio­nes y cu­yo li­de­raz­go co­rres­pon­da a la Jun­ta de An­da­lu­cía. La pro­pia al­cal­de­sa no acla­ró si el Con­sis­to­rio acu­di­rá a los tri­bu­na­les. «Hoy es un día pa­ra es­tu­diar el in­for­me de la co­mi­sión, no pa­ra to­mar de­ci­sio­nes», se ex­cu­só, sa­be­do­ra de que el re­co­rri­do de una ac­ción le­gal que par­ta de la ins­ti­tu­ción mu­ni­ci­pal tie­ne un fu­tu­ro más que in­cier­to. Un pronunciamiento ofi­cial de la Ase­so­ría Ju­rí­di­ca del Ayun­ta­mien­to de Cór­do­ba es cla­ro en es­te sen­ti­do: la cor­po­ra­ción no pue­de re­cla­mar que la Mez­qui­ta-Ca­te­dral sea pú­bli­ca an­te el juez por­que, sim­ple­men­te, nun­ca ha si­do su pro­pie­ta­rio. Ade­más, el Con­sis­to­rio cor­do­bés in­cu­rri­ría en otra con­tra­dic­ción: el pa­sa­do agos­to pro­rro­gó un convenio con el Ca­bil­do ca­te­dra­li­cio pa­ra la or­ga­ni­za­ción de las vi­si­tas noc­tur­nas en el tem­plo dio­ce­sano, y en ese tex­to que fir­mó la re­gi­do­ra ve­nía es­cri­to que el ti­tu­lar del in­mue­ble es la ins­ti­tu­ción ecle­siás­ti­ca.

La do­na­ción de Fernando III

Pe­ro la co­mi­sión, de la que for­mó par­te Car­men Cal­vo has­ta que la fi­chó Pe­dro Sán­chez pa­ra su Go­bierno, nie­ga la ma­yor. En una ex­ten­sa ex­po­si­ción his­tó­ri­ca del edi­fi­cio se em­pe­ña en de­mos­trar que su ca­rác­ter pú­bli­co ha es­ta­do siem­pre por en­ci­ma del uso re­li­gio­so, al que no ten­dría que re­nun­ciar aun­que la Igle­sia de­ja­se de ser due­ña.

El do­cu­men­to se re­tro­trae a los orí­ge­nes de la Ca­te­dral: «Hay nu­me­ro­sos in­di­cios que nos llevan a pen­sar que no se pro­du­jo do­na­ción de pro­pie­dad por par­te de Fernando III (...) exis­tien­do ade­más prue­bas his­tó­ri­cas claras fe­cha­das en­tre los si­glos XIII y XVIII de que al me­nos par­te del con­jun­to fue de la Co­ro­na».

Vis­ta del cuer­po prin­ci­pal de la Mez­qui­ta­Ca­te­dral des­de la to­rre del con­jun­to re­li­gio­so

El in­for­me nie­ga la do­na­ción de la Co­ro­na en el si­glo XIII

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.