Co­pér­ni­co, así es la ins­ti­tu­ción eu­ro­pea que mo­ni­to­ri­za los desas­tres cli­má­ti­cos

El pro­gra­ma de ob­ser­va­ción de la Tie­rra más am­bi­cio­so de la his­to­ria pre­pa­ra a Eu­ro­pa pa­ra adap­tar­se a los cam­bios cli­má­ti­cos que vie­nen

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ABC 2 - ISA­BEL MI­RAN­DA GRAINAU (ALE­MA­NIA)

El pro­gra­ma de ob­ser­va­ción más am­bi­cio­so de la his­to­ria es­tá ayu­dan­do a Eu­ro­pa a adap­tar­se al cam­bio cli­má­ti­co.

«Es­to es co­mo una na­ve es­pa­cial. No hay na­die, so­lo apa­ra­tos». A ca­si 3.000 me­tros de al­tu­ra, el cien­tí­fi­co Till Rehm re­su­me el fun­cio­na­mien­to del ob­ser­va­to­rio me­teo­ro­ló­gi­co de Zugs­pit­ze, ins­ta­la­do en un an­ti­guo ho­tel en la mon­ta­ña más al­ta de Ale­ma­nia. La es­tan­cia que ocu­pa­ba la ca­fe­te­ría hoy es­tá co­pa­da por sis­te­mas elec­tró­ni­cos. En la te­rra­za don­de sus in­qui­li­nos dis­fru­ta­ban del pai­sa­je y, po­si­ble­men­te, del ta­ba­co, hoy es­tá prohi­bi­do fu­mar por si al­te­ra las me­di­cio­nes de los equi­pos ins­ta­la­dos en pri­me­ra lí­nea de vis­tas. «La con­ta­mi­na­ción que me­di­mos aquí es re­pre­sen­ta­ti­va pa­ra to­da Eu­ro­pa», di­ce Rehm.

La es­ta­ción, di­ri­gi­da por el Ser­vi­cio Me­teo­ro­ló­gi­co Ale­mán, for­ma par­te de la red de Co­pér­ni­co, el pro­gra­ma eu­ro­peo de ob­ser­va­ción de la Tie­rra que abar­ca des­de la at­mós­fe­ra has­ta los ma­res. Se nu­tre de los da­tos de es­ta­cio­nes co­mo la ale­ma­na, pe­ro tam­bién de otras me­di­cio­nes in si­tu y de seis sa­té­li­tes «cen­ti­ne­la». Con to­dos es­tos da­tos, so­lo el año pa­sa­do Co­pér­ni­co dis­tri­bu­yó 42 pe­taby­tes de in­for­ma­ción. Es de­cir, que si ca­da es­tre­lla de la Vïa Lác­tea re­pre­sen­ta­ra un by­te de in­for­ma­ción, se re­que­ri­rían 210.000 ga­la­xias pa­ra equi­pa­rar el vo­lu­men de da­tos.

«En am­bi­ción y cohe­ren­cia Co­pér­ni­co es úni­co en el mun­do», di­ce Hu­go Zun­ker, res­pon­sa­ble de Po­lí­ti­cas del pro­gra­ma en la Co­mi­sión Eu­ro­pea. To­da su in­for­ma­ción se ofre­ce de manera gra­tui­ta por­que ya no se tra­ta so­lo de ob­ser­var el cli­ma, sino de que se apli­quen me­di­das po­lí­ti­cas y de que las em­pre­sas sean ca­pa­ces de adap­tar­se al cam­bio que vie­ne.

Con un pre­su­pues­to de 4.300 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra 2014-2020, hoy Co­pér­ni­co es ca­paz de ofre­cer da­tos pa­ra la ges­tión de los cul­ti­vos, de los ma­res o de la at­mós­fe­ra. Tam­bién so­bre cam­bio cli­má­ti­co, se­gu­ri­dad o ges­tión de ca­tás­tro­fes. El pa­sa­do miér­co­les, la Unión Eu­ro­pea ac­ti­vó es­te úl­ti­mo ser­vi­cio pa­ra ayu­dar a Es­pa­ña a ha­cer fren­te a las inun­da­cio­nes de Sant Llo­re­nç des Car­das­sar (Ma­llor­ca). Los ma­pas sa­te­li­ta­les mos­tra­ban las áreas inun­da­das, los edi­fi­cios o las ca­rre­te­ras y puen­tes afec­ta­dos pa­ra que las au­to­ri­da­des pu­die­ran or­ga­ni­zar me­jor las la­bo­res de res­ca­te y reha­bi­li­ta­ción. An­tes lo ha­bían he­cho con el te­rre­mo­to de Pa­lu (Indonesia) o con el hu­ra­cán Mi­chael que ha afec­ta­do a EE.UU.

En bus­ca de opor­tu­ni­da­des

En to­tal, el pro­gra­ma ofre­ce ca­si 750 ser­vi­cios in­for­ma­ti­vos di­fe­ren­tes. «Que­re­mos lle­gar a ser mains­tream», cuen­ta Car­lo Buo­tem­po, que tra­ba­ja en el Ser­vi­cio de Cam­bio Cli­má­ti­co (C3S) y re­cal­ca las po­si­bles apli­ca­cio­nes de to­dos los da­tos ge­ne­ra­dos por Co­pér­ni­co. Es­ta se­ma­na se­ma­na, el gru­po de cien­tí­fi­cos ase­so­res de la ONU pa­ra el cam­bio cli­má­ti­co (IPCC) lla­ma­ba a to­mar ac­cio­nes rá­pi­das, de am­plio al­can­ce y «sin pre­ce­den­tes» pa­ra evi­tar lle­gar a los 2º de ca­len­ta­mien­to glo­bal an­tes de fin de si­glo. Si na­da cam­bia, el mun­do al­can­za­rá un ca­len­ta­mien­to de

1,5º so­bre los ni­ve­les de la épo­ca prein­dus­trial en­tre 2030 y 2052.

Por ello, la adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co es el si­guien­te pa­so y al­gu­nas em­pre­sas han em­pe­za­do a ver el po­ten­cial del big da­ta de Co­pér­ni­co. En Es­pa­ña, Vor­tex uti­li­za es­tos da­tos (y su aná­li­sis) pa­ra en­con­trar la ubi­ca­ción óp­ti­ma en pro­yec­tos de ener­gía re­no­va­ble co­mo par­ques eó­li­cos, tan­to actuales co­mo fu­tu­ros. En Ita­lia, la con­sul­to­ra GECO­sis­te­ma ayu­da a la Au­to­ri­dad de Riego y Re­cla­ma­ción de Tie­rras de Ro­mag­na a ha­cer pro­yec­cio­nes so­bre el su­mi­nis­tro fu­tu­ro de agua dis­po­ni­ble pa­ra los cul­ti­vos. Pe­ro tam­bién ya hay bo­de­gas que quie­ren pre­ver los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co en la ca­li­dad de sus vi­nos; em­pre­sas que eli­gen la ubi­ca­ción de sus al­ma­ce­nes se­gún la ra­dia­ción so­lar o ase­gu­ra­do­ras que cal­cu­lan las pó­li­zas es­tu­dian­do el his­tó­ri­co de tor­men­tas y el in­mi­nen­te ries­go de desas­tres na­tu­ra­les. Co­pér­ni­co se ha uti­li­za­do pa­ra es­tu­diar ru­tas co­mer­cia­les por el Ártico, la es­ti­ma­ción de ban­cos de pe­ces o el mo­men­to más ade­cua­do pa­ra la siem­bra.

Del Ser­vi­cio de Mo­ni­to­ri­za­ción At­mos­fé­ri­ca sa­len, por su par­te, em­pre­sas co­mo Pasy­fo, que en­vía men­sa­jes que in­di­can si hoy le van a llo­rar los ojos al com­bi­nar los da­tos de po­len con el ni­vel de aler­gia per­so­na­li­za­da de ca­da usua­rio; o Ri­ga Air­text, que man­da aler­tas dia­rias al mó­vil so­bre la con­ta­mi­na­ción de las áreas en las que se mue­ven los le­to­nes.

Re­tri­bu­ción

Se­gún los cálcu­los de la Unión Eu­ro­pea, en­tre 2017 y 2035 el pro­gra­ma po­dría re­ver­tir en be­ne­fi­cios de 131.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra los eu­ro­peos, en su ma­yo­ría pa­ra em­pre­sas pri­va­das, y se ge­ne­ra­rán has­ta 4.000 em­pleos al año. «Te­ne­mos ra­zo­nes pa­ra ser op­ti­mis­tas», di­ce Jean-Noël Thé­paut, je­fe del Ser­vi­cio de Cam­bio Cli­má­ti­co, al ser pre­gun­ta­do por el fu­tu­ro del pro­gra­ma. Por ca­da eu­ro que se ha in­ver­ti­do se pro­du­cen unos cin­co eu­ros y la ex­pec­ta­ti­va es que en el pró­xi­mo pre­su­pues­to eu­ro­peo les do­ten con 5.800 mi­llo­nes de eu­ros más has­ta 2027.

Mien­tras, en el ob­ser­va­to­rio ubi­ca­do en la pri­me­ra mon­ta­ña de los Al­pes ale­ma­nes, los tres cien­tí­fi­cos que lo cus­to­dian si­guen con las me­di­cio­nes que se in­te­gra­rán en Co­pér­ni­co. Pe­ro, al igual que el res­to del pro­gra­ma, es­tán abier­tos a co­la­bo­ra­cio­nes. «Una vez tu­vi­mos un equi­po de cien­tí­fi­cos que co­mo no po­dían su­bir a es­tu­diar las nu­bes, de­ci­die­ron es­pe­rar a que las nu­bes lle­ga­ran a ellos». Eli­gie­ron Zugs­pit­ze. Y en el ob­ser­va­to­rio in­tu­yen que no se­rán los úl­ti­mos.

Téc­ni­cos vien­do ma­pas de ries­go

Cen­tro Eu­ro­peo de Pre­vi­sio­nes Me­teo­ro­ló­gi­cas, par­te de Co­pér­ni­co

A la izq., uno de los ma­pas sa­te­li­ta­les apor­ta­do pa­ra ayu­dar en ca­tás­tro­fes

I. MI­RAN­DA

El ob­ser­va­to­rio di­ri­gi­do por el Ser­vi­cio Me­teo­ro­ló­gi­co Ale­mán y ubi­ca­do en Zugs­pit­ze que to­ma da­tos so­bre con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.