«OKU­PA» EN PA­LA­CIO

Nues­tro «oku­pa», no sa­tis­fe­cho con ocu­par La Mon­cloa, qui­so ha­cer­lo en el Pa­la­cio Real

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - OPINIÓN - AN­TO­NIO BUR­GOS

NO quie­ro apun­tar­me el tan­to ni alar­dear, pe­ro me pa­re­ce que fui de los pri­me­ros en de­cir que Sán­chez no era el pre­si­den­te del Go­bierno sino el «oku­pa» de La Mon­cloa, por una tris­te ca­ram­bo­la del des­tino y sin pa­sar por las ur­nas, con la co­la­bo­ra­ción de los po­cos arres­tos de Ra­joy. Y si al­guien lo di­jo an­tes, re­ti­ro lo di­cho y me en­can­ta­ría po­der ci­tar la au­to­ría del ha­llaz­go, en ca­so de que no fue­se servidor el pri­me­ro en cru­zar la lí­nea de me­ta de lla­mar a las co­sas por su nom­bre y por su la­men­ta­ble fun­ción a los que pac­tan con los que quie­ren des­truir a Es­pa­ña con tal de po­der an­dar que voy y que ven­go en he­li­cóp­te­ros y avio­nes ofi­cia­les, a mer­ced de Po­de­mos. La gen­te, que no es ton­ta, la fa­mo­sa «gen­te» que tan­to men­ta­ba an­tes Po­de­mos y que ca­da vez ci­ta me­nos con­for­me el «oku­pa» de La Mon­cloa los ha he­cho vir­tua­les vi­ce­pre­si­den­tes del Go­bierno; la gen­te, de­cía, le co­rea­ba lo de «oku­pa» co­mo el más so­no­ro de los pi­ro­pos cuan­do echó pie a tie­rra en La Cas­te­lla­na pa­ra asis­tir al des­fi­le mi­li­tar (sí, he di­cho «mi­li­tar», ¿passs­sa al­go?) de la Fies­ta Na­cio­nal. Por ahí em­pe­zó a ex­tra­ñar­me la co­sa: que el «oku­pa» de La Mon­cloa lle­ga­ra a la tri­bu­na de au­to­ri­da­des en co­che (ofi­cial, na­tu­ral­men­te) y no en un he­li­cóp­te­ro con lo de «Reino de Es­pa­ña» o «Fuer­za Aé­rea Es­pa­ño­la» pin­ta­do en su fu­se­la­je, que hu­bie­ra si­do lo su­yo. Pre­su­mió lue­go de que al lle­gar al des­fi­le lo ha­bían abu­chea­do co­mo a Gon­zá­lez y a Za­pa­te­ro, ¿se­rá por pre­su­mir? Pe­ro a nin­guno de sus dos an­te­ce­so­res les di­je­ron a gri­tos su con­di­ción de «oku­pa», ni mu­cho me­nos le re­cla­ma­ron que con­vo­ca­ra elec­cio­nes, por­que las ha­bían ga­na­do, y Gon­zá­lez por his­tó­ri­ca ma­yo­ría ab­so­lu­ta.

Co­mo el gas, el «oku­pa» en ge­ne­ral y el nues­tro en par­ti­cu­lar tra­ta siem­pre de ex­pan­dir­se y de lle­nar cual­quier va­cío. Así le ocu­rrió al nues­tro, un ser pe­li­gro­so y des­truc­tor de Es­pa­ña, pe­ro que, quie­ras o no, es nues­tro «oku­pa» y es­to es lo hay, Ga­ri­bay. Ocu­rrió que no sa­tis­fe­cho con ocu­par La Mon­cloa, qui­so ha­cer­lo en el Pa­la­cio Real. No fue un fa­llo de pro­to­co­lo, co­mo di­cen. Ni error o equi­vo­ca­ción. Apro­ve­chan­do el be­sa­ma­nos de Sus Ma­jes­ta­des en la re­cep­ción de Pa­la­cio, igual que el Par­la­men­to au­to­nó­mi­co ca­ta­lán re­pro­bó al Rey, el «oku­pa» lle­gó a más, y qui­so pro­bar a ser Rey: ex­pe­ri­men­tar có­mo se sien­te uno de Rey. Me re­cor­dó cuan­do en la pre­pa­ra­ción del ac­to de pro­cla­ma­ción de Don Juan Car­los co­mo Rey por las en­ton­ces Cor­tes Es­pa­ño­las, es­ta­ba allí pues­ta la sim­bó­li­ca Co­ro­na de Es­pa­ña y un pro­cu­ra­dor en Cor­tes, creo que Eze­quiel Puig Maes­troA­ma­do, ni cor­to ni pe­re­zo­so se acer­có al sím­bo­lo de la Ins­ti­tu­ción Mo­nár­qui­ca, lo co­gió y fue y se pu­so la Co­ro­na. Con te­la de gua­sa, cuan­do se la qui­tó le pre­gun­ta­ron sus com­pa­ñe­ros de Cor­tes qué tal le ha­bía re­sul­ta­do. Y el que osó bro­mear con tan his­tó­ri­co y res­pe­ta­ble sím­bo­lo res­pon­dió:

—Pues que yo que he sa­li­do en la Ca­bal­ga­ta de Ma­drid sé que la co­ro­na de Rey Ma­go pe­sa más.

Cuan­do Sán­chez y se­ño­ra se hi­cie­ron los re­mo­lo­nes y se que­da­ron jun­to a Sus Ma­jes­ta­des pa­ra ha­cer una pro­ba­di­ta de Re­yes por un día, has­ta hu­bo quien pi­có. La pre­si­den­ta del Con­gre­so, Ana Pas­tor, pi­có, va­mos si pi­có. Le pe­gó un sa­lu­da­zo al «oku­pa» de Pa­la­cio ju­gan­do a ser Rey co­mo las pin­tu­ras de Tié­po­lo que de­co­ran los te­chos del sa­lón del Trono. Y por­que la tris­te es­ce­na du­ró po­co; si no es­te, har­to de es­tre­char ma­nos, va y se sien­ta en el Trono pa­ra des­can­sar un ra­ti­to. ¡Va­mos que si se sien­ta! Así que mi fe­li­ci­ta­ción al Ser­vi­cio de Pro­to­co­lo de la Ca­sa del Rey, al se­ñor aten­tí­si­mo y re­suel­to que lle­gó y, co­mo un aco­mo­da­dor de una pla­za de to­ros a un co­la­do o con en­tra­da sin asien­to, di­jo al «oku­pa»:

—Ha­ga el fa­vor de de­jar es­ta lo­ca­li­dad li­bre, que su en­tra­da es de an­da­na­da de sol.

Y con mu­cho es­ti­li­to, a pun­ta de ca­po­te se los lle­vó del la­do de Sus Ma­jes­ta­des. ¡El «oku­pa» se que­ría co­lar de Rey!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.