EL FRU­TO DE LULA DA SIL­VA

Lo que más cer­ca es­tá de la ul­tra­iz­quier­da de la que ve­nía Lula es la lla­ma­da ul­tra­de­re­cha en la que es­tá Jair Bol­so­na­ro

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - INTERNACIONAL - RA­MÓN PÉ­REZ-MAU­RA

Te­ne­mos reite­ra­da­men­te sos­te­ni­do en es­tas pá­gi­nas que los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les son las más de las ve­ces con­se­cuen­cia de la ges­tión de los po­lí­ti­cos sa­lien­tes que han mar­ca­do la vi­da de un país a lo lar­go de años. Do­nald Trump ganó la Pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos con­tra las po­lí­ti­cas de Ba­rack Oba­ma. Iván Du­que ganó la Pre­si­den­cia de Co­lom­bia con­tra las po­lí­ti­cas de Juan Ma­nuel San­tos. Em­ma­nuel Ma­cron ganó la Pre­si­den­cia de Fran­cia con­tra las po­lí­ti­cas de Fra­nçois Ho­llan­de. El doc­tor Sán­chez sim­ple­men­te no ganó nun­ca unas elec­cio­nes, di­cho sea de pa­so.

Lo que vi­mos el pa­sa­do do­min­go en Bra­sil fue la vic­to­ria arro­lla­do­ra de un po­lí­ti­co in­de­sea­ble que ha si­do au­pa­do al po­der –por­que na­die pue­de du­dar de que el 28 de oc­tu­bre se­rá ele­gi­do pre­si­den­te por am­plia ma­yo­ría– por los in­fi­ni­tos ca­sos de co­rrup­ción que acu­mu­ló el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT) de Luiz Iná­cio «Lula» da Sil­va en dos man­da­tos en el po­der. El da­ño que ha he­cho Lula a la de­mo­cra­cia bra­si­le­ña ha si­do in­men­so. Es­ta­ba con­de­na­do en dos ins­tan­cias por un ca­so de co­rrup­ción y aún así se em­pe­ñó en ser el can­di­da­to de su par­ti­do a la Pre­si­den­cia, sal­tán­do­se una ley que ha­cía in­via­ble su can­di­da­tu­ra y que ¡él mis­mo ha­bía pro­mul­ga­do! Ha que­da­do cla­ro pa­ra to­dos que Lula ha­cía las le­yes pa­ra que las cum­plie­ran otros por­que él se creía por en­ci­ma de la Ley. Y al creer­se in­mu­ne a to­da le­gis­la­ción, él mis­mo es­ta­ba en­gor­dan­do la can­di­da­tu­ra de Bol­so­na­ro al que se las po­nían co­mo a Fer­nan­do VII.

La me­jor prue­ba del des­pres­ti­gio acu­mu­la­do por el PT la dio el pa­sa­do do­min­go la ex­pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff, des­ti­tui­da el 31 de agos­to de 2016 por co­rrup­ta. Ella in­ten­tó un re­gre­so po­lí­ti­co al es­ti­lo del ex­pre­si­den­te Fer­nan­do Co­llor de Me­llo, ele­gi­do en 1990 y des­ti­tui­do tam­bién por co­rrup­ción me­nos de tres años des­pués. Pe­ro Co­llor tuvo una pe­que­ña reivin­di­ca­ción al ser ele­gi­do se­na­dor en 2006. Rous­seff creía que po­dría ha­cer lo mis­mo y se pre­sen­tó el do­min­go al Se­na­do por el Es­ta­do de Mi­nas Ge­rais, el se­gun­do en po­bla­ción del Bra­sil tras Sao Pau­lo. Allí se ele­gían dos se­na­do­res. Ella que­dó en cuar­ta po­si­ción con el 15,35 por cien­to de los vo­tos. La co­rrup­ción de Lula, Rous­seff y el PT tuvo su mo­men­to de ma­yor ex­po­si­ción cuan­do el 16 de mar­zo de 2016 nom­bró a Lula je­fe de la Ca­sa Ci­vil de la Pre­si­den­cia (je­fe de Ga­bi­ne­te) pa­ra in­ten­tar otor­gar­le una úl­ti­ma in­mu­ni­dad. To­do fue inú­til: el nom­bra­mien­to du­ró unas ho­ras, Lula aca­bó en la cár­cel y Dil­ma en su ca­sa ci­vil –sin ma­yús­cu­las.

Las ma­ni­fes­ta­cio­nes ho­mó­fo­bas, de exal­ta­ción de la vio­len­cia y de la dic­ta­du­ra mi­li­tar bra­si­le­ña no de­jan lu­gar a du­da. ¿Quie­re eso de­cir que el 46 por cien­to de los bra­si­le­ños las com­par­ten? Yo es­toy se­gu­ro de que no. Pe­ro tam­bién creo que el re­cha­zo a la tan ja­lea­da en Oc­ci­den­te fi­gu­ra de Lula y su mo­vi­mien­to po­lí­ti­co ha he­cho a mu­chos vo­tan­tes acu­dir a lo que te­nían, ideo­ló­gi­ca­men­te más cer­ca. Por­que co­mo ya se de­mos­tró en Fran­cia con el au­ge del Fren­te Na­cio­nal a cos­ta del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Fran­cés, lo que más cer­ca es­tá de la ul­tra­iz­quier­da de la que ve­nía Lula es la lla­ma­da ul­tra­de­re­cha en la que es­tá Jair Bol­so­na­ro. Hay res­pon­sa­bi­li­da­des de las que es im­po­si­ble es­ca­bu­llir­se.

So­bre Lula Ha­cía las le­yes pa­ra que las cum­plie­ran otros por­que él se creía por en­ci­ma de la Ley

AFP

Jair Bol­so­na­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.