El gri­to jus­ti­cie­ro

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ENFOQUE - JUAN PA­BLO COLMENAREJO

La au­to­le­sión del Tri­bu­nal Su­pre­mo ha si­do do­lo­ro­sa pa­ra to­dos los de­fen­so­res de los tres po­de­res en los que se cons­ti­tu­ye la de­mo­cra­cia li­be­ral par­la­men­ta­ria. El pres­ti­gio y la cre­di­bi­li­dad son dos bie­nes es­ca­sos. El po­pu­lis­mo sa­be que cual­quier grie­ta es bue­na pa­ra ser apro­ve­cha­da e in­clu­so agran­da­da. En de­mo­cra­cia, los erro­res se pa­gan con di­mi­sio­nes que ta­po­nan las he­ri­das y cor­tan las he­mo­rra­gias. En es­te ca­so se equi­vo­can in­clu­so cuan­do el pre­si­den­te del Su­pre­mo pi­de per­dón. Lo que no han en­ten­di­do al­gu­nos ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pre­mo es que su ins­ti­tu­ción no for­ma par­te del es­pec­tácu­lo. Lo su­yo no es dar­le al «me gus­ta» de una red so­cial, sino apli­car la ley, in­ter­pre­tán­do­la lo más fiel­men­te po­si­ble. Su mi­sión no es un jue­go de ga­nar o per­der. Si el le­gis­la­dor no se atre­ve por con­ve­nien­cia re­cau­da­to­ria a cam­biar una ley que re­sul­ta in­jus­ta, la obli­ga­ción de la ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­to que al­ber­ga la cú­pu­la ju­di­cial es en­cen­der la aler­ta, y no sem­brar el pá­ni­co apre­tan­do el bo­tón que no le co­rres­pon­de.

Po­de­mos tra­ba­ja pa­ra que el po­der no es­té re­par­ti­do y, en cam­bio, sí en una so­la mano. Su mo­de­lo es el de los jue­ces co­mo una pro­lon­ga­ción exac­ta de la vo­lun­tad del pue­blo, que es quien de­be de­ci­dir, pul­gar arri­ba o aba­jo. El error del Su­pre­mo no pue­de su­po­ner el de­rri­bo del sis­te­ma, sino la re­for­ma de al­gu­nos de los me­ca­nis­mos que lle­van a un gru­po de jue­ces a con­ver­tir un ajus­te de cuen­tas in­terno en una cri­sis po­lí­ti­ca de pri­mer or­den.

Las ma­ni­fes­ta­cio­nes de ayer an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo y otras ins­tan­cias ju­di­cia­les son más que el re­fle­jo de un caos. El cam­bio de cri­te­rio, el ida y vuelta de sus se­ño­rías, so­lo de­ja en el co­mún la sen­sa­ción de que es­tán a la or­den del po­der del di­ne­ro y los ban­cos. Los jue­ces no son quie­nes de­ben le­gis­lar so­bre un im­pues­to que no de­be­ría ni si­quie­ra exis­tir. El en­fren­ta­mien­to en­tre unos y otros se ha sal­da­do con la apa­ri­ción de los jus­ti­cie­ros, una go­lo­si­na pa­ra la po­lí­ti­ca. El sal­va­dor apa­re­ce a re­pa­rar el da­ño, cuan­do en reali­dad el gran be­ne­fi­cia­do por la úl­ti­ma de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pre­mo son los par­ti­dos po­lí­ti­cos que ges­tio­nan las cuen­tas pú­bli­cas y no tie­nen que de­vol­ver los 5.000 mi­llo­nes que tras la pri­me­ra de­ci­sión de los jue­ces hi­zo tem­blar al Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da y a to­das las con­se­je­rías, in­clui­das las apo­ya­das por Po­de­mos.

El pre­si­den­te del Go­bierno jue­ga un pa­pel y su so­cio par­la­men­ta­rio ha­ce el res­to del tra­ba­jo. Igle­sias y Po­de­mos ne­ce­si­tan que el sis­te­ma se equi­vo­que pa­ra de­mos­trar que es ne­ce­sa­rio cam­biar­lo por­que no les sir­ve si no hay con­trol. An­tes de la mo­ción de cen­su­ra, Igle­sias ha­bía desis­ti­do del em­pe­ño al ver que un cam­bio cons­ti­tu­yen­te era más que im­po­si­ble. Tras co­lo­car la mar­ca de Po­de­mos en un acuer­do con el Go­bierno de Es­pa­ña, que no con el des­apa­re­ci­do PSOE, ha hin­cha­do el pe­cho y ha de­ci­di­do vol­ver a sol­tar el gri­to jus­ti­cie­ro en don­de más eco tie­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.