GA­RRA­FO­NES

No hay dos PSOE, sino uno so­lo con una si­nies­tra cohe­ren­cia más que cen­te­na­ria

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - OPINIÓN - JON JUARISTI

TO­MÁS Tue­ros True­ba (1932-2016), na­ci­do Pro­gre­so Tue­ros, fue uno de los gran­des sin­di­ca­lis­tas de ace­ro blin­da­do de la épo­ca fran­quis­ta, mi­li­tan­te an­ces­tral del PCE y de las CC.OO. de Viz­ca­ya. Cuan­do la co­que­lu­che del co­mu­nis­mo vas­co se arre­jun­tó con los exe­ta­rras de Ma­rio Onain­día pa­ra for­mar Eus­ka­di­ko Ez­ke­rra, Tue­ros, fiel a San­tia­go Ca­rri­llo, sen­ten­ció gra­ve­men­te: «en ese par­ti­do va a ha­ber más ma­ri­co­nes que obre­ros». Ni se plan­teó que am­bas con­di­cio­nes pu­die­ran coin­ci­dir en al­gu­nas per­so­nas fí­si­cas.

¡Qué ha­bría di­cho To­más Tue­ros True­ba del Go­bierno de Sán­chez! Co­mo al­gu­nos de sus ca­ma­ra­das ca­rri­llis­tas vas­cos (Ig­na­cio La­tie­rro, Juan María Jáuregui o José Luis Ló­pez de La­ca­lle, ase­si­na­dos los dos úl­ti­mos por ETA) de­ri­vó ha­cia el Par­ti­do So­cia­lis­ta de Eus­ka­di, an­tes de que es­te se fu­sio­na­ra con Eus­ka­di­ko Ez­ke­rra. Ter­mi­nó sus días (Tue­ros) en UP­yD, con Mai­te Pa­ga­zaur­tun­dúa, que le ha­bía da­do la bien­ve­ni­da mu­chos años atrás en el PSE. Lo sé, por­que yo es­ta­ba tam­bién allí, en la So­cie­dad Gaz­te­lu­pe de San Se­bas­tián, jun­to a Mai­te, en la cu­chi­pan­da de aco­gi­da a los ca­rri­llis­tas. El año si­guien­te, en una uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia, Ma­rio Onain­día me anun­ció con to­do ca­ri­ño que Eus­ka­di­ko Ez­ke­rra es­ta­ba a pun­to de unir­se al PSE y que mi ca­be­za era uno de los re­qui­si­tos exi­gi­dos por los de su par­ti­do pa­ra que la con­ver­gen­cia se lle­va­se a ca­bo. Los so­cia­lis­tas, so­bra de­cir­lo, no va­ci­la­ron en ofre­cér­se­la. Me pi­có el ges­to, no lo ne­ga­ré, pe­ro mu­cho me­nos que cuan­do, tras la lle­ga­da de Rodríguez Za­pa­te­ro al Go­bierno, me re­ti­ra­ron la es­col­ta. Eso sí que me pa­re­ció un de­ta­lle gol­fo.

Ni si­quie­ra en mis dos años de so­cia­lis­ta de car­né (1987-1989) tu­ve una al­ta opi­nión del ya por en­ton­ces cen­te­na­rio par­ti­do fun­da­do por Pa­blo Igle­sias Pos­se. Ha­blo del par­ti­do en su con­jun­to. Por su­pues­to, he co­no­ci­do en sus fi­las a per­so­nas bas­tan­te de­cen­tes. No a mu­chas, es ver­dad. Co­mo en to­das las for­ma­cio­nes de iz­quier­da, lo que más abun­da –y cre­ce– es gen­te re­sen­ti­da y lo­gre­ra, pe­ro con­ser­vo to­da­vía la amis­tad de al­gu­nos vie­jos mi­li­tan­tes ti­ran­do a ho­nes­tos. Vie­jos, di­go. Más vie­jos que yo en su ma­yo­ría, lo que sig­ni­fi­ca que no pin­tan de­ma­sia­do en el PSOE de Sán­chez. Fernando Sa­va­ter, que fue con­mi­li­tón de To­más (Pro­gre­so) Tue­ros en los úl­ti­mos años de es­te, man­tie­ne una vi­sión del PSOE más ge­ne­ro­sa que la mía o que la que Tue­ros tu­vo de Eus­ka­di­ko Ez­ke­rra (hoy mar­ca eus­qué­ri­ca y aber­tza­le del par­ti­do de Isa­bel Ce­laá). Fernando cree que en el PSOE co­exis­ten un PSOE «de ga­rra­fón» (el que hoy go­bier­na) y uno «de mar­ca em­bo­te­lla­da», lim­pia y sin­ce­ra­men­te cons­ti­tu­cio­nal. No lo creo. En su his­to­ria cen­te­na­ria y más que cen­te­na­ria, pe­se al mi­to ton­to­rrón de Bes­tei­ro, que hoy só­lo la de­re­cha ali­men­ta, el PSOE ha si­do un par­ti­do de mo­no­li­tis­mo be­rro­que­ño. En de­mo­cra­cia, cuan­do pier­de vo­tos, se ra­di­ca­li­za e irrum­pe en los ca­la­de­ros de la ex­tre­ma iz­quier­da, lle­gan­do al gol­pe de Es­ta­do si in­tu­ye que esa es la úni­ca for­ma de arre­ba­tar la he­ge­mo­nía a los co­mu­nis­tas, co­mo lo hi­zo en oc­tu­bre de 1934. Co­mo lo hi­cie­ron, pa­ra ser más exac­to, Prie­to y Lar­go Ca­ba­lle­ro, dos gol­pis­tas con­tra la II Re­pú­bli­ca cu­yas ho­rren­das efi­gies bien pa­gás a Pa­blo Se­rrano y José No­ja, res­pec­ti­va­men­te, in­fa­man sen­das fa­cha­das de los Nue­vos Mi­nis­te­rios.

Aho­ra, lo que em­bo­rra­cha a ba­ses y al­tu­ras so­cia­lis­tas es el ron ve­ne­zo­lano, que nun­ca fue otro el sal­ta­pa­ra­pe­tos de los pi­ra­tas del Ca­ri­be. Por cier­to, cuan­do al­gún im­bé­cil tra­tó de re­cor­dar­le a Chur­chill las ve­ne­ra­bles tra­di­cio­nes de la ma­ri­na bri­tá­ni­ca, el por en­ton­ces Lord del Al­mi­ran­taz­go re­pli­có: «las úni­cas tra­di­cio­nes ve­ne­ra­bles de la Ar­ma­da son el ron y la so­do­mía». Así. Co­mo To­más/ Pro­gre­so Tue­ros. Con dos ga­rra­fo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.