EL PO­PU­LIS­MO SOCAVA EL PRO­YEC­TO DE LA UE

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - EDITORIALES -

LA irrup­ción de Vox en el Par­la­men­to de An­da­lu­cía, se­ñal inequí­vo­ca de un mo­vi­mien­to que ten­drá con­ti­nui­dad en las pró­xi­mas con­vo­ca­to­rias elec­to­ra­les, ha te­ni­do la vir­tud de con­tri­buir al des­plo­me re­gio­nal de la iz­quier­da y de abrir la po­si­bi­li­dad de la al­ter­nan­cia po­lí­ti­ca tras ca­si cua­ren­ta años de he­ge­mo­nía so­cia­lis­ta. Más allá de es­ta sa­lu­da­ble ca­tar­sis, y del efec­to con­ta­gio que Vox pue­de pro­ta­go­ni­zar en unas fuer­zas con­ser­va­do­ras que ha­bían sa­cri­fi­ca­do sus va­lo­res pa­ra re­fu­giar­se en un prag­ma­tis­mo desideo­lo­gi­za­do, el re­plie­gue na­cio­na­lis­ta que pro­po­ne Vox –pa­re­jo al de las for­ma­cio­nes si­mi­la­res que flo­re­cen en to­da Eu­ro­pa, del Reino Uni­do del Bre­xit a la Ita­lia de Sal­vi­ni, pa­san­do por Fran­cia, el Es­te con­ti­nen­tal o los Paí­ses Ba­jos– ha de ser in­ter­pre­ta­do co­mo una se­ñal con­tra­ria al pro­yec­to eu­ro­peo, tan ne­ce­sa­rio en un mun­do po­la­ri­za­do por el uni­la­te­ra­lis­mo y el cie­rre de fron­te­ras y ame­na­za­do por quie­nes, co­mo ha­ce un si­glo, exal­tan la iden­ti­dad na­cio­nal y so­ca­van los pi­la­res de la Unión que pa­ra­dó­ji­ca­men­te ga­ran­ti­za su su­per­vi­ven­cia.

No es ca­sual que, co­mo hoy in­for­ma ABC, la Fun­da­cion He­ri­ta­ge o Ste­ve Ban­non ha­yan pues­to sus ojos en el fe­nó­meno que pro­ta­go­ni­za Vox, y no por sim­ples coin­ci­den­cias ideo­ló­gi­cas, muy le­gí­ti­mas. El de­bi­li­ta­mien­to de la UE y la frag­men­ta­ción de la es­truc­tu­ra su­pra­na­cio­nal que pro­te­ge a sus es­ta­dos miem­bros es el ob­je­ti­vo de la in­di­su­mu­la­da cam­pa­ña que des­de los al­re­de­do­res de la Ca­sa Blan­ca des­plie­ga Ban­non pa­ra cul­ti­var el na­cio­na­lis­mo y fo­men­tar la frac­tu­ra del pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio, in­clu­so en paí­ses tan eu­ro­peís­tas co­mo Es­pa­ña. Con­fun­dir pa­trio­tis­mo y na­cio­na­lis­mo po­pu­lis­ta re­sul­ta sen­ci­llo, in­clu­so ten­ta­dor, en un tiem­po en que los va­lo­res ex­tre­mos mo­vi­li­zan a la opinión pú­bli­ca y le ha­cen ol­vi­dar, has­ta po­ner­las en jue­go, sus pro­pias con­quis­tas y for­ta­le­zas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.