La ova­ción apla­za­da

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ENFOQUE - LUIS DEL VAL

Ha­ce al­go más de un año, cuan­do se ce­le­bró el cua­dra­gé­si­mo aniver­sa­rio de las pri­me­ras elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, tras la dic­ta­du­ra, se elu­dió la pre­sen­cia de Juan Car­los I, adu­cien­do mos­tren­cos ar­gu­men­tos de pro­to­co­lo, co­mo si la so­cie­dad es­tu­vie­ra al ser­vi­cio del pro­to­co­lo y no al re­vés. No es de ex­tra­ñar que es­te apla­za­mien­to se co­bra­ra sus in­tere­ses en la ce­re­mo­nia en la que se ren­día me­mo­ria a cua­ren­ta años de Cons­ti­tu­ción, con una ce­rra­da ova­ción en la que se re­co­no­cía quién fue el mo­tor de una re­for­ma po­lí­ti­ca a la que acom­pa­ñó el com­bus­ti­ble de unos par­ti­dos políticos dis­pues­tos a dar lec­cio­nes de ge­ne­ro­si­dad y de re­nun­cia, por­que to­do al­truis­mo lle­va con­si­go cier­tas do­sis de ab­di­ca­cio­nes. En aque­llos di­fí­ci­les años, el Rey, por amor al por­ve­nir de Es­pa­ña, hu­bo de so­por­tar el ad­je­ti­vo de trai­dor, pro­nun­cia­do en cuan­ta oca­sión po­dían por los fran­quis­tas, y el es­cep­ti­cis­mo pun­tea­do de des­pre­cio por al­gu­nos par­ti­dos que no aca­ba­ban de creer­se que el Rey con­si­guie­ra lo que cris­ta­li­zó el 15 de ju­nio de 1978, con unas elec­cio­nes lim­pias, bas­tan­te más lim­pias que las de 1936, don­de el pu­che­ra­zo fue la des­pe­di­da de la II Re­pú­bli­ca.

No to­dos aplau­die­ron, cla­ro. El par­ti­do de los que quie­ren vol­ver a la Re­pú­bli­ca, y su­pri­mir la mo­nar­quía que les ha per­mi­ti­do cre­cer en li­ber­tad, se abs­tu­vo. Cier­to es que no se com­por­ta­ron co­mo si es­tu­vie­ran en una asam­blea de Fa­cul­tad y man­tu­vie­ron una dis­cre­ción ca­si obli­ga­da, por­que el horno del he­mi­ci­clo no es­ta­ba pa­ra so­por­tar ha­ri­na de gi­li­po­lle­ces con ca­mi­se­tas o pan­car­tas. Lo que no se en­tien­de es que es­tu­vie­ran pre­sen­tes, a no ser que fue­ra ese ac­to de ma­so­quis­mo, se­me­jan­te al de un pe­que­ño gru­po de atlé­ti­cos que se acer­ca a Ci­be­les pa­ra con­tem­plar la com­pla­cen­cia de los ma­dri­dis­tas, o una cua­dri­lla de ma­dri­dis­tas que se acer­ca has­ta Nep­tuno pa­ra su­frir con la sa­tis­fac­ción de los atlé­ti­cos. O bien pue­de que se tra­ta­ra de un ac­to de reivin­di­ca­ción de la so­ber­bia pa­ra de­mos­trar que son dis­tin­tos, co­sa que ya es­tá de­mos­tra­da ha­ce tiem­po: dis­tin­tos y, tam­bién, ca­da vez más mi­no­ri­ta­rios.

Pe­ro lo im­por­tan­te fue­ron las tres ova­cio­nes a los Re­yes emé­ri­tos: la de la en­tra­da al he­mi­ci­clo, la que in­te­rrum­pió el dis­cur­so de Ana Pas­tor, cuan­do alu­dió a Don Juan Car­los, y la que arran­có Fe­li­pe VI, al alu­dir a su ma­dre, Do­ña So­fía, coope­ran­te ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­ria en to­dos es­tos años, in­clui­da la educación de quien hoy se sien­ta en el trono de Es­pa­ña.

La vi­da de cual­quier per­so­na es­tá lle­na de cla­ros y som­bras. De acier­tos y de erro­res. Pe­ro de­cía Billy Wil­der que de­be­mos re­cor­dar a las per­so­nas por lo me­jor que ha­yan he­cho en su vi­da. Cuan­do ha­bla­mos de Cer­van­tes, no nos re­fe­ri­mos a su la­tro­ci­nio en sus tiem­pos de re­cau­da­dor de im­pues­tos en Se­vi­lla, sino de su in­sig­ne no­ve­la. Y, cuan­do se ha­ble de Juan Car­los I, per­du­ra­rá, so­bre cual­quier error, esa en­tre­ga, ese en­tu­sias­mo, ese te­són pa­ra trans­for­mar a Es­pa­ña en un país que for­ma par­te hoy del gru­po de re­fe­ren­cia de la Unión Eu­ro­pea, y al que una re­pre­sen­ta­ción muy cua­li­fi­ca­da del pue­blo es­pa­ñol le ova­cio­nó, con tan­tas ga­nas co­mo justicia.

ÁN­GEL DE AN­TO­NIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.