DESCOLONIZADORES

Ochen­ta in­te­lec­tua­les fran­ce­ses fir­man un ma­ni­fies­to con­tra el ra­cis­mo de los an­ti­rra­cis­tas

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - OPINIÓN - JON JUARISTI

LA des­co­lo­ni­za­ción es la úl­ti­ma «es­tra­te­gia he­ge­mó­ni­ca» de la iz­quier­da po­pu­lis­ta fran­ce­sa, con­tra la que se han plan­ta­do ochen­ta in­te­lec­tua­les que tie­nen en co­mún ha­ber si­do ob­je­to de per­se­cu­ción por par­te de re­des y mo­vi­mien­tos so­cia­les ba­jo la acu­sa­ción de «ra­cis­mo blan­co». En­tre ellos fi­gu­ran per­so­na­li­da­des so­bra­da­men­te co­no­ci­das (los fi­ló­so­fos Éli­sa­beth Ba­din­ter, Jean-Clau­de Mi­chéa y Alain Fin­kiel­kraut, los his­to­ria­do­res Pie­rre No­ra y Mo­na Ozouf o el no­ve­lis­ta Boua­lem San­sal). De­nun­cian el sis­te­má­ti­co aco­so al Es­ta­do fran­cés por un con­jun­to de or­ga­ni­za­cio­nes y mo­vi­mien­tos que, ci­to, «pre­sen­tán­do­se co­mo pro­gre­sis­tas (an­ti­rra­cis­tas, descolonizadores, fe­mi­nis­tas), se de­di­can des­de ha­ce ya bas­tan­tes años a fre­nar los com­ba­tes por la eman­ci­pa­ción in­di­vi­dual y la li­ber­tad, en pro­ve­cho de ob­je­ti­vos que se les opo­nen y que ata­can fron­tal­men­te al uni­ver­sa­lis­mo re­pu­bli­cano: ra­cia­lis­mo, di­fe­ren­cia­lis­mo, se­gre­ga­cio­nis­mo (se­gún el co­lor de la piel, el se­xo, la prác­ti­ca re­li­gio­sa). Lle­gan in­clu­so a in­vo­car el fe­mi­nis­mo pa­ra le­gi­ti­mar la im­po­si­ción del ve­lo, la lai­ci­dad pa­ra le­gi­ti­mar sus reivin­di­ca­cio­nes re­li­gio­sas y el uni­ver­sa­lis­mo pa­ra le­gi­ti­mar el co­mu­ni­ta­ris­mo». Les ha fal­ta­do po­ner de­trás de es­ta úl­ti­ma pa­la­bra el ad­je­ti­vo «mu­sul­mán», por­que los mo­vi­mien­tos a los que prin­ci­pal­men­te apun­ta el ma­ni­fies­to son dos de mar­ca­do ca­rác­ter is­lá­mi­co, el Par­ti­do de los In­dí­ge­nas de la Re­pú­bli­ca, cu­yo por­ta­voz es una agi­ta­do­ra an­ti­se­mi­ta, Hou­ria Bou­teld­ja (su in­cen­dia­rio pan­fle­to Los blan­cos, los ju­díos y no­so­tros fue pu­bli­ca­do ha­ce un año en es­pa­ñol por Akal, la edi­to­rial fa­vo­ri­ta de Po­de­mos), y el Co­lec­ti­vo con­tra la Is­la­mo­fo­bia en Fran­cia. Es­tos y otros mo­vi­mien­tos por el es­ti­lo han si­do fa­vo­re­ci­dos por la co­bar­día de ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias y cul­tu­ra­les pú­bli­cas, que les han ofre­ci­do gra­cio­sa­men­te es­pa­cios pa­ra la di­fu­sión de sus pro­gra­mas, en los que se ha pro­pug­na­do el os­tra­cis­mo de es­cri­to­res co­mo los men­cio­na­dos Fin­kiel­kraut y San­sal, o co­mo Mi­chel Houe­lle­becq, Pas­cal Bruck­ner y un lar­go et­cé­te­ra.

Una vir­tud in­ne­ga­ble del men­cio­na­do ma­ni­fies­to ha si­do sub­ra­yar la cen­tra­li­dad del man­tra de la des­co­lo­ni­za­ción en la es­tra­te­gia de de­mo­li­ción del Es­ta­do de­mo­crá­ti­co y la con­si­guien­te de­mo­ni­za­ción de la re­sis­ten­cia «blan­ca» a la ofen­si­va is­la­mis­ta (so­bra de­cir que en esa re­sis­ten­cia se in­clu­yen tam­bién fran­ce­ses ára­bes o be­ré­be­res, al­gu­nos de ellos mu­sul­ma­nes cre­yen­tes y prac­ti­can­tes, pe­ro lo de «blan­co» fun­cio­na in­clu­so me­jor que «ju­dío» pa­ra la mo­vi­li­za­ción ra­cis­ta de los «in­dí­ge­nas» de la Re­pú­bli­ca, co­mo bien sa­be Bou­teld­ja). El tér­mino «des­co­lo­ni­za­ción» se ha crea­do a imi­ta­ción de la «des­na­zi­fi­ca­ción» que los alia­dos apli­ca­ron en la Alemania de­rro­ta­da tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En el ca­so de Fran­cia en­tra­ña una cul­pa­bi­li­za­ción co­lec­ti­va de la po­bla­ción blan­ca au­tóc­to­na, co­mo cóm­pli­ce a tí­tu­lo ge­né­ti­co de la co­lo­ni­za­ción (y la jus­ti­fi­ca­ción im­plí­ci­ta de los aten­ta­dos is­lá­mi­cos en sue­lo fran­cés). Na­da di­ga­mos de los ju­díos fran­ce­ses, que, en pa­la­bras de Bou­teld­jia, a con­se­cuen­cia de su amal­ga­ma con el sio­nis­mo, atraen so­bre ellos «la có­le­ra de los con­de­na­dos de la tie­rra y al mis­mo tiem­po pro­te­gen la in­fraes­truc­tu­ra ra­cial del Es­ta­do-na­ción». La ver­sión es­pa­ño­la de la «des­co­lo­ni­za­ción» es­tá más li­ga­da a los par­ti­dos que a los mo­vi­mien­tos so­cia­les, y se iden­ti­fi­ca an­tes con la es­tra­te­gia he­ge­mó­ni­ca del PSOE que con la de Po­de­mos, par­ti­do-mo­vi­mien­to tan par­ti­da­rio o más que el PSOE de la ani­qui­la­ción bru­tal de la «Es­pa­ña fran­quis­ta» (es­pan­ta­jo análo­go a la «Fran­cia blan­ca» de los «in­dí­ge­nas»), pe­ro que no po­see, al con­tra­rio que los so­cia­lis­tas des­de 1934, la pa­ten­te ori­gi­nal del gue­rra­ci­vi­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.