PSOE y Cs pug­nan por re­le­gar al PP en su bús­que­da del cen­tro

Sán­chez quie­re asu­mir la ban­de­ra fe­mi­nis­ta y arras­trar al par­ti­do de Ri­ve­ra ha­cia la de­re­cha

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ESPAÑA - VÍC­TOR RUIZ AL­MI­RÓN MA­DRID y ju­nio de 2018. Los so­cia­lis­tas ven la po­si­bi­li­dad de un «con­sor­cio PP-Ciu­da­da­nos-Vox» en An­da­lu­cía, co­mo un punto de in­fle­xión pa­ra in­ten­tar ale­jar a Ri­ve­ra del cen­tro de­fi­ni­ti­va­men­te.

Cuan­do los par­ti­dos tra­ta­ban de aco­mo­dar­se al com­ple­jo en­tra­ma­do po­lí­ti­co, la irrup­ción de Vox in­tro­du­ce un punto más de di­fi­cul­tad a la com­pe­ti­ción elec­to­ral. Y lo ha­ce con una in­ten­si­dad que na­die ha­bía pre­vis­to. Aho­ra, con cin­co par­ti­dos con vo­ca­ción na­cio­nal, el dis­cur­so de Vox y la res­pues­ta de Igle­sias pro­cla­man­do una «alerta an­ti­fas­cis­ta» apun­tan a una cre­cien­te po­la­ri­za­ción de las es­tra­te­gias po­lí­ti­cas.

In­clu­so en el PP se re­co­no­ce que la apa­ri­ción de Vox su­po­ne «un ór­da­go im­por­tan­te a nues­tras po­si­cio­nes, un pro­ble­ma más». Pe­ro en Ciu­da­da­nos son muy cons­cien­tes de que Vox tam­bién les in­cum­be. En el Gobierno so­cia­lis­ta no lo con­si­de­ran un com­pe­ti­dor elec­to­ral, aun­que creen que «las de­re­chas» frac­tu­ra­das les con­so­li­dan «cla­ra­men­te» co­mo pri­me­ra fuer­za po­lí­ti­ca. Pe­ro al­gu­nos in­ter­lo­cu­to­res sí ex­pre­san su preo­cu­pa­ción. Creen que es­te «al­to ni­vel de com­pe­ti­ción» ten­drá en ten­sión «y muy mo­vi­li­za­do» a un elec­to­ra­do con un ob­je­ti­vo co­mún: ex­pul­sar a Sán­chez de La Mon­cloa.

En lo po­co en lo que coin­ci­den ya Ri­ve­ra y Sán­chez es que am­bos creen que el me­jor mo­do de en­fren­tar a Vox es rom­pien­do la po­la­ri­za­ción y ocu­pan­do po­si­cio­nes cen­tra­les. Al­go que no sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te lo mis­mo pa­ra ca­da uno de ellos. Mien­tras que pa­ra Ri­ve­ra la irrup­ción de Abas­cal es un ries­go po­ten­cial, pa­ra Sán­chez la pu­jan­za de Vox se en­tien­de co­mo una opor­tu­ni­dad.

Es­tra­te­gia de Iván Re­don­do

Sán­chez y su equi­po de co­la­bo­ra­do­res, que con Iván Re­don­do a la ca­be­za no de­jan de es­cu­dri­ñar el mo­men­to elec­to­ral, ven aquí un mo­men­to pa­ra ac­tuar «con in­te­li­gen­cia». El fias­co en An­da­lu­cía les ha con­ven­ci­do de que el co­que­teo con los na­cio­na­lis­tas pue­de ser un las­tre elec­to­ral. Sin va­riar su es­tra­te­gia de «mano ten­di­da», de aho­ra en ade­lan­te se va a ver a un Sán­chez al­go más com­ba­ti­vo en bus­ca del re­la­to ne­ce­sa­rio pa­ra ir a las ur­nas. Es la es­tra­te­gia que hay de­trás de la pre­sen­ta­ción de los Pre­su­pues­tos: re­cu­pe­rar la ini­cia­ti­va y car­gar la cul­pa a los in­de­pen­den­tis­tas.

Pe­ro en el in­ten­to de Sán­chez por ocu­par el cen­tro hay dos ele­men­tos esen­cia­les. En pri­mer lu­gar quie­re apro­ve­char los vien­tos de co­la de las me­di­das so­cia­les que va a lan­zar en los pró­xi­mos días. La prin­ci­pal es la subida del sa­la­rio mí­ni­mo has­ta los 900 eu­ros y se apro­ba­rá en for­ma de Real De­cre­to, sin ser ne­ce­sa­ria su con­va­li­da­ción en el Con­gre­so, pa­ra que en­tre en vi­gor el 1 de enero. Pe­ro la pa­ta fun­da­men­tal es arras­trar a Ciu­da­da­nos a la de­re­cha to­do lo que pue­dan. Una es­tra­te­gia que el PSOE co­men­zó mu­cho an­tes de lle­gar al Gobierno al ver­se acu­cia­do por un par­ti­do que es­ta­ba pe­ne­tran­do en su elec­to­ra­do.

En un mo­men­to en el que se han re­cu­pe­ra­do las di­ná­mi­cas de blo­ques, los tras­va­ses en­tre PSOE y Ciu­da­da­nos son los úni­cos re­le­van­tes. El Gobierno, por eso, quie­re ocu­par ese es­pa­cio tra­tan­do de arre­ba­tar a Po­de­mos la ban­de­ra del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta. Se­gún el CIS es­tá sien­do un éxi­to. Ciu­da­da­nos es ca­da vez más per­ci­bi­do co­mo un par­ti­do a la de­re­cha. Aun­que esa ten­den­cia ha ido en pa­ra­le­lo con el as­cen­so de­mos­có­pi­co de los de Ri­ve­ra en­tre oc­tu­bre de 2017

A por los des­con­ten­tos

En Cs el he­cho mis­mo de que Sán­chez sea pre­si­den­te en coa­li­ción con Uni­dos Po­de­mos y con el vis­to bueno de los in­de­pen­den­tis­tas es lo que lle­va a Ri­ve­ra a in­ten­tar ocu­par el es­pa­cio de los mo­de­ra­dos del PSOE. El lí­der de Cs ape­la a los des­con­ten­tos so­cia­lis­tas e in­ten­ta de­jar­se ver siem­pre que pue­de con an­ti­guos di­ri­gen­tes del PSOE pa­ra tra­ba­jar en la idea de que Sán­chez las­tra los va­lo­res tra­di­cio­na­les del par­ti­do.

Si eso es al­go en lo que Ri­ve­ra ya ve­nía tra­ba­jan­do, la irrup­ción de Vox es un ele­men­to que obli­ga a ello. Des­de el par­ti­do re­co­no­cen que Vox va a afec­tar­les en el cor­to pla­zo, por­que re­pre­sen­tan «vo­to ca­breo y uni­dad de Es­pa­ña», ex­pre­sa un di­ri­gen­te, que con­tem­pla que «al­gu­nos des­pis­ta­dos pue­den ir­se a la pri­me­ra de cam­bio». Se re­fie­re al elec­to­ra­do más a la de­re­cha del PP, desafec­to con la for­ma­ción des­de ha­ce tiem­po y que en­con­tra­ba es­pa­cio en Ciu­da­da­nos aun­que una ubi­ca­ción tan a la de­re­cha no sea la que pre­ten­de Ri­ve­ra.

«En el me­dio y lar­go pla­zo no nos va mal por­que esen­cial­men­te de­bi­li­ta al PP y sien­do cin­co par­ti­dos nos ubi­ca jus­to en el cen­tro», con­si­de­ra es­te di­ri­gen­te. Otro man­da­ta­rio con­tem­pla pér­di­da de al­gu­nos apo­yos por la de­re­cha, pe­ro es­pe­ra com­pen­sar­los. «Del 8 al 10 de la es­ca­la ideo­ló­gi­ca hay po­ca gen­te. En el 5 y el 6 po­de­mos li­de­rar. Y qui­tar­le al­go al PSOE en el 4», afir­ma.

Sán­chez y Ri­ve­ra jue­gan a ex­pul­sar al otro del es­pa­cio cen­tral. Y si los dos con­si­guen su em­pe­ño el re­sul­ta­do pue­de ser el con­tra­rio al que pre­ten­dían: un cen­tro po­lí­ti­co huér­fano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.