«Más coo­pe­ra­ción de Ma­rrue­cos en res­ca­te di­sua­di­ría al in­mi­gran­te»

De­nun­cia que las ma­fias «abu­san» de Sal­va­men­to Ma­rí­ti­mo pa­ra ase­gu­rar a sus víctimas «un 100% de éxi­to» en la tra­ve­sía

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - ESPAÑA - LAU­RA L. CA­RO

Des­de 2016, la in­mi­gra­ción que se ha lan­za­do al Me­di­te­rrá­neo pa­ra al­can­zar Eu­ro­pa se ha re­du­ci­do, pe­ro an­te el cie­rre de las ru­tas por Gre­cia e Ita­lia, la gran pre­sión se des­pla­za ní­ti­da­men­te ha­cia las cos­tas es­pa­ño­las. Y lo que es­tá por ve­nir. «Vien­do la pro­gre­sión y el efec­to de otros es­ce­na­rios, de­be­ría­mos es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra un au­men­to im­por­tan­te de la in­mi­gra­ción», cons­ta­ta el ge­ne­ral de bri­ga­da de la Guar­dia Ci­vil Ma­nuel Con­tre­ras, de­sig­na­do en agos­to Au­to­ri­dad de Coor­di­na­ción en el Es­tre­cho pa­ra ha­cer fren­te a una ola de pa­te­ras nun­ca vis­to. Su nom­bra­mien­to evo­ca al que ya se ac­ti­vó en 2006 pa­ra fre­nar en el ar­chi­pié­la­go ca­na­rio la «cri­sis de los ca­yu­cos», la ma­yor em­bes­ti­da mi­gra­to­ria re­gis­tra­da nun­ca has­ta es­te ve­rano.

De es­te man­do de­pen­den las ac­tua­cio­nes de los me­dios de sal­va­men­to, de la Be­ne­mé­ri­ta, Po­li­cía Na­cio­nal o Cruz Ro­ja en puer­to, ade­más de la gestión de las re­la­cio­nes de seis mi­nis­te­rios im­pli­ca­dos en es­te fe­nó­meno y la cen­tra­li­za­ción de la in­for­ma­ción que pro­ce­de de los paí­ses de ori­gen o del CNI. Pro­fun­do co­no­ce­dor de la An­da­lu­cía más te­rre­nal –don­de ha desa­rro­lla­do ca­si to­da su ca­rre­ra y es tam­bién je­fe del Ins­ti­tu­to Ar­ma­do en la IV Zo­na, la que in­clu­ye to­da la re­gión más Ceu­ta y Me­li­lla– re­ci­be a ABC en su des­pa­cho de Se­vi­lla en ro­pa de tra­ba­jo, igual que sus su­bor­di­na­dos, sin la so­lem­ni­dad de la gue­rre­ra y las me­da­llas que otros vis­ten pa­ra las fo­tos. –¿Qué ha cam­bia­do con es­te Man­do Úni­co? En nú­me­ros, la in­mi­gra­ción si­gue co­mo es­ta­ba. –En oc­tu­bre he­mos ges­tio­na­do ci­fras de in­mi­gran­tes muy pa­re­ci­das a ju­lio, pe­ro sin aglo­me­ra­cio­nes ni te­nién­do­les en po­li­de­por­ti­vos. Eso es por­que el pri­mer ob­je­ti­vo ha si­do or­de­nar los flu­jos ma­rí­ti­mos y te­rres­tres. Se han es­ta­ble­ci­do cua­tro puer­tos de re­fe­ren­cia (Bahía de Al­ge­ci­ras, Má­la­ga, Mo­tril y Al­me­ría) y en ellos los Cen­tro de Aten­ción Tem­po­ral de Ex­tran­je­ros (CA­TE) don­de se ha­ce la asis­ten­cia mé­di­ca y los trá­mi­tes po­li­cia­les. Cuan­do uno es­tá sa­tu­ra­do, se de­ri­van a otro los bar­cos de sal­va­men­to, que ya no vuel­ven au­to­má­ti­ca­men­te al puer­to del que ha­bían sa­li­do co­mo ha­cían has­ta aho­ra. El valor aña­di­do es que to­dos los or­ga­nis­mos ren­ta­bi­li­zan los me­dios ma­te­ria­les: em­bar­ca­cio­nes, tri­pu­la­cio­nes, per­so­nal en tie­rra... Se ha me­jo­ra­do mu­chí­si­mo. Lle­va­mos po­co más de dos me­ses tra­ba­jan­do... –Pe­ro el man­da­to di­ce que tie­nen que «evi­tar la sa­li­da de in­mi­gran­tes des­de las cos­tas afri­ca­nas». –El man­da­to lo re­su­mi­mos en tres vec­to­res: coor­di­na­ción, se­gui­mien­to de la si­tua­ción y di­sua­sión. En es­te úl­ti­mo ám­bi­to, es­ta­mos ha­cien­do pro­pues­tas es­ta­té­gi­co-po­lí­ti­co-di­plo­má­ti­cas so­bre ac­cio­nes en paí­ses de sa­li­da o de ori­gen. A tra­vés de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Se­gu­ri­dad, al­gu­nas ya se han tras­la­da­do a Ma­rrue­cos. –Por ejem­plo... –In­cre­men­tar las pa­tru­llas mix­tas que des­de ha­ce 14 años fun­cio­nan en tie­rra y mar, pe­ro que es­tán di­se­ña­das pa­ra una di­men­sión del pro­ble­ma que ha cre­ci­do. Tam­bién he­mos da­do la idea de un au­men­to de la coo­pe­ra­ción de Ma­rrue­cos en sal­va­men­to ma­rí­ti­mo, que se­ría di­sua­sión, pe­ro tam­bién ma­yor efi­ca­cia en el res­ca­te. Y ver un po­si­ble au­men­to de las re­pa­tria­cio­nes den­tro de lo que la le­gis­la­ción pre­vé. Si no se tie­ne ga­ran­tía al 100 por 100 de lle­gar a Eu­ro­pa por­que exis­te la po­si­bi­li­dad de que te re­tor­nen, de que se efec­túen más sal­va­men­tos por par­te de las au­to­ri­da­des ma­rro­quíes, ahí ju­ga­ría­mos con la di­sua­sión y un ma­yor res­ca­te. No se pue­de ase­gu­rar al in­mi­gran­te que hay un 100 por 100 de éxi­to. –¿Qué quie­re de­cir? –Exis­te un ries­go real en cru­zar el Es­tre­cho y el mar de Al­bo­rán. Pe­ro es­ta­mos de­tec­tan­do que nues­tro sis­te­ma de sal­va­men­to es tan efi­caz que las ma­fias es­tán lan­zan­do gen­te a la mar en unas con­di­cio­nes de pre­ca­rie­dad que dan vér­ti­go, por­que les dan mo­to­res con la ga­so­li­na jus­ta pa­ra tres ho­ras de na­ve­ga­ción, pa­ra que lle­guen a la zo­na don­de van a ser res­ca­ta­dos por Sal­va­men­to Ma­rí­ti­mo. La in­cer­ti­dum­bre es que po­de­mos lle­gar o no... Es­tán ju­gan­do con la vi­da de mu­chas per­so­nas. –¿To­do son ma­fias? – Más que gran­des ma­fias, hay gen­te que se en­ri­que­ce con es­to. Pe­ro

«Es fun­da­men­tal que las ONG es­tén a la lle­ga­da, pe­ro no a la sa­li­da por­que pue­de usar­se co­mo ali­cien­te pa­ra que cru­cen más »

tam­bién he­mos de­tec­ta­do vue­los a Ca­sa­blan­ca or­ga­ni­za­dos por gru­pos di­ga­mos «au­tó­no­mos» que a su lle­ga­da allí sa­bían dón­de ir a com­prar una bar­qui­ta, se lan­za­ban al mar con unos re­mos y sa­bían dón­de lla­mar pa­ra que les res­ca­ta­ran. Ve­nían pro­gra­ma­dos. –El 22 de no­viem­bre, tres días des­pués de que Pe­dro Sán­chez vi­si­ta­ra Ra­bat, ac­ce­die­ron a Es­pa­ña de for­ma ile­gal por mar 1.200 in­mi­gran­tes, to­do un ré­cord. ¿Hay días en que Ma­rrue­cos mi­ra pa­ra otro la­do? –Ese día tam­bién fue cuan­do Ma­rrue­cos res­ca­tó más per­so­nas, más de 530. Si no re­cuer­do mal, an­te­rior­men­te hu­bo una se­ma­na ca­si sin lle­ga­das de­bi­do a la ma­la mar. Yo creo que las re­la­cio­nes con Ma­rrue­cos son buenas, de ve­ci­nos. Ellos no tie­nen to­da la lla­ve de la in­mi­gra­ción, con­te­ner­la al cien por cien es im­po­si­ble, ju­ga­mos con las ma­fias, pe­ro cuan­ta más im­pli­ca­ción ma­rro­quí ha­ya... –¿Se han in­cor­po­ra­do las nar­co­lan­chas al ne­go­cio de la in­mi­gra­ción? –Ha si­do pun­tual. Dos in­ci­den­tes en Ma­rrue­cos (ti­ro­teos a dos em­bar­ca­cio­nes de ese ti­po en sep­tiem­bre y oc­tu­bre) pre­vi­nie­ron y no­so­tros he­mos prac­ti­ca­do va­rias de­ten­cio­nes. Es­te ve­rano, ha ha­bi­do mo­men­tos en que el ex­ce­so de tra­ba­jo que ha re­que­ri­do la aten­ción al in­mi­gran­te de esa ma­ne­ra tan des­coor­di­na­da po­dría pro­vo­car va­cío de vi­gi­lan­cia del nar­co­trá­fi­co, y se apro­ve­cha­ban. –¿Qué ha­cer an­te el des­pla­za­mien­to de la pre­sión mi­gra­to­ria vía Es­pa­ña? –Es­te año ron­da­re­mos los 60.000 in­mi­gran­tes y tra­ba­ja­mos pa­ra pre­pa­rar to­das las res­pues­tas, to­das las es­truc­tu­ras de coor­di­na­ción, pa­ra en­fren­tar­nos a un nú­me­ro si­mi­lar y ha­cer pro­pues­tas pa­ra tra­tar de que esa ci­fra des­cien­da. –¿Son un pro­ble­ma las ONG que avi­san de las pa­te­ras pa­ra su res­ca­te? –Es un ele­men­to más den­tro del pro­ble­ma. Es fun­da­men­tal que las ONG es­tén a la lle­ga­da, pe­ro no a la sa­li­da, por­que eso pue­de ser uti­li­za­do co­mo ali­cien­te pa­ra que cru­cen más.

RAUL DO­BLA­DO

El ge­ne­ral de Bri­ga­da, en la sa­la de ope­ra­cio­nes del Cen­tro de Coor­di­na­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.