La Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, an­te la elec­ción más di­fí­cil de su his­to­ria

El jue­ves pró­xi­mo se pro­du­ci­rá la pri­me­ra vo­ta­ción pa­ra ele­gir al su­ce­sor de Da­río Vi­lla­nue­va. La gra­ve si­tua­ción eco­nó­mi­ca pe­sa so­bre la de­ci­sión

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - CULTURA - JE­SÚS GAR­CÍA CA­LE­RO MA­DRID

Po­cas ve­ces una elec­ción del di­rec­tor de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE) hi­zo co­rrer tan­tos ríos de tin­ta. A lo lar­go de la his­to­ria de la RAE, los aca­dé­mi­cos re­no­va­ron a su má­xi­mo res­pon­sa­ble de ma­ne­ra dis­cre­ta; en tres si­glos hu­bo, co­mo mu­cho, gue­rras flo­ri­das. «La elec­ción de di­rec­tor siem­pre fue un pro­ce­so ín­ti­mo de la ins­ti­tu­ción», nos cuen­ta un aca­dé­mi­co, «por eso en es­ta oca­sión es­ta­mos un po­co atur­di­dos an­te tan­ta aten­ción y nos he­mos con­ju­ra­do pa­ra no ha­blar». ¿Cuál es el mo­ti­vo? Una sor­da ba­ta­lla cam­pal. Por­que sin du­da la Aca­de­mia es­tá en una si­tua­ción muy di­fí­cil, so­bre to­do eco­nó­mi­ca­men­te.

La cri­sis de 2008 fue una ex­cu­sa pa­ra re­cor­tar la asig­na­ción pú­bli­ca, que en aquel año era de más de 3,5 mi­llo­nes y de­ca­yó has­ta que en 2017 fue de 1,6, me­nos del 20% del pre­su­pues­to de unos 7 mi­llo­nes de la RAE. Ade­más hay pró­rro­ga en los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do. El es­tan­ca­mien­to agra­va la si­tua­ción de la cor­po­ra­ción de 46 aca­dé­mi­cos que sos­tie­ne a 85 tra­ba­ja­do­res. He­rra­mien­tas co­mo En­cla­ve RAE y acuer­dos re­cien­tes co­mo el sus­cri­to con Chi­na no bas­tan pa­ra sal­var­se.

Se jue­gan el fu­tu­ro

A es­to hay que aña­dir la fal­ta de apo­yo po­lí­ti­co, «el Es­ta­do ha aban­do­na­do a la ins­ti­tu­ción» –di­cen des­de el di­rec­tor al úl­ti­mo aca­dé­mi­co–, cuan­do es el ma­yor ac­ti­vo de la di­plo­ma­cia cul­tu­ral en Amé­ri­ca. La Aca­de­mia de­be­ría es­tar, so­lo por eso, a sal­vo de la ines­ta­bi­li­dad co­yun­tu­ral. Ade­más, los fon­dos de la Fun­da­ción Pro RAE ya no dan el ré­di­to en in­tere­ses que re­don­dea­ba las asig­na­cio­nes pú­bli­cas y un in­ten­to de em­plear­los en los gas­tos co­rrien­tes fue pa­ra­do de in­me­dia­to: es el úni­co col­chón que le que­da a la Doc­ta Ca­sa.

Sea co­mo fue­re, en la elec­ción del nue­vo di­rec­tor, que ten­drá lu­gar el pró­xi­mo jue­ves, los 46 hom­bres y mu­je­res de la RAE, ca­da uno en su si­lla le­tra­da, ma­yús­cu­la o mi­nús­cu­la, son cons­cien­tes de que se jue­gan el fu­tu­ro. Pe­ro es­ta vez, ade­más, hay que su­mar un am­bien­te de ten­sión po­cas ve­ces vi­vi­do en­tre quie­nes ha­cen de la cor­te­sía ágil es­gri­ma. Des­pués de un par de me­ses con enor­mes y no­to­rias di­vi­sio­nes en­tre di­fe­ren­tes gru­pos de aca­dé­mi­cos, ha lle­ga­do el día D y la ho­ra H.

El error de un anun­cio

To­do co­mien­za el pa­sa­do 4 de oc­tu­bre, en la pri­me­ra se­sión del cur­so, cuan­do el ac­tual di­rec­tor, Da­río Vi­lla­nue­va, anun­cia su de­ci­sión de no pre­sen­tar­se a la úl­ti­ma re­elec­ción que le per­mi­ten los es­ta­tu­tos. Allí mis­mo co­mien­za el re­vue­lo: le pi­den que ade­lan­te la fe­cha de elec­ción, pre­vis­ta pa­ra el 13 de di­ciem­bre, con el áni­mo de ace­le­rar el pro­ce­so, no pa­ra­li­zar la ins­ti­tu­ción con dos me­ses de «cam­pa­ña» y con­ve­nios eco­nó­mi­cos sin ce­rrar, evi­tar ten­sio­nes y man­te­ner a la Aca­de­mia fue­ra de los me­dios. Es evi­den­te que no se ha lo­gra­do. La reac­ción de Vi­lla­nue­va aquel día es de­ma­sia­do vehe­men­te. «Se pu­so a in­sul­tar –re­la­ta una aca­dé­mi­ca–, su de­fen­sa fue un dis­cur­so lleno de in­cre­pa­cio­nes». Va­rios de los pre­sen­tes ra­ti­fi­can el re­la­to. No es­cu­cha­ba. Cuan­do pa­sa­ron a la Sa­la de Pas­tas e hi­cie­ron co­rri­llos, se hi­zo pa­ten­te, ade­más, có­mo Da­río Vi­lla­nue­va im­pul­sa­ba la can­di­da­tu­ra de Juan Luis Ce­brián pa­ra su­ce­der­le. Mien­tras es­ta­ban en la sa­la, hu­bo una fil­tra­ción a «El País» en la que se ha­bla­ba de la ne­ce­si­dad de un su­ce­sor «con un per­fil más ex­per­to en gestión».

La po­si­bi­li­dad de que Ce­brián, ex­con­se­je­ro de­le­ga­do de Pri­sa y cu­ya gestión tan­to tu­vo que ver con el des­mem­bra­mien­to del gru­po, su­ce­da al di­rec­tor le­van­ta am­po­llas en­tre mu­chos aca­dé­mi­cos. «Ni por su co­no­ci­mien­to, ni por su gestión, ni por lo que re­pre­sen­ta su per­so­na es el ade­cua­do –ase­ve­ra un im­por­tan­te miem­bro de la ins­ti­tu­ción–. Se­ría el hun­di­mien­to». Otro ma­ti­za que «ha si­do un buen aca­dé­mi­co, pe­ro tie­ne mu­cha so­ber­bia, ha­ce mu­cho que na­die se atre­ve a de­cir­le las ver­da­des. Es un hom­bre con bue­nos con­tac­tos y mu­chos re­cur­sos, pe­ro con

nu­me­ro­sos enemi­gos, que pa­sa­rían a ser­lo de la RAE». A pe­sar del am­bien­te, se ha es­for­za­do en su­mar vo­tos.

Los aca­dé­mi­cos in­ten­ta­ron ha­cer­se es­cu­char. «Da­río ten­dría que ha­ber­lo anun­cia­do el jue­ves an­te­rior a la vo­ta­ción, lo que que­ría era crear un es­pa­cio elec­to­ral en una Aca­de­mia en la que no hay can­di­da­tos ofi­cia­les». En efec­to, cual­quie­ra de los miem­bros pue­de ser ele­gi­do, sal­vo ex­pre­sa re­nun­cia por su par­te. «Ha­bría si­do la ma­ne­ra de no ati­zar la ten­sión de fon­do», aña­de otra aca­dé­mi­ca. Pe­ro la suer­te es­tá echa­da. En la se­sión en la que los aca­dé­mi­cos le pi­den que re­con­si­de­re su pos­tu­ra, Vi­lla­nue­va vuel­ve a in­dig­nar­se. Le pi­den que ade­lan­te la elec­ción, y le ase­gu­ran que res­pe­ta­rían los pla­zos de su man­da­to «al mo­do del BBVA, que eli­gió a Car­los To­rres su­ce­sor pe­ro ha per­mi­ti­do a Fran­cis­co Gon­zá­lez ter­mi­nar su man­da­to, evi­tan­do tur­bu­len­cias». Cuen­tan que en aque­lla se­sión Da­río to­ma la pa­la­bra y lle­ga a ha­blar du­ran­te más de me­dia ho­ra pa­ra no dar lu­gar a nin­gu­na ré­pli­ca. Se le­van­ta la se­sión. An­te la ne­ga­ti­va, va­rios aca­dé­mi­cos acu­den al des­pa­cho del di­rec­tor des­pués del pleno con la in­ten­ción de ha­cer­le re­ca­pa­ci­tar. Cuen­tan que per­dió la cal­ma, ha­bló de que opo­ner­se a su de­ci­sión era una fe­lo­nía (y otros tér­mi­nos igual­men­te agre­si­vos), tras lo cual, uno de los más tran­qui­los aca­dé­mi­cos, har­to de la ten­sión, se fue del des­pa­cho dan­do un por­ta­zo y pro­fi­rien­do un co­lo­quial: «¡Que te den por cu­lo, di­rec­tor!». Des­pués de aque­llo se con­ju­ra­ron pa­ra si­len­ciar las ten­sio­nes, que si­guen la­ten­tes. Es al­go que to­dos la­men­tan: «So­mos vir­tuo­sos de la cor­te­sía, es­ta­mos desean­do que vuel­va».

Apar­te de Ce­brián, otro nom­bre su­ma mu­chas sim­pa­tías, el ju­ris­ta San­tia­go Muñoz Ma­cha­do, igual­men­te pres­ti­gio­so y con los me­jo­res con­tac­tos, pe­ro de per­fil más ama­ble. «Su ca­pa­ci­dad es­tá más que de­mos­tra­da con el Dic­cio­na­rio Ju­rí­di­co o el li­bro so­bre la his­to­ria del es­pa­ñol en Amé­ri­ca, pe­ro ade­más es muy res­pe­ta­do en el mun­do po­lí­ti­co, em­pre­sa­rial e ins­ti­tu­cio­nal», di­ce un aca­dé­mi­co. No obs­tan­te, tam­bién nos cuen­ta una aca­dé­mi­ca que la fi­ló­lo­ga Inés Fer­nán­dez Ordóñez ha tra­ta­do de in­vo­car la per­ti­nen­cia de que una mu­jer sea quien re­le­ve a Vi­lla­nue­va, ha­bi­da cuen­ta de que las aca­dé­mi­cas si­guen sien­do mi­no­ría.

«¿Una mu­jer aca­dé­mi­ca? Qué va, lo que ne­ce­si­ta­mos es el me­jor, sea mu­jer u hom­bre, al­guien co­mo Víc­tor Gar­cía de la Con­cha, cu­yo man­da­to fue de enor­me ex­pan­sión y pres­ti­gio –re­la­ta otro im­por­tan­te aca­dé­mi­co–. Ne­ce­si­ta­mos un ges­tor pro­ba­do y un hom­bre ca­paz de con­ven­cer a to­dos de que la RAE es vi­tal pa­ra Es­pa­ña. Ni me­dia bro­ma». La ci­ta­da aca­dé­mi­ca aña­de: «Soy op­ti­mis­ta. So­lu­cio­nar el te­ma eco­nó­mi­co es hoy lo fun­da­men­tal, re­cor­dar los ob­je­ti­vos y vol­ver a lo que ha sig­ni­fi­ca­do la Aca­de­mia, que el Gobierno en­tien­da pa­ra qué es­tá. Es mo­men­to de re­ca­pa­ci­tar, co­mo ha­ce­mos en año nue­vo, y en la RAE es­ta­mos re­ca­pa­ci­tan­do muy se­ria­men­te», con­clu­ye.

El di­le­ma, tras las gra­ves di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas «Ne­ce­si­ta­mos un ges­tor pro­ba­do y un hom­bre ca­paz de con­ven­cer a to­dos de que la RAE es vi­tal pa­ra Es­pa­ña. Ni me­dia bro­ma», di­ce un aca­dé­mi­co

La po­lé­mi­ca, en to­dos los me­dios Se ha pu­bli­ca­do la ma­la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de la RAE y eso ha dis­pa­ra­do la aten­ción. El in­ten­to de Vi­lla­nue­va de fa­vo­re­cer a Ce­brián ha dis­pa­ra­do las ten­sio­nes

Da­río Vi­lla­nue­va mi­ra con ges­to se­rio des­de la tribuna de in­vi­ta­dos en el Con­gre­so de los Dipu­tados, el pa­sa­do jue­ves

MATÍAS NIE­TO

EFE

Fa­vo­ri­tos. San­tia­go Muñoz Ma­cha­do (so­bre es­tas lí­neas) y Juan Luis Ce­brián (de­ba­jo) son los que más in­sis­ten­te­men­te sue­nan an­te la elec­ción del jue­ves. Inés Fer­nán­dez Ordóñez ha tra­ta­do tam­bién de es­tar en li­za

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.