Teo­do­mi­ro obis­po: descubridor del se­pul­cro de San­tia­go

La figura del pre­la­do que des­cu­brió la tum­ba del após­tol en el Fi­nis Te­rrae ga­lai­co sur­ge con evi­den­cias his­tó­ri­cas tras las ex­ca­va­cio­nes lle­va­das a ca­bo en 1955 en Com­pos­te­la

ABC (Toledo / Castilla-La Mancha) - - CULTURA - ISABEL SAN SEBASTIÁN

¿ Cuán­tos de los pe­re­gri­nos que han re­co­rri­do el Ca­mino de San­tia­go sa­brían iden­ti­fi­car la figura del obis­po Teo­do­mi­ro? Du­ran­te lar­go tiem­po, su nom­bre fue di­rec­ta­men­te bo­rra­do de la his­to­rio­gra­fía ofi­cial. La ma­yo­ría de los in­ves­ti­ga­do­res con­si­de­ra­dos «se­rios» ne­ga­ron cual­quier vin­cu­la­ción del pre­la­do con los he­chos que pro­pi­cia­ron el na­ci­mien­to de la ru­ta ja­co­bea e in­clu­so lle­ga­ron a cues­tio­nar su exis­ten­cia, ase­gu­ran­do que for­ma­ba par­te del mi­to crea­do en torno al se­pul­cro del após­tol con el fin de en­ri­que­cer su le­yen­da y atraer via­je­ros has­ta la ciu­dad que lle­va su nom­bre.

Has­ta que en 1955 esa asun­ción hu­bo de ser de­fi­ni­ti­va­men­te aban­do­na­da, des­pués de que unas obras de res­tau­ra­ción rea­li­za­das en la ca­te­dral sa­ca­ran a la luz una lá­pi­da se­pul­cral, in­du­da­ble­men­te au­tén­ti­ca y ex­pues­ta hoy a los ojos del vi­si­tan­te, que fe­cha su fa­lle­ci­mien­to el 20 de oc­tu­bre del 847.

Teo­do­mi­ro es por tan­to un per­so­na­je real, de­ter­mi­nan­te en el de­ve­nir de Es­pa­ña y de Eu­ro­pa, pro­ta­go­nis­ta in­du­da­ble del ha­llaz­go pro­di­gio­so que dio lu­gar a la ma­yor fuen­te de ri­que­za cul­tu­ral, ar­tís­ti­ca, es­pi­ri­tual e in­clu­so eco­nó­mi­ca que ha co­no­ci­do nues­tro país en to­da su his­to­ria: el Ca­mino de San­tia­go, me­re­ci­da­men­te de­cla­ra­do por la Unes­co Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

Y es que el «des­cu­bri­mien­to» de las re­li­quias del Hi­jo del Trueno, uno de los do­ce dis­cí­pu­los que acom­pa­ña­ron a Je­su­cris­to, su­pu­so un im­pul­so de­ter­mi­nan­te pa­ra el pe­que­ño Reino de As­tu­rias, úl­ti­mo en­cla­ve cris­tiano en His­pa­nia y em­brión de nues­tra na­ción, que a la sa­zón in­cluía to­do el te­rri­to­rio de la ac­tual Galicia. Un es­tí­mu­lo cru­cial pa­ra su su­per­vi­ven­cia en un tiem­po crí­ti­co, cuan­do se en­fren­ta­ba a bru­ta­les ofen­si­vas bé­li­cas lan­za­das prác­ti­ca­men­te ca­da ve­rano des­de el sur por los mu­sul­ma­nes que do­mi­na­ban la pe­nín­su­la.

Un evan­ge­li­za­dor

¿Quién, sino el evan­ge­li­za­dor del so­lar pa­trio, po­dría sal­var­lo de su­cum­bir a se­me­jan­tes acei­fas? San­tia­go «apa­re­ció» en el mo­men­to más opor­tuno, res­ca­ta­do de un ol­vi­do se­cu­lar por el ti­tu­lar de una de las tres se­des epis­co­pa­les que al­ber­ga­ban los do­mi­nios de Al­fon­so II «el Cas­to»: Iria Fla­via (Pa­drón), Lu­cus (Lu­go) y Ove­tao (Ovie­do). Su «apa­ri­ción» se con­vir­tió de in­me­dia­to en un «scoop» de al­can­ce mun­dial. A fi­na­les del si­glo IX, la no­ti­cia del ha­llaz­go del se­pul­cro de San­tia­go en el «fi­nis te­rrae» de Oc­ci­den­te ha­bía si­do am­plia­men­te di­fun­di­da y acep­ta­da al nor­te de los Pi­ri­neos. Así lo ates­ti­guan va­rios mar­ti­ro­lo­gios de la épo­ca, co­mo los de Ado de Vie­na, Usuar­do de Saint Ger­main des Prés (867) o Not­ker de Saint Gal. Po­cas dé­ca­das des­pués, pe­re­gri­nos pro­ce­den­tes del nor­te y es­te de Eu­ro­pa lle­ga­ban re­gu­lar­men­te has­ta la hu­mil­de ba­sí­li­ca man­da­da le­van­tar so­bre la tum­ba por el ci­ta­do

Rey Al­fon­so II, so­be­rano de esas tie­rras re­mo­tas.

El Ar­chi­vo de la ca­te­dral de Com­pos­te­la con­ser­va un per­ga­mino de in­cal­cu­la­ble valor que re­co­ge una do­na­ción rea­li­za­da por di­cho mo­nar­ca a esa igle­sia en el año 834. El mis­mo do­cu­men­to da cuen­ta de la pe­re­gri­na­ción rea­li­za­da por él al «lu­gar san­to» des­cu­bier­to unos años an­tes, sin pre­ci­sar la fe­cha exac­ta del des­cu­bri­mien­to ni tam­po­co la de la vi­si­ta. El ac­ta de do­na­ción, acep­ta­da co­mo esen­cial­men­te ve­rí­di­ca, si­túa por tan­to el acon­te­ci­mien­to en un mo­men­to in­de­ter­mi­na­do an­te­rior al 834 y pos­te­rior al 818, año en que Teo­do­mi­ro, ti­tu­lar de la se­de irien­se cuan­do se pro­du­ce la «apa­ri­ción», to­ma po­se­sión de su pre­la­tu­ra en la ciu­dad lla­ma­da ac­tual­men­te Pa­drón.

For­mi­da­ble aven­tu­ra

El mi­tra­do es una pie­za cla­ve en la his­to­ria que da lu­gar a esa for­mi­da­ble aven­tu­ra. Se­gún la tra­di­ción ja­co­bea, for­ja­da a lo lar­go de los si­glos, Teo­do­mi­ro es aler­ta­do por el ere­mi­ta Pe­la­yo de la pre­sen­cia de esas re­li­quias en un bos­que per­di­do co­no­ci­do co­mo Li­bre­dón, cre­ci­do al­re­de­dor de una an­ti­gua ne­cró­po­lis ro­ma­na. Aquí la le­yen­da, re­co­gi­da en va­rios tex­tos me­die­va­les, se so­bre­po­ne a los he­chos con­tras­ta­bles y ha­bla de lu­mi­na­rias que tra­zan sig­nos en el cie­lo noc­turno, vo­ces an­ge­li­ca­les, ayuno, ora­ción, y fi­nal­men­te una re­ve­la­ción mi­la­gro­sa al anaco­re­ta del lu­gar en el que es pre­ci­so ex­ca­var en bus­ca de los res­tos del após­tol, en­te­rra­do en un ar­ca mar­mó­ri­ca (ar­ca de már­mol) en com­pa­ñía de sus dis­cí­pu­los Ata­na­sio y Teo­do­ro.

Va­rios au­to­res con­tem­po­rá­neos sos­tie­nen que, más allá de las na­rra­cio­nes ale­gó­ri­cas del su­ce­so, tí­pi­cas de la al­ta Edad Me­dia y pro­ba­ble­men­te «em­be­lle­ci­das» has­ta ra­yar el ab­sur­do con el co­rrer de los si­glos, Teo­do­mi­ro sa­bía lo que bus­ca­ba y tam­bién dón­de bus­car­lo, ba­sán­do­se en la tra­di­ción oral de la Igle­sia. Ade­más, des­de fi­na­les del si­glo VI, al­gu­nos có­di­ces sin du­da co­no­ci­dos por el cle­ro as­tur-ga­lai­co y pre­sen­tes en las bi­blio­te­cas de mo­nas­te­rios im­por­tan­tes co­mo el de Sa­mos (los de Be­da el Ve­ne­ra­ble o el Bre­via­rium Apos­to­la­rum, en­tre otros) da­ban cuen­ta de la es­tre­cha re­la­ción exis­ten­te en­tre San­tia­go, her­mano de san Juan, y la pe­nín­su­la en la que ha­bía pre­di­ca­do el Evan­ge­lio an­tes de re­gre­sar a Jerusalén, res­pon­dien­do a la lla­ma­da de la Vir­gen Ma­ría, pa­ra su­frir el mar­ti­rio y mo­rir de­ca­pi­ta­do por or­den de He­ro­des.

A me­dia­dos del si­glo XIX, unas ex­ca­va­cio­nes ex­haus­ti­vas lle­va­das a ca­bo en la ca­te­dral com­pos­te­la­na per­mi­tie­ron en­con­trar los res­tos de tres per­so­nas dis­tin­tas, dos va­ro­nes re­la­ti­va­men­te jó­ve­nes y un ter­ce­ro en el úl­ti­mo ter­cio de su vi­da, ini­cial­men­te iden­ti­fi­ca­dos co­mo el após­tol y sus dos dis­cí­pu­los, Ata­na­sio y Teo­do­ro. Los ava­ta­res de su­ce­si­vas gue­rras ha­bían da­do lu­gar a ocul­ta­mien­tos que di­fi­cul­ta­ron la ta­rea, aun­que fi­nal­men­te se con­si­guió dar con las re­li­quias ex­tra­via­das. La in­ves­ti­ga­ción or­de­na­da por el Pa­pa León XIII con­clu­yó que el ca­dá­ver de ma­yor edad co­rres­pon­día al de un hom­bre muer­to por de­ca­pi­ta­ción, en cu­yo crá­neo fal­ta­ba un hue­so, la apó­fi­sis mas­toi­dea de­re­cha, coin­ci­den­te con una re­li­quia ve­ne­ra­da des­de an­ti­guo en Pis­toia (Ita­lia) co­mo per­te­ne­cien­te a San­tia­go el Ma­yor.

La re­so­lu­ción de la Con­gre­ga­ción, en­ca­be­za­da por el doc­tor Chia­pe­lli, fue pu­bli­ca­da el 25 de ju­lio de 1884, se­gui­da de una bu­la, Deus Om­ni­po­ten­tis, que da­ba por bue­na la pre­sen­cia de los res­tos del san­to en Com­pos­te­la y lla­ma­ba a em­pren­der nue­vas pe­re­gri­na­cio­nes a su se­pul­cro. La Igle­sia otor­ga­ba de ese mo­do ca­rác­ter ofi­cial a lo que la fe de las gen­tes acep­ta­ba des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, ali­men­tan­do un ca­mino in­ce­san­te de in­ter­cam­bio, en­cuen­tro y apren­di­za­je. Un ca­mino de re­den­ción pa­ra los cre­yen­tes y de fas­ci­na­ción pa­ra cual­quie­ra que se aden­tre en él, cu­yo tra­za­do em­pe­zó a em­pe­drar un obis­po de vi­sión pre­cla­ra que go­ber­nó la Igle­sia irien­se en­tre los años 818 y 847 de nues­tra era.

Teo­do­mi­ro no só­lo cer­ti­fi­có con su au­to­ri­dad el ha­llaz­go, sino que in­for­mó de él al so­be­rano, Al­fon­so II, y con­si­guió que es­te via­ja­se al lu­gar del se­pul­cro y man­da­ra le­van­tar so­bre él una ba­sí­li­ca mo­des­ta, da­dos los es­ca­sos re­cur­sos de los que dis­po­nía el Reino, así co­mo un pe­que­ño mo­nas­te­rio de­di­ca­do esen­cial­men­te a su cus­to­dia. En­tre los edi­fi­cios ads­cri­tos al ser­vi­cio del com­ple­jo se en­con­tra­ría pro­ba­ble­men­te una vi­vien­da des­ti­na­da a re­si­den­cia epis­co­pal, que res­pon­de­ría al de­seo del pre­la­do de es­ta­ble­cer­se en ese en­cla­ve, aban­do­nan­do su pa­la­cio de Iria Fla­via. Di­ver­sos do­cu­men­tos ates­ti­guan que su ejem­plo fue se­gui­do por sus su­ce­so­res, aun­que ofi­cial­men­te la se­de se man­tu­vo en Iria has­ta 1095, cuan­do se fi­jó de for­ma ex­clu­si­va en Com­pos­te­la.

Le­yen­da y ba­se real

Teo­do­mi­ro exis­tió, es in­du­da­ble. Co­sa dis­tin­ta es si lo que «des­cu­brió» en ese bos­que per­di­do fue­ron real­men­te las re­li­quias de San­tia­go após­tol y sus dis­cí­pu­los o bien los res­tos de otras per­so­nas. Igle­sia e his­to­ria­do­res de uno u otro signo no ter­mi­nan de po­ner­se de acuer­do, aun­que exis­ten evi­den­cias do­cu­men­ta­les y ar­queo­ló­gi­cas so­bra­das pa­ra con­cluir que el Ca­mino de San­tia­go no es fru­to de una me­ra in­ven­ción. Di­ver­sos ele­men­tos más o me­nos ima­gi­na­rios se han ido in­cor­po­ran­do a la le­yen­da del Após­tol en el trans­cur­so de los si­glos, pe­ro no hay en­ga­ño sin ba­se al­gu­na que per­du­re con tan­ta fuer­za du­ran­te más de un mi­le­nio. Y ha­ce ya más de mil años que pe­re­gri­nos pro­ce­den­tes de to­do el or­be re­co­rren el Ca­mino de San­tia­go guia­dos por mo­ti­vos múl­ti­ples, no siem­pre vin­cu­la­dos a la fe. To­dos, sin ex­cep­ción, han con­tri­bui­do a en­ri­que­cer el for­mi­da­ble acer­vo cul­tu­ral que acu­mu­la esa vía mi­le­na­ria y to­dos, sin ex­cep­ción, han vi­vi­do al re­co­rrer­lo una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble.

Bu­la Una bu­la, Deus Om­ni­po­ten­tis, dio por bue­na la pre­sen­cia de los res­tos del san­to en Com­pos­te­la

San­tia­go, se­gún el pin­cel de Ru­bens, en el Mu­seo del Pra­do. De­ba­jo el se­pul­cro del obis­po

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.