ABC (Toledo / Castilla-La Mancha)

Solo ante los talibanes

La pregunta que circula es cuánto durará el presidente tras la salida de Afganistán de las tropas de EE.UU.

- MIKEL AYESTARAN

l presidente de Afganistán está cada vez más solo en su palacio. La gran pregunta que circula por los pasillos de este recinto blindado en el corazón de Kabul y por los despachos de embajadas y organismos internacio­nales presentes en la capital afgana es: ¿cuánto durará tras la salida de las tropas de EE.UU.? Ashraf Ghani (Logar, 1949) tiene un plan, pero hace tiempo que nadie atiende sus palabras. Joe Biden le recibió en la Casa Blanca, una reunión con aire de despedida ya que EE.UU. tiene prisa por cerrar una guerra de dos décadas en la que ha sufrido 2.400 bajas. A Biden ya no le interesa el plan de Ghani, que pasa por vincular la retirada estadounid­ense a la entrada en vigor de un alto el fuego, la formación de lo que ha bautizado como «un gobierno de paz transitori­o» y la posterior celebració­n de elecciones. Washington no tiene más tiempo y este experto en finanzas formado en EE.UU. y con nacionalid­ad estadounid­ense, a la que renunció para ser presidente, se queda solo ante los talibanes.

Exministro de Economía de Hamid Karzai durante los primeros años de su mandato, Ghani trabajaba en el Banco Mundial (BM) en Washington cuando ocurrieron los atentados del 11-S. Ese ataque y la posterior decisión de George Bush de invadir su Afganistán natal le llevaron a cambiar las aulas de Ber

Ekeley y Columbia, donde se formó, y los despachos del BM y de Naciones Unidas, donde trabajó, por el frente afgano.

Tras estar a la sombra de Karzai en los inicios del experiment­o democrátic­o afgano implantado por la comunidad internacio­nal de la mano de la invasión militar, Ghani comenzó a labrarse su propia carrera política y en 2009 se presentó por primera vez a unas presidenci­ales. Tan conocido entre los círculos diplomátic­os occidental­es como desconocid­o para los votantes afganos, fue el cuarto candidato más votado y Karzai repitió mandato. Cinco años después, la Constituci­ón no permitía una tercera reelección de Karzai y fue el momento en el que Ghani se impuso en las urnas. Su mensaje central de campaña fue: «Combatir la corrupción». Su llegada fue una esperanza de cambio, de mejora y apertura y hasta su esposa, Rula, libanesa estadounid­ense, se presentaba como una primera dama que podía ser una nueva imagen al mundo de la mujer afgana.

Fracaso de medidas

Ghani repitió victoria en las elecciones de 2020. Sus dos victorias tienen una cosa en común: la sombra del fraude. Esto ha provocado, entre otras cosas, que en los últimos diez años exista una especie de bicefalia en el liderazgo afgano entre Ghani y quien ha sido su gran rival en las urnas, Abdula Abdula, que siempre se ha resistido a reconocer los resultados. El dirigente tayiko llegó a celebrar una ceremonia de investidur­a tras los últimos comicios, aunque finalmente llegó a un acuerdo de reparto de poder y silenció sus demandas a cambio de ser nombrado líder del proceso de paz y tener derecho a nombrar a la mitad de miembros del gobierno.

Cuando ascendió al poder, Ghani era uno de los rostros más populares entre los afganos urbanitas que le veían como una solución a los problemas económicos y de corrupción del país por su trabajo gracias a su excelente currículum y su experienci­a en EE.UU., pero han pasado los años y sus medidas anticorrup­ción no han logrado reconducir la situación. Aunque normalment­e se muestra frío y distante con los medios, en una entrevista con la cadena BBC se sinceró como no lo había hecho nunca y confesó que «ser presidente de Afganistán es el peor trabajo del mundo».

En el frente militar sus dos mandatos están marcados por el repliegue estadounid­ense y la imposición por parte de Wahington de un proceso de paz en el que nunca ha creído. Desde que entró al palacio presidenci­al está en marcha una cuenta atrás que arrancó con Barack Obama y debe concluir el 11-S. Esta salida, unida a la gran ofensiva talibán en todo el país, ha llevado a los antiguos señores de la guerra a movilizar a sus seguidores ante la falta de confianza en el Ejército. Los muyahidine­s que combatiero­n a la URSS, destrozaro­n el país en la guerra civil, fueron reclutados por EE.UU. para echar a los talibanes y que desde entonces están más vinculados a los negocios que a la guerra, tampoco confían en un Ghani que se ha quedado solo y algunos expertos alertan del riesgo de una nueva guerra civil.

«El momento actual recuerda a lo ocurrido con el presidente Mohamed Najibulá, que tuvo que huir cuando salieron los soviéticos. Ghani ha perdido su apoyo interior, solo le queda su círculo más cercano de asesores, nada más. Si se confirma la salida estadounid­ense, su única opción es escapar. Cada vez se muestra más nervioso», comenta desde Kabul el analista Abdul Noorzad.

Ghani confesó en una entrevista con la BBC que «ser presidente de Afganistán es el peor trabajo del mundo»

 ?? // REUTERS ?? El presidente Ghani visita la base de Bagram tras la salida de EE.UU.
// REUTERS El presidente Ghani visita la base de Bagram tras la salida de EE.UU.
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain