Pa­ne­rai y sus Clá­si­cos, en la cum­bre

Éxi­to­sa Co­pa del Rey de vela clá­si­ca y de épo­ca en Mahón

ABC - Vela - - Front Page - CAR­LOS PICH

No es­pe­rá­ba­mos que fue­ra tan lar­go. Ni no­so­tros, ni los afi­cio­na­dos y se­gui­do­res. Me te­mo que tam­po­co en las fi­las del «Ora­cle», cuan­do des­pués de los pri­me­ros ocho en­cuen­tros, el mar­ca­dor se­ña­la­ba un ro­tun­do 6-0. Has­ta ahí el do­mi­nio del «New Zea­land» era apa­bu­llan­te, pe­se a que los nor­te­ame­ri­ca­nos ha­bían lo­gra­do ga­nar dos en­cuen­tros y po­ner a ce­ro su ca­si­lle­ro, tras com­pen­sar los dos pun­tos de pe­na­li­za­ción, por las tram­pas de­tec­ta­das en sus bar­cos AC45 em­plea­dos en la fa­se pre­via. Pe­ro la co­sa em­peo­ra­ba al si­tuar­se 8-1 y dis­fru­tar de sie­te «match points».

Pa­re­cía que iba a ser un pa­seo, pe­ro cuan­do el ter­cer día los ame­ri­ca­nos hi­cie­ron uso de su «co­mo­dín» pa­ra no dispu­tar la se­gun­da prue­ba de la jor­na­da, hi­cie­ron un re­set. Lo evi­den­te, y ló­gi­co, fue que des­em­bar­ca­ron al tác­ti­co John Kos­te­ki, rem­pla­za­do por Ben Ains­lie. Pe­ro ade­más em­pe­za­ron a tu­near el bar­co ra­di­cal­men­te, has­ta que en la oc­ta­va regata die­ron con la fór­mu­la má­gi­ca. De­ri­vas, foils y bo­ta­lón fue lo per­cep­ti­ble, pe­ro se­gu­ro que hu­bo más, pues ca­da día «Ora­cle» sa­lía con un nue­vo cer­ti­fi­ca­do de me­di­ción. Su cas­co, en­tién­da­se por flo­ta­do­res y cu­bier­ta, ya no só­lo era más es­ti­li­za­do, me­nos vo­lu­mi­no­so y más ae­ro­di­ná­mi­co, sino que aho­ra era más efec­ti­vo. Ace­le­ra­ba me­jor, era más es­ta­ble cuan­do vo­la­ba y lo ha­cía más a ras de agua que los neo­ze­lan­de­ses. El hán­di­cap de hun­dir el flo­ta­dor de so­ta­ven­to pa­re­cía sol­ven­ta­do.

Y si los ki­wis ga­na­ron seis de las pri­me­ras sie­te man­gas, el «Ora­cle» ga­na­ba las dos si­guien­tes pa­ra po­ner­se 6-1, tras «la­var» los dos pun­tos de pe­na­li­za­ción. Los ki­wis le de­vol­vían la ju­ga­da en­la­zan­do dos vic­to­rias, aun­que muy ajus­ta­das: só­lo 16 y 15 se­gun­dos de mar­gen. Y lle­gá­ba­mos al en­cuen­tro número do­ce, con regata de «match» pa­ra Dean Bar­ker, que veía co­mo Ja­mes Spit­hill se de­fen­día co­mo ga­to pan­za arri­ba, en­ca­de­nan­do cin­co vic­to­rias se­gui­das. Se di­ce pron­to, ¡¡cin­co!!. Eso en mu­chas de las an­te­rio­res edi­cio­nes (al me­jor de nue­ve o me- nos) ya era po­der lle­nar la Ja­rra de Pla­ta con ca­va y brin­dar, pe­ro es­ta edi­ción se ju­ga­ba al me­jor de 17 en­cuen­tros, y ha­cía fal­ta su­mar nue­ve vic­to­rias. Ya se pre­veía que iba a ser la más lar­ga, pe­ro lue­go la re­sis­ten­cia del Ora­cle y las dos po­si­bles man­gas ex­tras que le pu­die­sen per­mi­tir su­mar nue­ve y com­pen­sar su -2 ini­cial, su­po­nía un po­ten­cial de 19 en­cuen­tros.

Es lu­nes por la no­che y ha ter­mi­na­do el en­cuen­tro número 16. El mar­ca­dor 8-6 y el di­rec­tor que ya no es­pe­ra más, «Ne­ne, que es un su­ple­men­to men­sual y sale, si o si, el úl­ti­mo jue­ves de mes. Ma­ña­na pron­ti­to el tex­to en­via­do», me re­cuer­da Pe­ri­co. Y cla­ro, no se pue­de apu­rar más.

No sé si cuan­do lea es­tas pá­gi­nas ya ha­brá ga­na­dor. Si es un pun­tual lec­tor del ABC de la Náu­ti­ca y el miér­co­les por la ma­ña­na ya hay un ven­ce­dor, se­rá «New Zea­land», pe­ro al­go me di­ce que no es­tá tan cla­ro. Nun­ca, ja­más, ha­bía vis­to a Dean Bar­ker des­com­pues­to.

Y esa es la ima­gen que mos­tra­ba al ser en­tre­vis­ta­do a bor­do jus­to al tér­mino de su oc­ta­va de­rro­ta, sex­ta a efec­tos del mar­ca­dor. Tan­to que ni res­pon­dió más que un par de pa­la­bras a las pre­gun­tas de los co­men-

CUAN­DO LOS AME­RI­CA­NOS HI­CIE­RON USO DEL CO­MO­DÍN, CAM­BIÓ TO­DO RA­DI­CAL­MEN­TE

ta­ris­tas es­ta­dou­ni­den­ses. Su mi­ra­da per­di­da y su si­len­cio son inau­di­tos. Na­die du­da, y un ser­vi­dor to­da­vía me­nos, que Bar­ker es un su­per­do­ta­do, a quien se le pue­de per­do­nar có­mo le chu­lea­ron las sa­li­das de la úl­ti­ma fa­se.

Ha si­do su ta­lón de Aqui­les que im­pi­dió en­trar a ma­tar con éxi­to su­man­do un 9-1. Pe­ro sus erro­res per­mi­tie­ron re­su­ci­tar al «Ora­cle». Fue una pe­na esa man­ga con po­co vien­to que do­mi­na­ba apa­bu­llan­te­men­te el «New Zea­land » y se anu­ló por ago­tar el tiem­po lí­mi­te, y hu­bie­ra si­do el pun­to fi­nal, pen­sa­ran los se­gui­do­res del equi­po ki­wi. Pe­ro los fans del equi­po yan­qui, pen­sa­rán que sin esos dos pun­tos de pe­na­li­za­ción, a lo me­jor el jue­ves leían es­tas pá­gi­nas con su equi­po ga­na­dor de la 34 Co­pa Amé­ri­ca. Pe­ro eso es otra his­to­ria, muy fea por cier­to.

Es­pe­ro com­pren­dan nues­tra de­silu­sión por es­ta cró­ni­ca inaca­ba­da, pe­ro con­ti­nua­rá.

EFE

El «New Zea­land» na­ve­ga ba­jo la mi­ra­da de los al­ba­tros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.