LA TE­LE QUE LOS PA­RIÓ

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - CAR­LOS PICH Pe­rio­dis­ta

Mu­chas pro­me­sas in­cum­pli­das por el man­da­más del Ora­cle Team USA Sir Rus­sell Coutts, cuan­do anun­cia­ba la nue­va era de la Co­pa Amé­ri­ca, al po­co de arre­ba­tar­le la Ja­rra de las Cien Gui­neas al «Aling­hi», tras una edi­ción a ca­ra ba­jo el Deed of Gift ori­gi­nal. Es de­cir, a ca­ra de pe­rro. Sin acuer­dos y ba­jo el li­bre al­be­drío que per­mi­te ese do­cu­men­to cen­te­na­rio. Fue la se­gun­da vez que com­pe­tía un mul­ti­cas­co. La an­te­rior fue otro desafío po­co amis­to­so que el neo­ze­lan­dés Mi­chael Fay lan­zó a Den­nis Con­ner, en 1998. En la se­gun­da co­pa mul­ti­cas­co, «Aling­hi» op­ta­ba por un ca­ta­ma­rán con ve­las tra­di­cio­na­les, mien­tras «Ora­cle» ar­ma­ba un tri­ma­rán con vela rí­gi­da.

QUE EL PRO­GRA­MA DE RE­GA­TAS DEPENDA DE LA TE­LE­VI­SIÓN ES UN ERROR

Y tan­to le gus­tó al sir, que apos­tó fuer­te, y pro­me­tió que la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de es­tos bar­cos ofre­cía una opor­tu­ni­dad iné­di­ta pa­ra la rea­li­za­ción te­le­vi­si­va. Los bar­cos son es­pec­ta­cu­la­res, pe­ro las re­ga­tas han si­do so­sas de na­ri­ces, por más cá­ma­ras que pu­die­ran ele­gir pa­ra ofre­cer­nos pla­nos va­ria­dos y su­pues­ta­men­te in­tere­san­tes. Cuan­do veo una ca­rre­ra de mo­tos o F1 me la so­pla la ca­ra del pi­lo­to o los ges­tos de sus ma­nos. Me gus­ta ver los vehícu­los, sus tra­za­das, sus fre­na­das, de­ta­lles téc­ni­cos (neu­má­ti­cos, sus­pen­sio­nes…) y so­bre to­do ade­lan­ta­mien­tos.

La li­mi­ta­ción del cam­po de re­ga­tas, re­co­rri­dos cor­tos de una so­la ce­ñi­da, sa­li­das y lle­ga­das al tra­vés, y es­tos bar­cos, ha re­sul­ta­do una so­sa com­bi­na­ción. Por­que la ve­lo­ci­dad es una co­sa y la com­pe­ti­ti­vi­dad es otra. Suer­te de la vein­te­na, si vein­te­na, de cá­ma­ras em­plea­das, y de unos grá­fi­cos que pa­ra si qui­sie­ran mu­chas re­trans­mi­sio­nes de­por-

ti­vas. Pe­ro de­ma­sia­do pri­mer plano de grin­ders, y po­cos pla­nos que nos per­mi­tie­ran ver de­ta­lles téc­ni­cos o te­ner una pers­pec­ti­va am­plia de có­mo iba la co­sa. Por­que al fi­nal, los afi­cio­na­dos al de­por­te que veían las re­ga­tas se­guían sin en­te­rar­se de ca­si na­da, y no­so­tros con ga­nas de más. Por si fue­ra po­co, to­do el pro­gra­ma de­por­ti­vo ha es­ta­do con­di­cio­na­do al acuer­do de re­trans­mi­sión de las re­ga­tas en di­rec­to en una ca­de­na nor­te­ame­ri­ca­na. Y eso es mu­cho de­cir. Es­cu­char las ex­pli­ca­cio­nes del di­rec­tor de regata tras can­ce­lar al­gu­nas prue­bas, pu­ra mi­lon­ga. Ne­ce­si­ta­mos que las re­ga­tas de vela se te­le­vi­sen, pe­ro hay que ser rea­lis­tas. Pa­ra una ca­de­na es un sui­ci­dio in­cluir en pa­rri­lla re­trans­mi­sio­nes en di­rec­to. Es­to no es una ca­rre­ra ni un par­ti­do que co­mien­zan pun­tual­men­te. Que el pro­gra­ma de re­ga­tas dependa al cien por cien de las re­trans­mi­sio­nes, me pa­re­ce un error.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.