ABC - Vela

MI PEQUEÑO GRAN CLUB

- ANA CUXART Directora del Club de Vela Palamós

LO QUE MÁS ME GUSTA A MI ES ORGANIZAR, AÑO A AÑO, NUESTRAS DOS «PERLAS»

Durante sus cuarenta años de vida y de trayectori­a, el Club de Vela Palamós ha vivido una constante fiesta de la vela, de la náutica. Clases olímpicas, juveniles, infantiles, campeonato­s mundiales, europeos. Muchas regatas que jamás se nos olvidarán por mucho tiempo que pase. Pero lo que más me gusta a mí es el reto de organizar año tras año nuestras «perlas», esas de las que siempre estaremos orgullosos de haberlas parido y amamantado durante años, la Christmas Race y el Palamós Optimist Troph.

Año tras año, las aguas de Palamós se llenan de velas blancas y de colores, de siglas de distintos países, neumáticas de entrenador­es, furgonetas rebosantes de material, remolques llenos hasta los topes, miles de personas que disfrutan y comparten mi mar de Palamós. Un mar muy especial y distinto, aunque forme parte del Mediterrán­eo.

El día 16 de diciembre se produce el pequeño milagro y las calles de Palamós se van llenando de remolques y furgonetas transporta­ndo barcos, regatistas y material que se van distribuye­ndo por las callejuela­s de la población en busca de refugio y descanso, para afrontar el reto del día siguiente, después de un largo viaje, algunos desde lo más recóndito de estos mares.

A sus más de cuarenta años, el Club de Vela Palamós ha abrazado a excelentes regatistas, medallas olímpicas, campeones del mundo, navegantes oceánicos... ¡Personas! Los ha acogido y mimado tanto como ha podido, para que sigan regresando año tras año a navegar, a compartir sonrisas, emociones y experienci­as en esta humildes, pero grandes instalacio­nes.

Pero lo que más me gusta es el núcleo de esta gran célula, las ilusiones, esperanzas y proyectos, que revolotean por la cabeza de los miembros de los equipos infantiles, que sueñan en llegar a ser como alguno de los ídolos que nos visitan antes de las navidades, que juegan entre los hierros del remolque antes de cada expedición a una de sus regatas, sin olvidar también los pequeños que descubren el deporte gracias a nuestra Escuela de Vela, los que superan sus miedos y temores gracias al proyecto de vela escolar.

Y el gran equipo con el que contamos, que con su dedicación, estima y paciencia hacen posible que este pequeño Club de la Costa Brava brille entre los más grandes como una pequeña estrella en el inmenso universo.

Mi Club es tan pequeño que siempre cabe en el corazón y si la vida te lleva lejos de aquí, y nos convierte en profesiona­les de otros mares y otros mundos, siempre existirá mi pequeño y acogedor Club repleto de emociones ilusiones y nuevos proyectos que afrontar.

La inmensidad del mar de Palamós lo rodea, lo baña y lo nutre..., el Garbí y la Tramuntana son su sustento y alimento diario.

Y es así, como me gusta a mí.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain