LLU­VIAS DE OTO­ÑO

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - CAR­LOS PICH MAR­TÍ­NEZ

sa­lón tam­bién po­drán co­no­cer re­no­va­da se­rie Dufour Grand Lar­ge, o uni­da­des de Ba­va­ria co­mo el mo­de­lo R40 Fly, una em­bar­ca­ción que mar­ca­rá el nue­vo di­se­ño del as­ti­lle­ro ale­mán, sin ol­vi­dar la flo­ta de pres­tio­sas fir­mas co­mo Azi­mut, Han­se, Jean­neau, Mi­nor­chino, Sacs Ma­ri­ne, Kar­nic, Clear, Ses­sa Ma­ri­ne, Fi­bra­fort o Quik­sil­ver, en­tre otras.

La pre­sen­cia de los me­jo­res astilleros in­ter­na­cio­na­les pre­sen­tan­do nue­vos mo­de­los de 2016-17 y to­da una flo­ta de bar­cos nue­vos, así co­mo la po­si­bi­li­dad de pro­bar las em­bar­ca­cio­nes en el mar los días 31 de oc­tu­bre y 1 de no­viem­bre, son los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos de es­te re­no­va­do sa­lón náu­ti­co, a los que se unen las bue­nas con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas de la ciu­dad de Va­len­cia y los pre­cios com­pe­ti­ti­vos en alo­ja­mien­to y trans­por­te, tan­to para ex­po­si­to­res co­mo para vi­si­tan­tes.

Es­te año el sa­lón va­len­ciano es­tre­na tam­bién ubi­ca­ción en la Ma­ri­na Real Juan Car­los I, ya que pa­sa­rá a ce­le­brar­se fren­te a la an­ti­gua ba­se de Aling­hi y la se­de de la es­cue­la de em­pre­sa­rios EDEM y el edi­fi­cio de Lan­za­de­ra, la ace­le­ra­do­ra de em­pre­sas que El Va­len­cia Boat Show quie­re ser la pri­me­ra fe­ria náu­ti­ca de Eu­ro­pa y para ello se ha re­no­va­do en las fe­chas y en los contenidos apo­ya a lí­de­res em­pren­de­do­res, am­bos fun­da­dos por Juan Roig, pre­si­den­te de Mer­ca­do­na.

«He­mos que­ri­do apos­tar por la in­no­va­ción, la ca­li­dad y la pro­fe­sio­na­li­dad. Que­re­mos que el Va­len­cia Boat Show sea una fe­cha cla­ve en el pa­no­ra­ma náu­ti­co es­pa­ñol, lle­gar a más gen­te y apro­ve­char la ca­li­dad de las ins­ta­la­cio­nes de la Ma­ri­na Real Juan Car­los I para ofre­cer un pro­duc­to atrac­ti­vo y de ca­li­dad en una ciu­dad ca­da vez más abier­ta al mar», se­ña­la Fer­nan­do Ji­mé­nez, pre­si­den­te de la Unión de Em­pre­sas Náu­ti­cas (UEN), res­pon­sa­ble de la or­ga­ni­za­ción del sa­lón.

Pio­ne­ro en prue­bas de mar

El Va­len­cia Boat Show­se con­vier­te es­te año en el pri­mer sa­lón de Es­pa­ña en ofre­cer prue­bas de mar a los vi­si­tan­tes, que ten­drán una opor­tu­ni­dad úni­ca de pro­bar las em­bar­ca­cio­nes en el mar an­tes de to­mar la de­ci­sión de com­pra. Así, los días 31 de oc­tu­bre y 1 de no­viem­bre es­ta­rán de­di­ca­dos a las prue­bas de mar, en las que se po­drá par­ti­ci­par con­cer­tan­do pre­via­men­te una ci­ta con el re­pre­sen­tan­te de la mar­ca.

La pues­ta en mar­cha de es­ta ini­cia­ti­va res­pon­de al in­te­rés de los astilleros en po­der ofre­cer a sus com­pra­do­res la vi­si­ta ín­te­gra y prác­ti­ca de las em­bar­ca­cio­nes que quie­ren ad­qui­rir. «Los astilleros es­ta­ban re­cla­man­do la po­si­bi­li­dad de pro­bar las em­bar­ca­cio­nes en el mar, co­mo su­ce­de en los prin­ci­pa­les sa­lo­nes de Fran­cia», se­ña­la Fer­nan­do Ji­mé­nez, pre­si­den­te del Va­len­cia Boat Show. «En Va­len­cia, las in­fra­es­truc­tu­ras de la Ma­ri­na Real Juan Car­los I nos per­mi­ten ofre­cer esa po­si­bi­li­dad, así que no lo du­da­mos», ase­gu­ra.

Más de 50 em­bar­ca­cio­nes de en­tre 3 y 19 me­tros de es­lo­ra es­ta­rán ama­rra­das en los pan­ta­la­nes de la Ma­ri­na Real Juan Car­los I, lis­tas para na­ve­gar du­ran­te los dos días de prue­bas de mar. Así, los vi­si­tan­tes que lo deseen po­drán re­co­rrer el li­to­ral va­len­ciano a bor­do de las em­bar­ca­cio­nes ex­pues­tas an­tes de de­ci­dir­se por un mo­de­lo.

El Va­len­cia Boat Show con­ta­rá con cin­co días pro­fe­sio­na­les (de lu­nes a vier­nes, con pre­cio de la en­tra­da a 5 eu­ros) y dos días abier­tos al pú­bli­co, don­de se po­drá dis­fru­tar de nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des que sin du­da acer­ca­rán la náu­ti­ca a to­dos los vi­si­tan­tes.

Bar­ce­lo­na vi­vió otro Sa­lón Náu­ti­co que pa­re­ció más ani­ma­do que an­te­rio­res con­vo­ca­to­rias. Sin ci­fras ofi­cia­les de vi­si­tan­tes, la im­pre­sión que pu­di­mos res­pi­rar fue acep­ta­ble. Ade­más, sea por la cri­sis o el cam­bio de ubi­ca­ción, en los úl­ti­mos años los asis­ten­tes son pro­fe­sio­na­les o prac­ti­can­tes ca­si en su to­ta­li­dad. Y eso tie­ne su par­te po­si­ti­va, pues quie­nes acu­den van al grano y no ma­rean la per­diz inú­til­men­te a los ex­po­si­to­res. Pe­ro la fal­ta de ca­ras nue­vas, aun­que acu­dan co­mo me­ro pa­sa­tiem­po de fin de se­ma­na, no de­ja de ser ne­ga­ti­vo si pen­sa­mos en po­ten­cia­les nue­vos usua­rios. El pau­la­tino au­men­to de la edad me­dia de prac­ti­can­tes/pro­pie­ta­rios es una reali­dad preo­cu­pan­te para la náu­ti­ca. Ha de lle­gar gen­te nue­va y más jo­ven, y en es­te sen­ti­do no ten­go la sen­sa­ción de que el sec­tor es­té ma­nos a la obra. La pro­mo­ción es co­mo esos ser­vi­cios in­tan­gi­bles para las em­pre­sas, que co­mo no pue­den cuan­ti­fi­car­se de for­ma cla­ra, na­die quie­re in­ver­tir, aun­que ellos lo lla­man gas­to, y eso ya im­pli­ca que no de­be afron­tar­se.

La mues­tra arran­có con la siem­pre des­agra­da­ble vi­si­ta de la llu­via. Por suer­te, aun­que hu­bo al­gún mo­men­to de mu­cha agua, fue­ron ra­tos cor­tos y no afec­ta­ron de­ma­sia­do. Me re­sul­tó cu­rio­so ver la di­fe­ren­cia en­tre las dos zo­nas del sa­lón, una en el Moll de la Fus­ta y otra en el Port Vell. En la pri­me­ra zo­na se agru­pa­ban prác­ti­ca­men­te to­dos los stands de mo­to­res, ac­ce­so­rios, mul­ti­tud de aso­cia­cio­nes, en­ti­da­des, y por su­pues­to bar­cos. De ve­la y mo­tor, la ma­yo­ría a flo­te, abar­can­do es­lo­ras pe­que­ñas y me­dia­nas, con al­gu­na ex­cep­cio­nes que ex­ce­dían los 45-50 pies. En la se­gun­da zo­na se con­cen­tra­ban bá­si­ca­men­te es­lo­ras gra­des y al­gu­nas me­dia­nas. Más tran­qui­li­dad ahí, pe­ro más am­bien­te en la pri­me­ra.

La ex­po­si­ción de bar­cos fue bas­tan­te com­ple­ta, y no fal­ta­ron al­gu­nos bar­cos «cu­rio­sos», por de­cir­lo de al­gu­na ma­ne­ra. En­tre tan­ta can­ti­dad y va­rie­dad, siem­pre exis­ten pro­pues­tas en bus­ca de un ni­cho de mer­ca­do… que pa­re­cen con­de­na­dos a ni­chos, pe­ro no de mer­ca­do. Siem­pre los ha ha­bi­do y los ha­brá, pues es tan nor­mal bus­car al­go di­fe­ren­te, co­mo la­men­ta­ble­men­te ha­cer las co­sas sin co­no­ci­mien­to. Un bar­co «cua­dra­do» para el mar no sir­ve, y un «apar­ta­men­to de tres plan­tas» ja­más na­ve­ga­rá, aun­que sean ca­pa­ces de mo­ver­se por el agua. Un ca­ta­ma­rán de ve­la cla­ma­ba al cie­lo, con un pa­lo pin­cha­do cu­ya bo­ta­va­ra es­ta­ba a mu­chos, mu­chos me­tros de al­tu­ra so­bre la lí­nea de flo­ta­ción.

Afor­tu­na­da­men­te, las tor­men­tas oto­ña­les que des­car­ga­ron un ra­yo en el bar­co de Di­dac Cos­ta, ya pa­re­cen su­pe­ra­das. No só­lo com­ple­tó el trans­por­te has­ta Les Sa­bles, si no tam­bién el ob­je­ti­vo mí­ni­mo de su cam­pa­ña de do­na­ti­vos para cu­brir el im­pre­vis­to cos­te de la elec­tró­ni­ca da­ña­da. Por suer­te, pa­re­ce que ni las chispas ni los vol­tios pu­die­ron con su pro­yec­to.

Tras las llu­vias, des­pe­ja y sa­le el sol.

LAS TOR­MEN­TAS OTO­ÑA­LES QUE DES­CAR­GA­RON UN RA­YO EN EL BAR­CO DE DI­DAC COS­TA, YA PA­RE­CEN SU­PE­RA­DAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.