En­tre­vis­ta a Ja­vier Sanz, pre­si­den­te del Náu­ti­co de Pal­ma

PRE­SI­DEN­TE CO­MI­TÉ OR­GA­NI­ZA­DOR CO­PA DEL REY MAP­FRE Ja­vier Sanz lle­va doce edi­cio­nes co­mo má­xi­mo res­pon­sa­ble de la re­ga­ta y quin­ce co­mo par­ti­ci­pan­te

ABC - Vela - - Front Page - CO­LI TERRY

Ja­vier Sanz es uno de los «clá­si­cos» de la ve­la es­pa­ño­la. Lle­va mu­chos años me­ti­do en es­te «ne­go­cio» y, en es­tos mo­men­tos es el al­ma del Real Club Náu­ti­co de Pal­ma y de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de ve­la. Ade­más, es un re­ga­tis­ta con­su­ma­do y ga­na­dor de la Co­pa del Rey map­fre en dos oca­cio­nes.

Ja­vier Sanz co­mien­za la en­tre­vis­ta dán­do­nos no­ve­da­des de es­ta edi­ción: «Las prin­ci­pa­les no­ve­da­des es­te año a ni­vel or­ga­ni­za­ti­vo, uno de los gran­des re­tos ac­tua­les de la or­ga­ni­za­ción es dar res­pues­ta a la gran de­man­da de par­ti­ci­pan­tes, se­ñal de que la Co­pa del Rey Map­fre es­tá su me­jor mo­men­to. Es­te año se ha au­men­ta­do el te­cho de par­ti­ci­pa­ción a 140 bar­cos. Hay ré­cord de bar­cos y de paí­ses re­pre­sen­ta­dos, pe­ro es­to no es fá­cil. Su­po­ne un enor­me es­fuer­zo pa­ra la or­ga­ni­za­ción y pa­ra los so­cios del Real Club Náu­ti­co de Pal­ma».

—A ni­vel de­por­ti­vo ve­mos que la cla­se Swan se ha de­can­ta­do por la re­ga­ta, con

na­da me­nos que 3 cla­ses pa­ra ellos. ¿No co­rre el ries­go la re­ga­ta de con­ver­tir­se en una co­pa Swan? —En ab­so­lu­to, la Co­pa del Rey Map­fre es más abier­ta que nun­ca. Se da la cir­cuns­tan­cia de que los dos monotipos más im­plan­ta­dos de Swan, el 42 y el 45, go­zan de una ex­ce­len­te sa­lud en el cir­cui­to in­ter­na­cio­nal. Son los ar­ma­do­res quie­nes apues­tan por es­tas cla­ses y la Co­pa del Rey Map­fre, que es una re­ga­ta vi­va, les da res­pues­ta. Es­te año se su­ma, ade­más, el Clu­bS­wan 50, que en mi opi­nión es­tá lla­ma­do a ser uno de los monotipos del fu­tu­ro. Pe­ro no se pue­de ha­blar de una «co­pa Swan», pues­to que con­ta­mos con otras cin­co cla­ses. — ¿Quie­re de­cir que nin­gu­na em­bar­ca­ción Swan, po­drá par­ti­ci­par en al­gu­na otra cla­se co­mo ORC 1 y ORC 2? —Pue­den y de he­cho lo ha­cen. Es una de­ci­sión del ar­ma­dor ele­gir si op­ta por com­pe­tir en real o en com­pen­sa­do en los bar­cos cu­ya ver­sa­ti­li­dad así lo per­mi­te. —¿No es un po­co com­pli­ca­do ser juez y par­te en es­ta re­ga­ta? —En­tien­do que se re­fie­re a mi do­ble con­di­ción de or­ga­ni­za­dor y par­ti­ci­pan­te. No es en ab­so­lu­to com­pli­ca­do, pues co­mo re­ga­tis­ta me so­me­to al re­gla­men­to, co­mo cual­quier otro. Una co­sa es el tra­ba­jo en tie­rra pa­ra que la Co­pa del Rey Map­fre sal­ga lo me­jor po­si­ble y otro muy dis­tin­to el pa­pel de ar­ma­dor. Me en­can­ta com­pe­tir en la Co­pa del Rey Map­fre. Son ya 15 años na­ve­gan­do en es­ta re­ga­ta, una de las más im­por­tan­tes del mun­do y me es im­po­si­ble re­nun­ciar a ello. Lo ha­ré mien­tras las fuer­zas me lo per­mi­tan. —¿Pa­ra cuán­do el cam­bio de­fi­ni­ti­vo en el cor­te en­tre las cla­ses ORC 1 y ORC 2? —Con el ORC de­ci­di­mos en su día abrir ci­clos de cua­tro años en los que no se pro­du­je­ran cam­bios en los cor­tes pa­ra ga­ran­ti­zar una ma­yor es­ta­bi­li­dad de la flo­ta. Ten­ga en cuen­ta que ve­ni­mos de unos años di­fí­ci­les des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co pa­ra los ar­ma­do­res. La Co­pa del Rey Map­fre no po­día pro­pi­ciar una ca­rre­ra anual que fue­ra in­sos­te­ni­ble. En 2018 se abre un nue­vo ci­clo y se­rá un buen mo­men­to pa­ra de­ci­dir los cor­tes del fu­tu­ro con la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ve­la, los ar­ma­do­res y el co­mi­té or­ga­ni­za­dor de la re­ga­ta. —¿Se fa­vo­re­ce a al­guien con el ac­tual sis­te­ma, ya sea ar­ma­dor o mo­de­lo de bar­co? —No es­tá en el áni­mo de la or­ga­ni­za­ción fa­vo­re­cer a bar­cos y ar­ma­do­res. Eso equi­val­dría a adul­te­rar la com­pe­ti­ción. Ro­tun­da­men­te, no. —Es­te año cam­bia us­ted de cla­se, si­gue en el mo­no­ti­po, pe­ro es­ta vez na­ve­ga con­tra la po­ten­te flo­ta de Swan 42. ¿A que se de­be el cam­bio? —

Los Swan lle­van años im­plan­ta­dos en la Co­pa y, co­mo de­cía, es­tán en un gran mo­men­to. A mí me gus­tan las re­ga­tas en tiem­po real, en­tre bar­cos igua­les. Has­ta el año pa­sa­do com­pe­tí en X35, pe­ro se ha pro­du­ci­do un cam­bio de ten­den­cia y voy a pro­bar suer­te en Swan 42. El ni­vel es muy al­to, sa­be­mos que se­rá di­fí­cil estar con los me­jo­res, pe­ro lo va­mos a in­ten­tar. —No se en­tien­de muy bien que el mo­no­ti­po X35 si­ga en la re­ga­ta ¿A que se de­be su pre­sen­cia da­do que al año pa­sa­do el nú­me­ro de ins­cri­tos fue muy ba­jo? —El X35 no ha po­di­do re­unir el nú­me­ro de em­bar­ca­cio­nes mí­ni­mas pa­ra for­mar cla­se es­te año. Al fi­nal no es­ta­rá en la re­ga­ta. Ello se de­be a ese cam­bio de ten­den­cia del que ha­bla­ba an­tes. — ¿Tie­ne bue­na sa­lud la Co­pa del Rey Map­fre co­mo mar­ca de re­ga­ta? —

Sin­ce­ra­men­te, creo que nues­tro mo­de­lo fun­cio­na y que la Co­pa del Rey Map­fre atra­vie­sa uno de los mo­men­tos más dul­ces de su his­to­ria. Es un es­pec­tácu­lo de­por­ti­vo de má­xi­mo ni­vel, una de las me­jo­res re­ga­tas de Eu­ro­pa y un re­fe­ren­te in­ter­na­cio­nal. Ade­más, tie­ne un im­pac­to muy be­ne­fi­cio­so pa­ra la ciu­dad de Pal­ma, tan­to a ni­vel eco­nó­mi­co co­mo de ima­gen. —¿Te­me que al­gún otro club o te­rri­to­rial pue­da lle­vár­se­la a otro lu­gar de nues­tro li­to­ral. Cree fac­ti­ble que la re­ga­ta pue­da sa­lir de Pal­ma a cor­to pla­zo? —Ni a cor­to ni a lar­go pla­zo. La Co­pa del Rey Map­fre lle­va 36 años ce­le­brán­do­se en el Real Club Náu­ti­co de Pal­ma. Una Co­pa fue­ra de Ma­llor­ca es im­pen­sa­ble. —Es­te año es el se­gun­do de los tres que tie­ne fir­ma­dos con Map­fre y BMW. ¿Va a tra­tar de con­ti­nuar con ellos o se plan­tea otros pa­tro­ci­na­do­res? —Map­fre y BMW son dos mag­ní­fi­cos pa­tro­ci­na­do­res. No só­lo por su apor­ta­ción, sino por su im­pli­ca­ción en las la­bo­res or­ga­ni­za­ti­vas. Yo pue­do de­cir que el Real Club Náu­ti­co de Pal­ma se sien­te muy có­mo­do con ellas y que oja­lá si­gan mu­chos años más. —¿Por qué se ha ido Gaas­tra?, des­de ra­dio pan­ta­lán se co­men­ta de to­do. Y el ca­so es que en nin­gu­na de las no­ti­cias el RCNP que­da en buen lu­gar, pue­des ex­pli­car bre­ve­men­te las ra­zo­nes pa­ra acla­rar ideas. —No sé a que pue­den re­fe­rir­se esos ru­mo­res, pe­ro le ase­gu­ro que ca­re­cen de fun­da­men­to. Gaas­tra con­clu­yó su con­tra­tó. Tu­vi­mos una muy bue­na re­la­ción con es­ta mar­ca y só­lo po­de­mos sen­tir­nos agra­de­ci­dos por los años en que na­ve­gó a nues­tro la­do. Aho­ra te­ne­mos otro pro­vee­dor de ro­pa de pri­mer ni­vel, que es Sail Ra­cing, y la re­la­ción es­tá sien­do también muy bue­na. —Hay mu­cha gen­te que no en­tien­de qué pin­tan en es­ta re­ga­ta los ca­ta­ma­ra­nes del cir­cui­to GC32. —No creo que sea mu­cha gen­te. La Co­pa Amé­ri­ca se es­tá ha­cien­do con ca­ta­ma­ra­nes. Es­to no es el fu­tu­ro de la ve­la, ni una ex­cen­tri­ci­dad, es el pre­sen­te, es­tá aquí. Es­ta­mos muy or­gu­llo­sos de con­tar con la flo­ta de GC32, que son bar­cos es­pec­ta­cu­la­res, y me cons­ta que a sus ar­ma­do­res les en­can­ta estar en la Co­pa del Rey. Al pú­bli­co también le gus­ta, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en ge­ne­ral lo apre­cian co­mo una evo­lu­ción de nues­tro de­por­te. ¿Qué más se pue­de pe­dir? Los GC32 es­tu­vie­ron en la Co­pa el año pa­sa­do sin re­pre­sen­ta­ción es­pa­ño­la. Es­ta tem­po­ra­da hay un bar­co es­pa­ñol pa­tro­nea­do por un cam­peón olím­pi­co. Me pa­re­ce una gran no­ti­cia.

GC 32 «ES UNA GRAN NO­TI­CIA QUE ES­TE AÑO HA­YA UN BAR­CO CON BAN­DE­RA ES­PA­ÑO­LA EN ES­TA CLA­SE» LOS SWAN «TE­NE­MOS A LOS ME­JO­RES DEL MUN­DO EN LAS DOS CLA­SES PRE­SEN­TES»

Ja­vier Sanz, pre­si­den­te del club, del Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor y vi­ce­pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la, le­van­ta el tro­feo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.