Lai Fran­cis­ca Ley To­rres «En el “Prin­ce­sa Yai­za”, yo también soy un “ga­llo”»

TRICAMPEONA DEL MUN­DO DE J 80 Y DI­SE­ÑA­DO­RA DE MO­DA Des­de muy pe­que­ña le fas­ci­na­ba la mo­da. Ya en la ado­les­cen­cia, Lai es una re­ga­tis­ta con­su­ma­da ga­na­do­ra de tres Mun­dia­les

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - PE­DRO SAR­DI­NA

Lai es de esas mu­je­res lle­na de vi­da que sa­be lo que quie­re y que na­da en­tre dos pa­sio­nes, la mo­da y la ve­la. Es mi­tad ma­llor­qui­na mi­tad lan­za­ro­te­ña, por­que aun­que na­ció en Ma­llor­ca y siem­pre tie­ne pre­sen­te a las dos is­las. Es­te año ha ga­na­do su tercer Mun­dial de J 80 con el «Ho­tel Prin­ce­sa Yai­za».

—¿De dón­de le vie­ne la afi­ción a la ve­la?

—Sien­do o vi­vien­do en un lu­gar co­mo Lan­za­ro­te, pa­raí­so de los de­por­tes náu­ti­cos, es di­fí­cil no estar vin­cu­la­do al mar de una u otra for­ma. Me ini­cié en la ado­les­cen­cia. Pe­ro Lan­za­ro­te tie­ne unas con­di­cio­nes in­me­jo­ra­bles pa­ra la prác­ti­ca du­ran­te to­do el año de la ve­la y con cons­tan­cia y ga­nas se apren­de mu­chí­si­mo. Siem­pre he si­do un pescadito de mar y no hay na­da que me gus­te más que na­ve­gar, me apa­sio­na la ve­la, sea por pla­cer o por com­pe­ti­ción es al­go que no cam­bio por na­da.

—Na­ve­ga con una tri­pu­la­ción de «ga­llos», ¿se le ha­ce cues­ta arri­ba?

—¡Si yo también soy un ga­llo! La ver­dad es que no me pue­do que­jar, no hay dis­tin­ción de se­xo, me tra­tan co­mo una igual. Me ha­ce más fuer­te. Nos co­no­ce­mos to­dos des­de ha­ce mu­chí­si­mos años y es­ta­mos muy uni­dos den­tro y fue­ra del agua. Me sien­to muy va­lo­ra­da y la ver­dad es que también res­pe­ta­da por to­da la flo­ta y fa­mi­lia de J80, así que no, que va, pa­ra na­da se me ha­ce cues­ta arri­ba.

—Lle­va mu­chos años co­la­bo­ran­do con Ray­co en el mun­do de las re­ga­tas, ¿cuán­do le pi­dió que for­ma­ra par­te de su equi­po?

—En 2007 em­pe­cé co­mo su­plen­te en las re­ga­tas lo­ca­les. Ray­co siem­pre na­ve­ga­ba con ni­ños a los que él en­tre­na­ba que es­tu­vie­ran en el pe­so, fue­ran ági­les y se ma­ne­ja­ran con sol­tu­ra en el bar­co pa­ra que en su tri­pu­la­ción fue­ran cin­co miem­bros, pe­ro con el tiem­po és­tos cre­cían y ya no ca­bían. En 2010 me fi­chó pa­ra acu­dir al Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de J80 en Coruña a bor­do del «Big Boy Náu­ti­ca», ga­na­mos y me ga­né mi pues­to fi­jo en la tri­pu­la­ción has­ta el día de hoy.

—¿Qué es más du­ro, pre­pa­rar un Mun­dial o una co­lec­ción? —Am­bas pre­pa­ra­cio­nes son du­ras por di­fe­ren­tes mo­ti­vos: pa­ra pre­pa­rar el mun­dial rea­li­za­mos en­tre­na­mien­tos téc­ni­cos den-

tro y fue­ra del agua, en el agua nos cen­tra­mos en las ma­nio­bras con las di­fe­ren­tes con­di­cio­nes que ha­ya pa­ra estar pre­pa­ra­dos pa­ra cual­quier ti­po de vien­to. Cuan­do sa­li­mos del agua va­mos to­dos jun­tos al gim­na­sio de nues­tro club, el Real Club Náu­ti­co de Arrecife, y nos man­te­ne­mos en for­ma du­ran­te to­do el año. Lo real­men­te du­ro de pre­pa­rar un mun­dial es la lo­gís­ti­ca pre­via ya que des­de Canarias nun­ca po­de­mos con­tar con nues­tro ma­te­rial. Rea­li­zar una co­lec­ción de mo­da re­quie­re di­se­ñar, la bús­que­da de te­ji­dos, pa­tro­nar, rea­li­zar las pri­me­ras mues­tras pro­ban­do los di­fe­ren­tes te­ji­dos, con­fec­cio­nar... una vez he­cha la co­lec­ción se rea­li­za el ca­tá­lo­go, la es­tra­te­gia pu­bli­ci­ta­ria, el po­si­cio­na­mien­to en tien­das. En mi ca­so cree una mar­ca pro­pia des­de ce­ro y aun­que me en­can­ta mi pro­fe­sión la vi­da del em­pren­de­dor y el au­tó­no­mo en nues­tro país no es fá­cil, pe­ro creo he ido cum­plien­do mis ob­je­ti­vos y aun­que sea du­ro me sien­to afor­tu­na­da.

—No to­do el mun­do ha ga­na­do tres Mun­dia­les co­mo us­ted, ¿qué ha sen­ti­do en ca­da uno de ellos?

—Es fe­li­ci­dad, sa­tis­fac­ción por el tra­ba­jo bien he­cho, ale­gría, emo­ción... son una mez­cla de sen­ti­mien­tos di­fí­ci­les de ex­pli­car, pe­ro to­dos po­si­ti­vos la sen­sa­ción es inigua­la­ble. Ca­da año que acu­di­mos par­ti­mos de ce­ro, co­mo to­dos los de­por­tis­tas so­mos com­pe­ti­ti­vos y no exis­te el pen­sa­mien­to de «bueno ya ga­né en otra oca­sión» por lo que va­mos a por to­das a in­ten­tar dar lo me­jor de no­so­tros mis­mos. En 2015 en Kiel, Ale­ma­nia pen­sa­ba que se me sa­lía el co­ra­zón, re­cuer­do co­mo sal­tá­ba­mos en el bar­co abra­za­dos in­ten­tan­do no caer al agua (he­la­da). La emo­ción al vol­ver a ca­sa... Del mun­dial del año pa­sa­do en So­to­gran­de la adre­na­li­na de ga­nar en la úl­ti­ma prue­ba del cam­peo­na­to y sen­tir el ca­lor de la flo­ta, cuan­do íba­mos a atra­car, to­do el apo­yo re­ci­bi­do, buff... me emo­ciono eh... Se me eri­za la piel re­cor­dan­do to­dos los mo­men­tos vi­vi­dos a bor­do del «Prin­ce­sa Yai­za». Y de es­te año or­gu­llo, sen­tir­me real­men­te or­gu­llo­sa de mi equi­po. Del tra­ba­jo de ca­da uno de ellos y de ver co­mo va­mos evo­lu­cio­nan­do, de la ca­pa­ci­dad de reac­ción. No de­ja de sor­pren­der­nos el apo­yo de la afi­ción, la can­ti­dad de men­sa­jes re­ci­bi­dos y las mues­tras de ca­ri­ño des­de nues­tra is­la a to­do el res­to del pa-

no­ra­ma na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal. —¿Qué re­ga­ta le gustaría ga­nar?

—Si hu­bie­ra em­pe­za­do an­tes en la ve­la me hu­bie­ra gus­ta­do ser olím­pi­ca. Ha­ber vi­vi­do des­de tan cer­ca la cam­pa­ña de 470 de Ray­co y Al­fre­do me hi­zo apre­ciar y ad­mi­rar su te­na­ci­dad, es­fuer­zo, la ca­pa­ci­dad de sa­cri­fi­cio y lu­cha, la com­pe­ti­ti­vi­dad con la que afron­ta­ban ca­da nue­vo re­to. Rea­li­zar una cam­pa­ña olím­pi­ca me pa­re­ce digna de ala­bar en to­dos los sen­ti­dos. Creo que reuno va­rios de esos re­qui­si­tos que apli­co a mi pro­fe­sión y aun­que du­do que hu­bie­ra si­do, ni de le­jos, tan bue­na co­mo ellos, por so­ñar que no sea.

—¿Se­ría po­si­ble un bar­co fuer­te de chi­cas?

—Por su­pues­to, hay gran­dí­si­mas re­ga­tis­tas en nues­tro país so­lo ha­bría que ver ca­len­da­rios, sin­cro­ni­zar agen­das y jun­tar­las. En­tre­nar y es­toy se­gu­ra de que se con­ver­ti­ría en un pro­yec­to fuer­te. ¿Pue­do ha­cer las prue­bas? ¿Cuán­do em­pe­za­mos? ¡Cuen­ten con­mi­go!

— Cuan­do na­ve­ga de pla­cer por su is­la, ¿dón­de se le va la men­te?

—Mi men­te se que­da don­de es­tá ad­mi­ran­do y vi­vien­do el mo­men­to, si la is­la es bo­ni­ta des­de den­tro ver Lan­za­ro­te des­de el mar te ha­ce apre­ciar­la de for­ma di­fe­ren­te. Cuan­do na­ve­go por pla­cer me fi­jo en los di­fe­ren­tes ma­ti­ces de los co­lo­res de la tie­rra, del mar... me gus­ta ver los pe­ces, sen­tir el vien­to. Pa­ra mi, Lan­za­ro­te es el pa­raí­so.

—¿Cuán­do le na­ce el amor ha­cia la mo­da?

—Des­de muy pe­que­ña, ni si­quie­ra lo re­cuer­do, pe­ro di­ce mi ma­dre que des­de pe­que­ñi­ta cam­bia­ba mis ves­ti­dos y me com­bi­na­ba la ro­pa. Mi­ra­ba des­fi­les y me atraía la idea de crear.

—¿A qué edad creó el pri­mer di­se­ño?

— Con 10 años, mi ma­dre me lle­vo don­de unas mo­dis­tas y les dije co­mo que­ría mi ves­ti­do de la pri­me­ra co­mu­nión.

—¿Qué di­se­ña?

—Di­se­ño ro­pa de fies­ta y «ca­sual wear», que es una lí­nea pa­ra el día a día. Pren­das ver­sá­ti­les pa­ra mu­je­res di­ná­mi­cas que adap­tan las ten­den­cias a su ma­ne­ra.

—¿Cuál es su es­pe­cia­li­dad?

—Es­toy es­pe­cia­li­za­da en Es­ti­lis­mo y aho­ra me de­di­co al Es­ti­lis­mo pa­ra ci­ne y au­dio­vi­sua­les. teatro, cor­to­me­tra­jes, anun­cios, vi­deo­clips, editoriales y pro­duc­cio­nes de mo­da.

—¿Cuán­do se de­ci­de a crear Ony­xay?

—An­tes de ter­mi­nar mis es­tu­dios de mo­da ya ven­día co­lec­cio­nes cáp­su­la a di­fe­ren­tes tien­das, veía que te­nían bue­na acep­ta­ción y eso me ani­ma­ba a se­guir avan­zan­do. Me pre­sen­te a va­rios con­cur­sos de jó­ve­nes di­se­ña­do­res y me de­ci­dí a crear la fir­ma. Te­nía mi­les de di­se­ños en mis blocs de di­bu-

VE­LA «SIEM­PRE HE SI­DO UN PESCADITO DE MAR Y NO HAY NA­DA QUE ME GUS­TE MÁS QUE NA­VE­GAR» MO­DA «A LOS DIEZ AÑOS DISEÑÉ MI VES­TI­DO DE CO­MU­NIÓN»»

jo, así que em­pe­cé por or­de­nar las ideas y cree va­rias co­lec­cio­nes en­fo­ca­das a di­fe­ren­tes mo­men­tos pa­ra la mu­jer. Me aso­cié con una em­pre­sa de con­fec­ción de la is­la y me pu­se ma­nos a la obra, es­tu­vi­mos ca­si 3 me­ses tra­ba­jan­do du­ran­te ca­si 16 ho­ras al día, pa­tro­nan­do, ha­cien­do prue­bas, co­sien­do día y no­che... pre­sen­té mi pri­me­ra co­lec­ción el 18 de ju­nio de 2013 en un des­fi­le que du­ro dos ho­ras de­bi­do a la va­rie­dad y can­ti­dad que pre­sen­té, que­ría des­car­tar pren­das o al­gu­na sec­ción pe­ro fue im­po­si­ble, con to­do lo que tra­ba­ja­mos pa­ra esa pri­me­ra pre­sen-

ta­ción la hi­ce com­ple­ta. —¿Cuán­tas co­lec­cio­nes ha pre­sen­ta­do?

—He pre­sen­ta­do has­ta la fe­cha cin­co co­lec­cio­nes. Apar­te de un pe­que­ña li­nea de ves­ti­dos que sa­qué pa­ra aque­llas a las que les gus­ta ir com­bi­na­das con sus hi­jas. Aho­ra ten­go el di­se­ño un po­co apar­ca­do y so­lo reali­zo una co­lec­ción de fies­ta al año, que sa­le a la ven­ta un po­co an­tes de na­vi­da­des y pre­sen­ta­re­mos den­tro de po­co. Co­mo te co­men­ta­ba an­tes aho­ra es­toy más cen­tra­da en mi ca­rre­ra co­mo es­ti­lis­ta lo cual me apa­sio­na tan­to co­mo di­se­ñar.

—¿Quién es su mu­sa?

—No ten­go una mu­sa con­cre­ta, me ins­pi­ran los mo­vi­mien­tos ur­ba­nos, la gen­te que me cru­zo cuan­do voy ca­mi­nan­do por la ca­lle, la mú­si­ca, me fi­jo en los pe­que­ños de­ta­lles que ha­cen di­fe­ren­te a ca­da per­so­na. Me gus­ta el bi­no­mio de lo clá­si­co fu­sio­na­do con lo mo­derno, los to­ques ét­ni­cos.

—¿Có­mo son sus di­se­ños?

—En las co­lec­cio­nes de «ca­sual wear» mis di­se­ños son ver­sá­ti­les, pa­ra el día y la no­che. Pren­das con­fec­cio­na­das en pun­to y te­las con mo­vi­mien­to. No me gus­tan las pren­das rí­gi­das. Pa­ra la no­che y fies­ta ya es otra his­to­ria don­de me de­can­to por la fe­mi­ni­dad en la for­ma de los ves­ti­dos real­zan­do la fi­gu­ra de la mu­jer don­de cui­do has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle de la pie­za.

—¿A quién van di­ri­gi­dos?

—La mo­da y el di­se­ño de mo­da en con­cre­to es un ar­te, es una for­ma de ex­pre­sión. Mis di­se­ños van di­ri­gi­do a to­das aque­llas mu­je­res que les gus­te y sien­tan iden­ti­fi­ca­das con mis pren­das. No des­car­to ha­cer hom­bre en un fu­tu­ro cer­cano.

—Lan­za­ro­te es un si­tio pa­ra­di­sia­co pa­ra ca­si to­do, ¿pa­ra la mo­da, también?

—Lo es a la ho­ra de ins­pi­rar­se y pa­ra tra­ba­jar, pues la ca­li­dad de vi­da que te­ne­mos se en­cuen­tra en po­cos lu­ga­res del mun­do. Hay gran­des di­se­ña­do­res y creo que quien se mue­ve con­si­gue ha­cer­se su hue­co en es­te mun­do, pe­ro la reali­dad es que es­ta­mos muy ale­ja­dos de ser un pa­raí­so de la mo­da co­mo son las gran­des ca­pi­ta­les de la mo­da.

—¿Qué par­te de Lan­za­ro­te le ins­pi­ra?

—¿Por dón­de em­pie­zo? Lan­za­ro­te en­te­ra es ins­pi­ra­do­ra pa­ra mi, su gen­te, sus pla­yas, pe­ro no so­lo las tí­pi­cas si­nó los rin­co­nes que co­no­ce­mos los lo­ca­les, el vol­cán de Ti­man­fa­ya y las mon­ta­ñas de fue­go, el azul del océano y el azul del cie­lo, que­dar­te sen­ta­do en al­gu­na ro­ca por el sur de la is­la vien­do el atar­de­cer, lo días de vien­to me en­can­tan y los días de mu­chí­si­mo vien­to aun más.

—¿Quién es su di­se­ña­dor fa­vo­ri­to?

—Im­po­si­ble de­can­tar­me por uno so­lo El­sa Schia­pa­re­lli, Co­co Cha­nel, Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga, Ch­ris­tian Dior, Ma­nuel Per­te­gaz, Yves Saint Lau­rent, Gior­gio Ar­ma­ni, Pa­co Ra­ban­ne, Gian­ni Ver­sa­ce, Karl La­ger­feld, Cal­vin Klein, Jean Paul Gaul­tier, Vi­vien­ne west­wood, Ale­xan­der McQueen... bueno y mu­chos más.

—¿La mo­da es­pa­ño­la es­tá en un buen lu­gar mun­dial?

—Cre­ce año tras año, es rompe­dora y di­fe­ren­te. Des­de los gran­des mi­tos de la mo­da es­pa­ño­la co­mo Cris­to­bal Ba­len­cia­ga a los nue­vos di­se­ña­do­res emergentes, veo que es­te sec­tor es­tá en au­ge pues­to que la de­man­da es de to­do ti­po y hay ca­bi­da pa­ra to­dos en el mer­ca­do, so­lo hay que en­con­trar un se­llo pro­pio por el cual los clien­tes te dis­tin­gan. Las ten­den­cias glo­ba­les van y vie­nen a una ve­lo­ci­dad de in­far­to, pe­ro son las tri­bus ur­ba­nas las que mar­can la di­fe­ren­cia des­de mi pun­to de vis­ta y de las cua­les sa­ca­mos la ins­pi­ra­ción. La mo­da es­pa­ño­la es cul­tu­ra, es ar­te.

—¿Pa­ra cuán­do el salto a la Pe­nín­su­la?

—Des­de mis ini­cios va­rias tien­das mul­ti­mar­ca con­fia­ron y apos­ta­ron por mis di­se­ños, des­de la pri­me­ra co­lec­ción se han ven­di­do par­te de mis pren­das tan­to en pe­nín­su­la co­mo en ba­lea­res. El si­guien­te salto es se­guir cum­plien­do me­tas.

—Pi­da un de­seo con gla­mour

Lai, di­se­ña­do­ra de mo­da, em­pre­de­do­ra y tricampeona del mun­do de J 80

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.