CUAN­DO TE SUBES A UN CA­RRO QUE NO ES TU­YO

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - JO­SE LUIS SUEVOS BA­RRE­RO

La se­ma­na pa­sa­da, el Dia­rio «As», que di­ri­ge mi ami­go Al­fre­do Relaño, reunió en Bar­ce­lo­na a to­dos los me­da­llis­tas olím­pi­cos que pu­do, así co­mo a de­por­tis­tas de éli­te que han da­do la glo­ria a Es­pa­ña, en la con­me­mo­ra­ción del 25 aniver­sa­rio de los Jue­gos Olím­pi­cos de Bar­ce­lo­na 92, los Jue­gos que le die­ron la glo­ria a Es­pa­ña tan­to en la or­ga­ni­za­ción co­mo en el as­pec­to de­por­ti­vo.

La ju­do­ka Mi­riam Blas­co char­la­ba en el bus con el atle­ta Da­niel Pla­za. Am­bos es­tán uni­dos por una fe­cha, la de sus oros en Bar­ce­lo­na: el 31 de ju­lio de 1992. El re­ga­tis­ta Man­ri­que se sen­ta­ba en la co­mi­da con el atle­ta Ca­cho y el ci­clis­ta Olano. El «La­gar­to» De la Cruz via­jó des­de Cos­ta Ri­ca pa­ra abra­zar­se a sus com­pa­ñe­ros de pla­ta de Los Án­ge­les: Epi, Ro­may, Mar­gall, So­lo­zá­bal, Llo­ren­te, Itu­rria­ga, Ar­ce­ga y Bei­rán. Las chi­cas de oro de hoc­key que­da­ban a co­mer en un res­tau­ran­te del Puer­to Olím­pi­co. Ellas fue­ron las pri­me­ras. Su ca­pi­ta­na, Mercedes Cog­hen, se abra­za­ba con The­re­sa Za­bell. El ci­clis­ta To­ni Tau­ler ayu­da­ba a ba­jar las es­ca­le­ras al mal­tre­cho mar­cha­dor Llo­part. Los fut­bo­lis­tas Ama­vis­ca y Fe­rrer reían con los te­nis­tas Co­rret­ja y Cos­ta. Ger­va­sio De­ferr...

El éxi­to fue po­si­ble gra­cias al pro­gra­ma ADO que se in­ven­tó el por en­ton­ces Se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra el De­por­te Ja­vier Gó­mez Na­va­rro, que jun­to a Cor­tés El­vi­ra y Her­mi­nio Me­nén­dez (va­le­dor de gran­des en­tre­na­do­res) tra­za­ron un gran plan de en­tre­na­mien­tos que dio muy bue­nos fru­tos. La ha­bi­li­dad de Car­los Fe­rrer Sa­lat, que ter­mi­nó la gran obra de Juan An­to­nio Sa­ma­ranch de con­se­guir unos Jue­gos pa­ra Es­pa­ña. En­tre los dos fue­ron ca­pa­ces de lo­grar que Es­pa­ña en­tra­ra en una nue­va di­men­sión de­por­ti- va y que se nos em­pe­za­se a res­pe­tar en el ám­bi­to de­por­ti­vo mun­dial.

Vien­do la te­le­vi­sión me en­cuen­tro con la sor­pre­sa que Ale­jan­dro Blan­co, ac­tual pre­si­den­te del COE, ha co­gi­do la ban­de­ra de Fe­rrer Sa­lat y Gó­mez Na­va­rro y la agi­ta co­mo si de él hu­bie­ra na­ci­do par­te del éxi­to de 1992. Blan­co de­be­ría de te­ner mu­cho más res­pe­to al de­por­te es­pa­ñol y, so­bre to­do a sus de­por­tis­tas. Na­die le ha da­do la li­cen­cia de ha­cer­se aban­de­ra­do de aque­llos éxi­tos. Nues­tros de­por­tis­tas no se lo me­re­cen y nues­tras fe­de­ra­cio­nes olím­pi­cas, aun­que le ha­yan vuel­to a vo­tar, tam­po­co.

Bar­ce­lo­na 92 fue el prin­ci­pio de cam­bio tras mu­chos años de os­cu­ri­dad en el de­por­te es­pa­ñol. De­be­ría­mos apren­de de lo bueno y ha­cer un es­fuer­zo pa­ra vol­ver a cam­biar las co­sas 25 años des­pués de es­te gran éxi­to. Ale­jan­dro Blan­co de­be ba­jar­se de un ca­rro que no es su­yo.

ALE­JAN­DRO BLAN­CO, PRE­SI­DEN­TE DEL COE, HA CO­GI­DO LA BAN­DE­RA DE GÓ­MEZ NA­VA­RRO Y FE­RRER SA­LAT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.