EMO­CIO­NES VIN­TA­GE

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - CAR­LOS PICH MAR­TÍ­NEZ

Ha­ce unos días pu­de dis­fru­tar de otra re­ga­ta de «bar­cos an­ti­guos», esos que tan­to me gus­tan cuan­do la ma­de­ra es­tá om­ni­pre­sen­te en cas­cos y apa­re­jos. Fue en la Puig Ve­la Clá­si­ca que a la chi­ta ca­lla­da cum­plía diez edi­cio­nes, y des­de sus ini­cios se ha ga­na­do un res­pe­to re­fren­da­do por un par­ti­ci­pa­ción nu­me­ro­sa, pe­ro so­bre to­do de al­tí­si­ma ca­li­dad.

Una vez más sa­lí al mar con Ni­co Mar­tí­nez, «fo­te­ro» ma­yor del reino, ayu­dán­do­le a bus­car bue­nos en­fo­ques y se­guir las re­ga­tas aten­ta­men­te. A un ser­vi­dor, que siem­pre me ha cos­ta­do re­te­ner nom­bres, me sor­pren­de co­mo él se sa­be nom­bres y re­nom­bres. Se lo co­men­té bro­mean­do y le su­ge­rí que se­ría de cla­si­fi­car tan­tas y tan­tas fo­tos con los nom­bre de los bar­cos. A ve­ces nos reí­mos cuan­do se po­ne en mo­do «ame­tra­lla­do­ra 2.0» re­cor­dan­do tiem­pos de ca­rre­tes y re­ve­la­dos.

La tec­no­lo­gía avan­za, pe­ro el tiem­po pa­re­ce ha­ber­se de­te­ni­do cuan­do es­toy en es­ta re­ga­ta, por­que no se ad­mi­ten bar­cos ca­li­fi­ca­dos co­mo es­pí­ri­tu de tra­di­ción. Y si pue­do com­par­tir una con­fi­den­cia, los bar­cos con más­ti­les de alu­mi­nio creo que des­en­to­nan. Pe­ro es una me­ra opi­nión, un gus­to o apre­cia­ción muy per­so­nal, tal vez por­que en mis años mo­zos em­pe­cé a na­ve­gar con un vau­rien Ro­ga com­ple­ta­men­te ma­de­ra: cas­co, apén­di­ces, más­til, bo­ta­va­ra y tan­gón. Lue­go lle­ga­rían la fi­bra, el alu­mi­nio y las po­leas de ro­da­mien­tos. De la ro­pa de en­to­nes ni ha­bla­mos.

Tras ha­ber se­gui­do bas­tan­tes de es­tas re­ga­tas y ha­ber com­pe­ti­do en al­gu­nas, pue­do ase­gu­rar­les que la per­cep­ción de que es­tos bar­cos se reúnen y no com­pi­ten es ab­so­lu­ta­men­te erró­nea. Co­mo ocu­rre en mu­chas flo­tas, la mi­tad sa­len a por to­das y el res­to es­tá o en fa­se de apren­di­za­je-me­jo­ra o asu­mien­do de­por­ti­va­men­te las li­mi­ta­cio­nes de pres­ta­cio­nes de su bar­co.

Y no hay que con­fun­dir el ta­lan­te de bue­na par­te de los par­ti­ci­pan­tes con la fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad, por­que si una co­sa me agra­da de es­tas re­ga­tas es que se com­pi­te al má­xi­mo, pe­ro al cru­zar la lí­nea de lle­ga­da se aca­ba la com­pe­ti­ción. Lo exi­gen­tes que son de na­ve­gar y la ha­bi­li­dad que re­quie­re ma­nio­brar­los bien, por la li­mi­ta­ción de su acas­ti­lla­je, su­po­nen ya una va­lio­sa sa­tis­fac­ción lo­grar­lo con éxi­to… y sin fa­ta­les ro­tu­ras. Co­mo ade­más sus re­glas prohí­ben ser pa­tro­ci­na­dos, los re­ga­tis­tas pro­fe­sio­na­les, los «chu­pa co­pas» y los opor­tu­nis­tas no abun­dan. Se na­ve­ga por afi­ción y res­pe­to, tan­to a ri­va­les co­mo a es­tas jo­yas flo­tan­tes.

Es­ta edi­ción de la Puig lá­si­ca te­nía cin­co ca­te­go­rías. Tras dos días, tres de ellas par­tie­ron al cam­po de re­ga­tas em­pa­ta­dos los dos pri­me­ros an­te la prue­ba fi­nal. En otra el em­pa­te era tri­ple. Fue un fi­nal in­ten­so, real­men­te in­ten­so pa­ra los ven­ce­do­res, me­nos pa­ra el Al­ba de mis amo­res que arra­sa­ba en su ca­te­go­ría.

Es­tos vin­ta­ge me enamo­ran.

ME GUS­TA QUE EN ES­TAS RE­GA­TAS NO SE ADMITAN LOS BAR­COS LLA­MA­DOS DE ES­PÍ­RI­TU DE TRA­DI­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.