LA LEY DEL MIE­DO CO­MO RUM­BO DE CO­LI­SIÓN

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - SER­GIO W. SMIT

De to­dos es sa­bi­do que el mie­do es una de las fuer­zas más po­de­ro­sas, lo­gran­do pa­ra­li­zar pen­sa­mien­tos y ac­cio­nes de aquel que la su­fre. La Ley del Mie­do es in­vi­si­ble co­mo un gas le­tal, pe­ro de una efec­ti­vi­dad tal que el ser hu­mano ha de­di­ca­do, y de­di­ca, mu­chas ener­gías pa­ra ha­cer­se con es­ta ar­ma tan po­de­ro­sa.

Y lo más te­rri­ble es que es­ta Ley no tie­ne un nú­cleo de­fi­ni­do y dis­po­ne de un gran po­der de adap­ta­ción que la ha­ce efec­ti­va pa­ra cual­quier as­pec­to de la vi­da de cual­quier ser ani­ma­do.

Ade­más, no nos en­ga­ñe­mos, ya que es­to no es co­sa só­lo de las gran­des es­fe­ras de po­der, to­do el mun­do, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, ha ten­di­do a uti­li­zar la Ley de Mie­do en be­ne­fi­cio pro­pio.

Y el mun­do ma­rí­ti­mo no iba a ser una ex­cep­ción, atre­vién­do­me a de­cir que la Ley del Mie­do hi­zo su más­ter par­ti­cu­lar en el mar. Bucaneros, vi­kin­gos, pi­ra­tas y cor­sa­rios ya la uti­li­za­ban pa­ra au­men­tar su po­der so­bre el pró­ji­mo. Y an­tes de ellos, otros ma­ri­ne­ros de mal vi­vir en épo­cas más le­ja­nas.

En la ac­tua­li­dad, el pro­ble­ma es que esos «ma­ri­ne­ros de mal vi­vir» ya no lle­van par­che en el ojo y se mue­ven en­tre mue­lles, pan­ta­la­nes, pla­yas y des­pa­chos con la arro­gan­cia del que sa­be que tie­ne la sar­tén por el man­go.

Una si­tua­ción mu­cho más pe­li­gro­sa de lo que pen­sa­mos ya que to­dos aque­llos que uti­li­zan la Ley del Mie­do pa­ra man­te­ner su es­ta­tus de po­der son, en un al­tí­si­mo por­cen­ta­je, se­res me­dio­cres y en mu­chos ca­sos, des­pre­cia­bles, que uti­li­zan el aco­jo­na­mien­to del per­so­nal pa­ra que na­die se les suba a las bar­bas y al­guien más pre­pa­ra­do les le­van­te la si­lla, mo­men­to en el cual se­rían vi­li­pen­dia­dos por sus se­me­jan­tes, ra­tas de sen­ti­na, sin­tien­do la pun­ta afi­la­da del al­fan­je en su es­pi­na­zo obli­gán­do­le a avan­zar so­bre el ta­blón ha­cia la in­men­si­dad del mar, don­de cae­rían en el ol­vi­do más pro­fun­do...

Pe­ro to­do no es­tá per­di­do... Ca­da vez en más lu­ga­res de las cos­tas es­pa­ño­las me es­toy en­con­tran­do con per­so­nas muy in­te­li­gen­tes, y con gran amor por el mar, que em­pie­zan a sen­tir la ne­ce­si­dad de ex­pre­sar­se y dar a co­no­cer su pun­to de vis­ta sin que les im­por­te en­con­trar­se con al­gún palo en sus rue­das... Ma­ri­ne­ros va­lien­tes que no tie­nen mie­do a de­ba­tir cons­truc­ti­va­men­te y so­bre­to­do, no se ven ame­na­za­dos por que al­guien pien­se di­fe­ren­te a ellos, in­ten­tan­do cre­cer con los ar­gu­men­tos del otro.

Lo úni­co que fal­ta es que es­tas pe­que­ñas cé­lu­las ais­la­das lo­gren unir­se, co­sa fran­ca­men­te com­pli­ca­da, con­si­gan or­ga­ni­zar­se y for­men el ini­cio de esa pun­ta de lan­za que ha­ga que el mun­do ma­rí­ti­mo sea li­de­ra­do por la in­te­li­gen­cia, la mo­ra­li­dad y la éti­ca, que fal­ta le ha­ce.

LA LEY DEL MIE­DO HI­ZO SU MÁS­TER PAR­TI­CU­LAR EN EL MAR CON LOS BUCANEROS Y VI­KIN­GOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.