PA­BLO TO­RRES

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - NI­CO­LÁS TERRY MAR­TÍ­NEZ

Hoy le de­di­co es­ta co­lum­na a Pa­blo To­rres, a mi ami­go Pa­blo que es­tá a tan so­lo unos días de cum­plir su gran sue­ño do­ra­do, que no es otro que cru­zar la lí­nea de sa­li­da de la Mi­ni Tran­sat, que en es­te año cum­ple el 40 aniver­sa­rio de la pri­me­ra edi­ción, he­cho acon­te­ci­do en In­gla­te­rra en 1977.

Co­no­cí a Pa­blo en 2007 re­cién lle­ga­do a Va­len­cia pa­ra cu­brir pa­ra el Gru­po Joly, la Co­pa Amé­ri­ca, jun­to al di­rec­tor de ABC de la Vela, don­de tam­bién es­cri­bía. Nos en­te­ra­mos que ha­bía un cha­val se­vi­llano que se es­ta­ba cons­tru­yen­do un bar­co di­se­ña­do por él pa­ra na­ve­gar en la Mi­ni Tran­sat, nos fui­mos a ver­lo y des­de en­ton­ces, en los 11 años de sin­gla­du­ra de nues­tro pe­rió­di­co, he­mos es­ta­do in­for­man­do de los ava­ta­res de Pa­blo y su pro­yec­to.

Cuan­do Pa­blo por fin tu­vo su bar­co se es­ta­ble­ció en Puer­to Sherry, y a Pa­blo em­pe­za­ron a sa­lir­le ami­gos por to­dos la­dos. To­do el mundo le co­no­cía y era ami­go de Pa­blo y to­da una mul­ti­tud de em­pre­sas que­rían pa­tro­ci­nar­le.

Acu­dió a mí pa­ra co­men­tar­me lo que es­ta­ba pa­san­do y le co­men­té lo que pen­sa­ba y co­mo ca­si siem­pre no me equi­vo­qué, los «ami­gos de to­da la vi­da», se fue­ron ol­vi­dan­do y los fantasmas que le pro­me­tie­ron el «oro y el mo­ro» des­apa­re­cie­ron co­mo si los ca­za­fan­tas­mas hu­bie­ran apa­re­ci­do por Puer­to Sherry.

Pa­blo vi­vió la odi­sea que ha ca­rac­te­ri­za­do a los pa­tro­nes a lo lar­go de los 40 años de his­to­ria de es­ta re­ga­ta, ten­go que na­ve­gar co­mo sea, y cla­ro co­mo to­do el tiem­po lo de­di­cas a po­der sal­var tu pro­yec­to, cuan­do lle­ga la ho­ra de na­ve­gar pa­sa lo que le pa­só a Pa­blo, que per­dió su bar­co en aque­lla fa­tí­di­ca na­ve­ga­ción por el Gol­fo de Ro­sas.

Pe­ro Pa­blo se re­pu­so, se «jar­tó» de cu­rrar en as­ti­lle­ros pa­ra apren­der las téc­ni­cas más mo­der­nas y con los aho­rros y par­te de lo que le pa­gó el se­gu­ro del bar­co, ha mon­ta­do otro pro­yec­to que ya es­tá en La Ro­che­lle pa­ra to­mar la sa­li­da.

Pa­blo si­guió bus­can­do ayu­das y no las en­con­tró. So­lo lle­va en el cas­co un enor­me car­tel de Puer­to Sherry, y ¿a cambio de qué?, pues de na­da, de pa­gar­le el atra­que de su mi­ni de 6.5 me­tros de es­lo­ra. Hay que ser mez­qui­nos y en­ci­ma pre­su­mir de apo­yo a Pa­blo, cuan­do no le han da­do un so­lo eu­ro en me­tá­li­co que es lo que ne­ce­si­ta­ba. Pe­ro Pa­blo co­mo buen navegante lle­va el le­tre­ro de Puer­to Sherry ca­si a lo lar­go de los 6.5 me­tros de es­lo­ra, cuan­do lo que me­re­cían es un car­te­li­to en la po­pa.

Di­ce el di­cho, que «de­trás de to­do gran hi­jo hay un pa­dre enor­me», y que ver­dad es, ya que En­ri­que To­rres, el pro­ge­ni­tor de Pa­blo, se ha vol­ca­do en ayu­das y en po­ner en ma­nos de su hi­jo el pe­que­ño pre­su­pues­to en me­tá­li­co que ne­ce­si­ta pa­ra es­ta aven­tu­ra.

Pa­blo no sa­be có­mo se va a traer el bar­co des­de Mar­ti­ni­ca. Can­do lle­gue, se­ría una bue­na oca­sión pa­ra que Puer­to Sherry de­mues­tre que su apo­yo es efec­ti­vo y co­rra con los gas­tos.

BUEN VIEN­TO, QUE LA VIR­GEN DEL CAR­MEN TE ACOM­PA­ÑE Y QUE A TU VUEL­TA NOS PO­DA­MOS TO­MAR OTRA CER­VE­ZA EN EL BAR GON­ZA­LO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.